Unai Et­xe­ba­rria

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS -

Na­ci­do en Ca­ra­cas (Ve­ne­zue­la), aun­que des­de crío afin­ca­do en el País Vas­co, Unai Et­xe­ba­rria fue ci­clis­ta pro­fe­sio­nal do­ce tem­po­ra­das, des­de 1996 has­ta 2007, siem­pre en la es­truc­tu­ra de la Fun­da­ción Eus­ka­di, pa­tro­ci­na­da por Eus­kal­tel des­de 1998. "Ser ci­clis­ta es al­go muy sa­cri­fi­ca­do, pe­ro los re­cuer­dos de aque­llos días son ex­ce­len­tes por los gran­des ami­gos que hi­ce y las mu­chas co­sas buenas que me pa­sa­ron". Le pe­di­mos em­pe­zar re­cor­dan­do quie­nes fue­ron sus ín­ti­mos en el pe­lo­tón y ame­na­za con des­bor­dar el es­pa­cio de nues­tra sec­ción. "To­dos en la gru­pe­ta nos lle­vá­ba­mos de ma­ra­vi­lla. Quie­ro acor­dar­me es­pe­cial­men­te de Ai­tor Bu­ga­llo, gran ci­clis­ta y me­jor per­so­na que mu­rió en un ac­ci­den­te en enero de 2016. Ayarza, Lea­niz, Uriar­te, Za­rra, Aju­ria, Da­vid Et­xe­ba­rria, Pra­de­ra, Arri­za­ba­la­ga, Al­bi­zu­ri, Kol­do, Ru­bén Pé­rez, Be­ñat Int­xaus­ti, Horrillo -que es con quien más me si­go vien­do y sa­li­mos ca­si to­dos los días jun­tos con la bi­ci- y se­gu­ro que me de­jo al­guno". Unai con­si­de­ra que co­mo ci­clis­ta fue "un to­do­te­rreno y un hom­bre de equi­po. Ayu­da­ba a la gente y des­pués, cuan­do me da­ban un po­co de li­ber­tad, apro­ve­cha­ba pa­ra ga­nar al­gu­nas co­si­llas, en­tre ellas la Klasika en Zor­not­za -Amo­re­bie­ta-, que siem­pre ha­bía si­do mi sue­ño y sin du­da fue la vic­to­ria que más ilu­sión me hi­zo, por en­ci­ma in­clu­so de la eta­pa en la Vuel­ta a Es­pa­ña 2003". Col­gó la bi­ci con 35 años. "Cues­ta acos­tum­brar­se des­pués de to­da una vi­da dan­do pe­da­les y an­du­ve al­go per­di­do, pe­ro no hay vuel­ta de ho­ja. Em­pe­cé a bus­car tra­ba­jo y es­tu­ve un mon­tón de años es­tu­dian­do, ha­cien­do cur­sos y opo­si­tan­do. Al fin, en 2015, apro­bé las de bom­be­ro. Es­toy en Mar­qui­na, fi­jo y muy con­ten­to; me ha da­do mu­cha tran­qui­li­dad". Ca­sa­do con Kiz­kit­za, tie­nen dos cha­va­les. "La ma­yor, Ioar, tie­ne 15 años y el pe­que­ño, Ekain, 12, que dis­fru­ta ju­gan­do al fútbol y a la pe­lo­ta vasca con los ami­gos". Afir­ma que no ha de­ja­do en nin­gún mo­men­to de sa­lir en bi­ci, "ca­rre­te­ra y mon­ta­ña, las dos, eso sí, ya por pu­ro pla­cer. No com­pi­to en na­da". So­bre la com­pe­ti­ción con­fie­sa que le si­gue en­can­tan­do ver to­das las ca­rre­ras por la te­le, "so­bre to­do las clá­si­cas, al­go ge­né­ti­co en mí, pues­to que yo era fun­da­men­tal­men­te un co­rre­dor de prue­bas de un día. El ciclismo ha pe­ga­do un cam­bio de la le­che. Cuan­do em­pe­cé no ha­bía ni pin­ga­ni­llos, ni po­ten­ció­me­tros. En mi épo­ca era to­do más in­tui­ti­vo; hoy es­tá to­do me­di­do y ro­bo­ti­za­do. La for­ma de en­tre­nar es com­ple­ta­men­te dis­tin­ta, an­tes en gru­pe­ta y aho­ra in­di­vi­dua­li­za­do". Con­clu­ye ase­gu­ran­do que "el ProTour ha he­cho mu­cho da­ño por­que ha pues­to más di­fí­cil la su­per­vi­ven­cia de equi­pos y ca­rre­ras con me­no­res pre­su­pues­tos".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.