BIO­ME­CÁ­NI­CA

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO -

Hay una pre­gun­ta muy ha­bi­tual en nues­tro en­torno que ver­sa res­pec­to a la ta­lla de bi­ci­cle­ta que ca­da cual de­be­ría uti­li­zar. Si hu­bie­se un sis­te­ma mé­tri­co co­mún, es­te dato re­sul­ta­ría sen­ci­llo de ob­te­ner. El pro­ble­ma ra­di­ca en que ca­da fa­bri­can­te ta­lla el cua­dro por un sis­te­ma de co­tas que no ne­ce­sa­ria­men­te son uni­ver­sa­les. Es­te mes tra­ta­re­mos de ex­pli­car las par­ti­cu­la­ri­da­des de un te­ma tan apa­sio­nan­te que siem­pre es ob­je­to de con­tro­ver­sia.

Los sis­te­mas tra­di­cio­na­les usan la ba­se del sis­te­ma ita­liano, na­ci­do cuan­do las ba­rras horizontal­es del cua­dro eran per­pen­di­cu­la­res al sue­lo. De es­te mo­do, la dis­tan­cia en­tre el cen­tro del eje pe­da­lier y la unión de tu­bos ver­ti­cal y ho­ri­zon­tal -don­de se in­ser­ta la ti­ja- es la ta­lla, me­di­da en cen­tí­me­tros. Des­pués, ca­da cons­truc­tor decidía ha­cer una bi­ci cua­dra­da -igual de lar­ga que de al­ta- o ge­ne­ral­men­te dos cen­tí­me­tros más lar­ga que al­ta; por así de­cir­lo, más agre­si­va. El pro­ble­ma de las co­tas na­ce cuan­do el tu­bo de arri­ba no es ho­ri­zon­tal. El fe­nó­meno del slo­ping, na­ci­do en los años 90, de­ja mi­me­ti­za­do el pun­to mé­tri­co an­te­rior­men­te exis­ten­te a lo lar­go de la ti­ja del si­llín. A par­tir de ahí, ca­da cons­truc­tor de­ci­de dón­de si­túa la nue­va mé­tri­ca del cua­dro, en­con­tran­do dos ten­den­cias prin­ci­pa­les: -El que ta­lla el cua­dro en el bor­de su­pe­rior de la unión de la ti­ja del si­llín. -El que ta­lla el cua­dro en la in­ser­ción cen­tro de los tu­bos ho­ri­zon­tal -in­cli­na­do con slo­ping- y ver­ti­cal, in­de­pen­dien­te­men­te de dón­de se pro­duz­ca es­ta. El men­cio­na­do fe­nó­meno ha­ce que dos bi­cis exac­ta­men­te igua­les pue­dan ser ta­lla­das co­mo 52 y 54, de­bi­do a que la co­ta de me­di­da es el bor­de su­pe­rior o la unión en el cen­tro de los tu­bos. Pa­ra com­pli­car aún más la si­tua­ción, cuan­do la in­dus­tria asiá­ti­ca en­tra en el mer­ca­do de cons­truc­ción tra­di­cio­nal eu­ro­peo in­tro­du­ce un sis­te­ma de ta­lla­je ti­po S/M/L, que re­sul­ta si ca­be aún más di­fí­cil de equi­pa­rar a los an­te­rio­res. Pe­se a que sus co­tas pue­dan ser com­pa­ra­bles, pa­ra el usua­rio me­dio es com­pli­ca­do in­ter­pre­tar las car­tas de geo­me­tría y sus si­mi­li­tu­des y di­fe­ren­cias.

UN MAR DE DU­DAS

El sis­te­ma de stack & reach -avan­ce & al­tu­ra- am­plia­men­te des­cri­to es la uni­dad mé­tri­ca uni­ver­sal que de­be­ría de guiar­nos pa­ra com­pa­rar nú­me­ros y le­tras, pe­ro es de ar­dua iden­ti­fi­ca­ción por el su­je­to. El ci­clis­ta tra­di­cio­nal, que con­si­de­ra ha­ber lle­va­do una 54 his­tó­ri­ca­men­te, no sa­be si le con­vie­ne uti­li­zar una S, una M o una S/M, pe­se a po­der iden­ti­fi­car­lo con es­te sis­te­ma en las ta­blas. Y to­da­vía me­nos des­ci­fra si ne­ce­si­ta un avan­ce de 37,5 o si le ven­dría me­jor uno más lar­go y com­pen­sa­ble con po­ten­cia más cor­ta, sin que ello afec­ta­ra no­ta­ble­men­te al com­por­ta­mien­to de la bi­ci­cle­ta. Es cier­to que es­te fe­nó­meno evo­lu­ti­vo de las co­tas y me­di­das re­sul­ta di­fí­cil de ex­pli­car, y por lo tan­to de en­ten­der, por lo que en de­fi­ni­ti­va es im­por­tan­te re­ci­bir ase­so­ría -y res­pon­sa­bi­li­dad acer­ca de la mis­ma y sus con­se­cuen­cias- so­bre la elec­ción de ta­lla de la bi­ci­cle­ta. Asi­mis­mo, creo que las orien­ta­cio­nes de las mar­cas en sus pá­gi­nas web son bas­tan­te acer­ta­das en lí­neas ge­ne­ra­les, aun­que de­ben ser leí­das con aten­ción. En nues­tra ex­pe­rien­cia ob­ser­va­mos que el fe­nó­meno prin­ci­pal que ge­ne­ra pro­ble­mas con la adap­ta­ción a la bi­ci no es tan­to la ta­lla, sino el en­fo­que de la bi­ci­cle­ta, da­do que no re­sul­ta sen­ci­llo ha­cer com­pren­der a mu­chos ci­clis­tas que un mo­de­lo pen­sa­do pa­ra un ci­clis­mo de ren­di­mien­to pue­de no ser la op­ción más ade­cua­da pa­ra quien en reali­dad pe­da­lea de for­ma re­crea­ti­va. Es­ta pa­ra­do­ja es am­plia­men­te com­par­ti­da por mu­chos pro­fe­sio­na­les del sec­tor, tan­to en pun­tos de ven­ta co­mo cen­tros de ase­so­ría ci­clis­ta, pe­ro los da­tos de ven­ta in­di­can que no es­ta­mos sa­bien­do trans­mi­tir de ma­ne­ra cer­te­ra el men­sa­je pa­ra evi­tar que al­guien con, por po­ner un ejem­plo, so­bre­pe­so, ad­quie­ra una bi­ci­cle­ta que de­man­da cier­ta exi­gen­cia fun­cio­nal y fi­sio­ló­gi­ca que el su­je­to en cues­tión no po­see.

Envíanos tus du­das re­la­cio­na­das con la Bio­me­cá­ni­ca. ¡Por fa­vor, no más de 15 lí­neas!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.