STRA­DE BIAN­CHE

La llu­via y el ba­rro mar­ca­ron una du­ra edi­ción de la clá­si­ca del ste­rra­to en la que el bel­ga de Lot­toSou­dal se mos­tró ple­tó­ri­co. Bar­det y Van Aert com­ple­ta­ron el po­dio, con Valverde a con­ti­nua­ción.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Lo­ren­zo Ci­prés Fo­tos Bettini Photo

Hé­roes to­dos; Tiesj Be­noot, ga­na­dor.

Se ave­ci­nan cam­bios en la je­fa­tu­ra del siem­pre pu­jan­te ci­clis­mo bel­ga. Re­ti­ra­do Tom Boo­nen y con Phi­lip­pe Gil­bert vi­vien­do una ma­du­rez do­ra­da, nue­vos nom­bres aso­man en lo al­to del pa­no­ra­ma sin per­mi­tir ape­nas a ge­ne­ra­cio­nes in­ter­me­dias co­mo la de Van Aver­maet o Van­marc­ke con­so­li­dar un li­de­raz­go al que pa­re­cían pre­des­ti­na­dos. La úl­ti­ma Stra­de Bian­che fue bue­na mues­tra de to­do ello. Con mu­chas de las fi­gu­ras del país en li­za, Tiesj Be­noot y Wout Van Aert, am­bos de la ge­ne­ra­ción del 94 y ex­po­nen­tes pro­to­tí­pi­cos de su can­te­ra, anun­cia­ban su ate­rri­za­je de­fi­ni­ti­vo en la éli­te con su mez­cla de des­par­pa­jo y un más que con­si­de­ra­ble po­ten­cial fí­si­co. Re­ti­ra­dos el men­ta­do Boo­nen o Fabian Can­ce­lla­ra, el há­bi­tat de las clá­si­cas pri­ma­ve­ra­les agra­de­ce­rá de buen gra­do alum­bra­mien­tos de fu­tu­ras es­tre­llas co­mo es­tas, po­ten­cial­men­te ca­pa­ces de ri­va­li­zar con Pe­ter Sa­gan en un mano a mano. En la Piaz­za del Cam­po de Sie­na, y con Ro­main Bar­det in­ter­ca­la­do en­tre él y Van Aert, se im­po­nía fi­nal­men­te Be­noot, jo­ya de la can­te­ra del Lot­to-Sou­dal que con­se­guía su pri­mer triun­fo ne­ta­men­te pro­fe­sio­nal. El an­te­rior, y úni­co has­ta la fe­cha pa­ra él en una ca­rre­ra UCI, lo te­nía en su épo­ca de sub23: una eta­pa en Villa del Pra­do de la des­apa­re­ci­da Vuel­ta a la Co­mu­ni­dad de Ma­drid de es­ta ca­te­go­ría. Des­de en­ton­ces na­da que aña­dir a un pal­ma­rés en­vi­dia­ble en cuan­to a pues­tos, pe­ro par­co en éxi­tos.

VALVERDE MUE­VE EL ÁR­BOL

Co­mo ha­ce do­ce me­ses, la llu­via y el ba­rro mar­ca­rían des­de el prin­ci­pio el de­sa­rro­llo. Su­ce­si­vos in­ten­tos y ré­pli­cas de­ja­ron de­lan­te a un gru­po de diez ci­clis­tas y de­trás al pe­lo­tón di­vi­di­do en dos, si­tua­ción que uni­da con la du­re­za y la ve­lo­ci­dad, ha­ría que fi­nal­men­te só­lo aca­ba­sen cin­cuen­ta y tres de los cien­to cuarenta y seis ins­cri­tos. Del res­to, se­ten­ta y tres se ba­ja­ban y vein­te lle­ga­ban fue­ra de con­trol.

Con el gru­po ca­be­ce­ro re­du­ci­do a trío -Ma­douas, La­tour y Ro­jas- y mo­men­tos an­tes de que el pe­lo­tón de fa­vo­ri­tos les neu­tra­li­za­ra, se desató el ini­cio de la ac­ción que de­ri­va­ría en la batalla de­fi­ni­ti­va. Ale­jan­dro Valverde, tan ins­pi­ra­do co­mo en to­do es­te prin­ci­pio de 2018, ata­có en el oc­ta­vo sec­tor de tie­rra, mo­vi­mien­to ape­nas per­cep­ti­ble en la re­trans­mi­sión te­le­vi­si­va, don­de le acom­pa­ña­ron ocho ci­clis­tas en­tre los que es­ta­ban Michal Kwiat­kows­ki -prin­ci­pal fa­vo­ri­to y con op­cio­nes de igua­lar con tres triun­fos a Can­ce­lla­ra-, Van Aert o Küng. Des­pués se in­cor­po­ra­rían pro­gre­si­va­men­te otros nom­bres des­ta­ca­dos; pri­me­ro Sa­gan y Be­noot, des­pués Ro­main Bar­det, quien con­tra­ata­ca­ría acom­pa­ña­do por Van Aert na­da más lle­gar a la ca­be­za. ª Ha si­do una lo­cu­ra de ca­rre­ra por rit­mo y con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas. Ha­cía mu­cho tiem­po que no te­nía es­ta sen­sa­ción en mis pier­nas al aca­ba­rº , co­men­ta­ba el fran­cés del Ag2r tras su no­ta­ble de­but en la prue­ba.

TRAN­SI­CIÓN DE­CI­SI­VA

Con­clui­do el ste­rra­to de Mon­te San­te Ma­rie, el más du­ro y lar­go con sus on­ce ki­ló­me­tros y me­dio de lon­gi­tud, la com­pe­ti­ción se aden­tra­ba en un tra­mo lar­go de as­fal­to que ter­mi­nó re­sul­tan­do cla­ve pa­ra el desen­la­ce. La vi­gi­lan­cia desa­rro­lla­da a su pa­so en­tre los teó­ri­cos

tres gran­des as­pi­ran­tes -Kwiat­kows­ki, Sa­gan y Valverde- blo­queó el fluir de la mar­cha del gru­po per­se­gui­dor, de don­de fue­ron sa­lien­do va­rios de sus com­po­nen­tes has­ta for­mar­se una avan­za­di­lla de diez in­te­gran­tes con Be­noot jun­to a Ama­dor, Küng, Puc­cio, Mos­con o Vis­con­ti, en­tre otros. Sa­gan, que si­gue sin ven­cer en Sie­na, jus­ti­fi­ca­ría su ren­di­mien­to con la re­cien­te con­cen­tra­ción en al­tu­ra rea­li­za­da en Sie­rra Ne­va­da. ª He en­tre­na­do fuer­te las úl­ti­mas se­ma­nas y no te­nía las me­jo­res pier­nas, es­ta­ba un po­co can­sa­do. Al me­nos he­mos de­mos­tra­do te­ner un equi­po fuer­te. Lo de hoy es so­la­men­te el prin­ci­pio de la cam­pa­ña de clá­si­ca­sº , apun­tó tras aca­bar oc­ta­vo. Vien­do que el rit­mo de ese nue­vo gru­po per­se­gui­dor tam­po­co iba a re­sul­tar su­fi­cien­te pa­ra al­can­zar al dúo ca­be­ce­ro, Be­noot con­tra­ata­ca­ba acom­pa­ña­do por su com­pa­trio­ta Pie­ter Serry (Quic­kS­tep) a fal­ta de 31 ki­ló­me­tros. Los dos bel­gas más des­ta­ca­dos del día -Van Aver­maet se de­ja­ría más de tre­ce mi­nu­tos y Van­marc­ke die­ci­sie­te- su­pie­ron en­ten­der­se y po­co a po­co se fue­ron acer­can­do a Bar­det y Van Aert. En Co­lle Pin­zu­to, dé­ci­mo y pe­núl­ti­mo tra­mo de tie­rra, Be­noot se que­dó so­lo, y for­za­ría la mar­cha has­ta re­du­cir cuarenta se­gun­dos de des­ven­ta­ja y lle­gar ade­lan­te po­co an­tes de co­men­zar Tol­fe, el úl­ti­mo sec­tor y ha­bi­tual es­ce­na­rio de mo­vi­mien­tos de­ci­si­vos.

ES­TO­CA­DA DE BE­NOOT

En los me­tros fi­na­les so­bre la tie­rra, con pi­cos de pen­dien­te del die­ci­ocho por cien­to, el ta­len­to del Lot­to-Sou­dal de­mos­tró una ma­yor fres­cu­ra y aban­do­nó a sus dos ri­va­les, pe­na­li­za­dos por el es­fuer­zo pre­vio inin­te­rrum­pi­do de trein­ta ki­ló­me­tros de es­ca­pa­da. Des­de allí y has­ta la lle­ga­da, las fuer­zas de ca­da uno ter­mi­na­rían por or­de­nar las po­si­cio­nes de­fi­ni­ti­vas, con Bar­det se­gun­do, y un ago­ta­do Van Aert ter­ce­ro tras su­frir ca­lam­bres que le ha­rían in­clu­so ba­jar­se de la bi­ci­cle­ta en la em­pi­na­da Via San­ta Ca­te­ri­na de Sie­na. El jo­ven co­rre­dor del Ve­ran­da©s Wi­llem­sC­re­lan, equi­po in­vi­ta­do de úl­ti­ma ho­ra gra­cias al atrac­ti­vo que su­po­ne la no­ve­do­sa pre­sen­cia del tres ve­ces cam­peón mun­dial de ci­clo­cross, se sen­tía sa­tis­fe­cho pe­se a to­do. ª Al fi­nal me cos­ta­ba se­guir a Bar­det y el úl­ti­mo ki­ló­me­tro ha si­do abo­mi­na­ble, pe­ro que­ría la ter­ce­ra po­si­ción y me he ba­ti­do al lí­mi­te por ellaº. Aho­ra le es­pe­ran las clá­si­cas de su país, y un de­but en la Pa­rís-Rou­baix co­mo co­lo­fón a sus pri­me­ros me­ses de ca­len­da­rio al más al­to ni­vel. Por de­trás lla­mó la aten­ción la no­ta­ble re­mon­ta­da de Valverde, fi­nal­men­te cuar­to tras mos­trar­se muy su­pe­rior al res­to de sus com­pa­ñe­ros en el úl­ti­mo tra­mo. El mur­ciano, po­dio en 2014 y 2015, su­po so­bre­po­ner­se a una di­fí­cil vís­pe­ra por cul­pa de pro­ble­mas con los vue­los que le ha­rían lle­gar al ho­tel cer­ca de la me­dia­no­che. ª Ha si­do muy du­ro, si­go con ba­rro en el cuer­po has­ta des­pués de du­char­meº. Jun­to a su pai­sano Jo­sé Joa­quín Ro­jas -29ë- fue­ron los dos úni­cos es­pa­ño­les en com­ple­tar una edi­ción de la Stra­de Bian­che tre­men­da­men­te com­pli­ca­da pa­ra to­dos sus pro­ta­go­nis­tas. Quen­tin Jau­re­gui, fran­cés del Ag2r que aca­bó en­tran­do fue­ra de con­trol, lo ex­pli­ca­ba de mo­do ro­tun­do al po­co de ter­mi­nar de pe­da­lear. ª Una jor­na­da ver­da­de­ra­men­te ho­rri­ble, pe­ro tam­bién de esas que na­da más con­cluir em­pie­zas a sa­bo­rea­rº.

Reac­ción tar­día. Valverde es­tu­vo más ins­pi­ra­do que Sa­gan, aun­que no lle­gó a tiem­po de me­ter­se en la lu­cha por el po­dio.

Cas­ta de cam­peón. Bar­det es de los que no se arru­gan con los re­tos com­pli­ca­dos y ca­si ob­tie­ne la re­com­pen­sa del triun­fo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.