¿Qué es el en­tre­na­mien­to in­vi­si­ble?

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS -

EL CON­CEP­TO DE EN­TRE­NA­MIEN­TO ES GLO­BAL Y ES­TO IN­CLU­YE AS­PEC­TOS FUN­DA­MEN­TA­LES QUE ME­JO­RAN EL REN­DI­MIEN­TO, CO­MO: • DES­CAN­SAR BIEN Y RE­CU­PE­RAR­SE ADE­CUA­DA­MEN­TE • DOR­MIR BIEN Y TE­NER UN SUE­ÑO RE­PA­RA­DOR • CO­MER BIEN Y ADE­CUA­DA­MEN­TE AL REN­DI­MIEN­TO EXI­GI­DO • HI­DRA­TAR­SE ADE­CUA­DA­MEN­TE • GES­TIO­NAR EL ES­TRÉS Y LAS SI­TUA­CIO­NES TENSIONALE­S DE­RI­VA­DAS DE LA COM­PE­TI­CIÓN O DEL ÁM­BI­TO PER­SO­NAL

En es­te ar­tícu­lo nos cen­tra­re­mos en los tres úl­ti­mos pun­tos: ali­men­ta­ción, hi­dra­ta­ción y ges­tión del es­trés.

¿Por qué la nu­tri­ción y la hi­dra­ta­ción, se con­si­de­ra par­te del en­tre­na­mien­to?

La hi­dra­ta­ción es ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te y hay que sa­ber es­co­ger una be­bi­da, ideal­men­te iso­tó­ni­ca, en los mo­men­tos de la re­cu­pe­ra­ción, ya que nos ayu­da­rá a la ab­sor­ción de agua y a re­cu­pe­rar la re­ser­va ener­gé­ti­ca en nues­tros múscu­los de ma­ne­ra más rá­pi­da y efec­ti­va. Exis­ten mul­ti­tud de be­bi­das de es­te ti­po con dis­tin­tos sa­bo­res tan di­ver­sos co­mo una cer­ve­za 0,0 iso­tó­ni­ca, ade­cua­da pa­ra des­pués del ejer­ci­cio mo­de­ra­do. És­ta es una op­ción na­tu­ral y tie­ne el sa­bor agra­da­ble y re­fres­can­te de una cer­ve­za 0,0. El sa­bor de la be­bi­da es im­por­tan­te ya que pue­de ayu­dar a que se con­su­ma más fá­cil­men­te la can­ti­dad ade­cua­da de lí­qui­dos y pro­pi­ciar, de es­ta ma­ne­ra, una ade­cua­da hi­dra­ta­ción postejer­ci­cio. Es im­por­tan­te no to­mar be­bi­das al­cohó­li­cas, op­tan­do por las op­cio­nes 0,0. Por otro la­do, en cuan­to a la ali­men­ta­ción, las re­ser­vas de ener­gía del cuer­po ne­ce­si­tan ser com­ple­men­ta­das des­pués del ejer­ci­cio, pe­ro tam­bién es im­por­tan­te con­cen­trar­se en man­te­ner es­tas re­ser­vas a lo lar­go del en­tre­na­mien­to. Es cla­ve que las per­so­nas se ase­gu­ren de que es­tán re­ci­bien­do las can­ti­da­des y ca­li­da­des nu­tri­cio­na­les ne­ce­sa­rias de ma­ne­ra in­di­vi­dual y ade­cua­da a su es­fuer­zo fí­si­co y com­po­si­ción cor­po­ral, no to­do va­le pa­ra to­dos, en tér­mi­nos de nu­tri­ción e hi­dra­ta­ción. Tam­bién es cla­ve la tem­po­ra­li­za­ción de las in­ges­tas adap­ta­das a los ho­ra­rios de en­tre­na­mien­to y las com­bi­na­cio­nes de en­treno y ho­ra­rio la­bo­ral.

¿Tan im­por­tan­te es la ges­tión del es­trés?

Sin du­da es un ele­men­to cla­ve, un pi­lar fun­da­men­tal si se quie­re te­ner ex­ce­len­cia y me­jo­rar el ren­di­mien­to. El es­trés no se tie­ne que ver co­mo al­go ne­ga­ti­vo, nos man­tie­ne en aler­ta y es ne­ce­sa­rio, pe­ro se tie­ne que sa­ber mo­du­lar su in­ten­si­dad y tam­bién op­ti­mi­zar­lo. Son mu­chas las téc­ni­cas y so­lu­cio­nes pa­ra con­se­guir es­ta adap­ta­ción en po­si­ti­vo (téc­ni­cas de re­la­ja­ción, se­sio­nes de mind­ful­ness, psi­co­te­ra­pia, etc.). Las cau­sas de si­tua­cio­nes es­tre­san­tes no siem­pre son de­bi­das al en­tre­na­mien­to, la vi­da de la per­so­na tie­ne mu­chas va­ria­bles que pue­den afec­tar nues­tra per­cep­ción so­bre si­tua­cio­nes fa­mi­lia­res, so­cia­les, emo­cio­na­les, pro­fe­sio­na­les, eco­nó­mi­cas, aca­dé­mi­cas, la­bo­ra­les, etc. Es­tas es­tra­te­gias bá­si­cas que se pue­den im­ple­men­tar en va­rias par­tes de la se­ma­na de en­tre­na­mien­to ayu­da­rán a res­tau­rar el te­ji­do mus­cu­lar más rá­pi­da­men­te, evi­tar le­sio­nes y so­bre­car­gas, evi­tar el sín­dro­me de so­bre­en­tre­na­mien­to y ayu­dar a que tu men­te se sien­ta más des­can­sa­da y con ga­nas de seguir en­tre­nan­do. No se de­be pen­sar que por pa­rar a des­can­sar, a me­di­tar y a be­ber y co­mer (ade­cua­da­men­te y tran­qui­la­men­te) se es­tá per­dien­do el tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.