RO­SE X˜LITE SIX

Con la X-Lite Six, la mar­ca ale­ma­na con­si­gue, sin re­nun­ciar a su po­lí­ti­ca de ajus­tar al má­xi­mo los pre­cios, una bi­ci li­ge­rí­si­ma y con un com­por­ta­mien­to equi­li­bra­do, ap­ta pa­ra cual­quie­ra ci­clo­tu­ris­ta.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Joaquín Cal­de­rón Fotos Ra­fa Gó­mez

Exa­mi­na­mos el mo­de­lo más de­por­ti­vo del fa­bri­can­te ale­mán.

Ha­ce unos años, cuan­do era más ha­bi­tual que las mar­cas ofre­cie­sen la po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir cua­dros suel­tos, el pro­ce­so de com­pra de una bi­ci nue­va era to­da una ex­pe­rien­cia en la que el usua­rio di­se­ña­ba, eli­gien­do los di­fe­ren­tes com­po­nen­tes se­gún su pre­su­pues­to, la bi­ci de sus sue­ños. Con es­ta X-Lite Six que co­no­ci­mos de pri­me­ra mano en su lan­za­mien­to mun­dial en Ale­ma­nia de enero, don­de pu­di­mos ro­dar con el cua­dro Four del se­gun­do es­ca­lón, apro­xi­ma­da­men­te 100 gra­mos más pe­sa­do, nos he­mos re­tro­traí­do al pa­sa­do, cuan­do su­má­ba­mos pe­sos de los com­po­nen­tes pa­ra ha­cer­nos una com­po­si­ción de có­mo se­ría nues­tra má­qui­na una vez ter­mi­na­da, ya que des­de el con­fi­gu­ra­dor de la web de Ro­se he­mos po­di­do di­se­ñar nues­tra bi­ci ideal. Pa­ra la prue­ba he­mos ele­gi­do el cua­dro con fre­nos a la llan­ta por­que bus­cá­ba­mos

apro­ve­char al má­xi­mo su re­du­ci­do pe­so -760 g y 325 g la hor­qui­lla, se­gún la mar­ca- pa­ra equi­par­lo con el gru­po elec­tró­ni­co más li­ge­ro del mer­ca­do, el inalám­bri­co SRAM RED eTap. El re­sul­ta­do, un mon­ta­je de en­sue­ño, con com­po­nen­tes Rit­chey y rue­das DT Swiss, con un pe­so que ba­ja de los 6,3 kg -sin pe­da­les- en ta­lla 55 y por me­nos de 6.000 €, un pre­cio ajus­ta­dí­si­mo que la mar­ca con­si­gue gra­cias a su re­la­ción di­rec­ta con el clien­te a tra­vés de in­ter­net. La ver­sión pa­ra fre­nos de dis­co, que su­ma 30 gra­mos en el cua­dro y 40 g en la hor­qui­lla, es­tá dis­po­ni­ble con es­te mis­mo mon­ta­je por 6.089,08 €.

EQUI­LI­BRIO

Es ob­vio, con ese pe­so, que la pri­me­ra sen­sa­ción al sa­car­la de la ca­ja -nos lle­gó em­ba­la­da con mu­cho cui­da­do y lis­ta pa­ra ro­dar tras ajus­tar si­llín y

ma­ni­llar, al­go im­por­tan­te cuan­do nos lle­ga di­rec­ta­men­te a ca­sa- es de una li­ge­re­za tre­men­da, una per­cep­ción que se tras­la­da a la ca­rre­te­ra cuan­do es­ta se em­pi­na. Sin em­bar­go, las sen­sa­cio­nes que trans­mi­te son me­nos ra­di­ca­les que otros mo­de­los su­per­de­por­ti­vos que han pa­sa­do por es­tas pá­gi­nas en los úl­ti­mos me­ses y su com­por­ta­mien­to, por su lon­gi­tud en­tre ejes, sus vai­nas y la pos­tu­ra a la que in­vi­ta -al­ta pa­ra la po­si­ción aga­cha­da que so­le­mos lle­var, pe­se a no con­tar con se­pa­ra­do­res- es más agra­de­ci­do, co­mo si Ro­se hu­bie­se que­ri­do do­mar las reac­cio­nes de una bi­ci que en mar­cha no trans­mi­te el ner­vio­sis­mo en la par­te de­lan­te­ra del que pe­can otros mo­de­los tan li­ge­ros y que las con­vier­te en bi­cis com­pli­ca­das de con­du­cir e in­clu­so pe­li­gro­sas pa­ra los usua­rios me­nos ex­per­tos -es de­cir, pa­ra ca­si to­dos ex­cep­to pa­ra los pro­fe­sio­na­les-.

» ª To­tal­men­te con­fi­gu­ra­ble y una mag­ní­fi­ca re­la­ción ca­li­dad/pre­cioº

Ca­si 1.500 ki­ló­me­tros -tu­vi­mos que rea­li­zar una car­ga de las ba­te­rías del SRAM RED eTap- he­mos com­ple­ta­do con es­ta X-Lite Six, en los que nos ha de­mos­tra­do, ade­más de esa sen­sa­ción de li­ge­re­za en las subidas, que uno de sus pun­tos fuer­tes es la co­mo­di­dad de su par­te tra­se­ra, un di­se­ño en el que Ro­se si­gue la ten­den­cia de co­lo­car los ti­ran­tes más aba­jo de lo que era ha­bi­tual has­ta aho­ra, lo que per­mi­te aún más ba­lan­ceo de la ti­ja Rit­chey Su­per­lo­gic de 27,2 mm de diá­me­tro, que por sí mis­ma ofre­ce una fle­xión de 15 mm. La he­mos pues­to a prue­ba en ru­tas muy lar­gas, tres de ellas por en­ci­ma de los 160 km en las que tran­si­ta­mos por ca­rre­te­ras de puer­tos cas­ti­ga­das por la gran can­ti­dad de llu­vias de es­te in­vierno, y po­de­mos dar fe que ese ex­tra de con­fort es no­ta­ble, in­clu­so con un si­llín bas­tan­te plano co­mo el Se­lle Ita­lia SLR. Aun­que so­le­mos pre­fe­rir los ma­ni­lla­res con for­mas clá­si­cas, en es­ta Ro­se nos ha gus­ta­do el ma­ni­llar Rit­chey WCS Su­per­lo­gic Car­bon Evo Cur­ve, con un di­se­ño que re­tra­sa li­ge­ra­men­te la co­lo­ca­ción de las ma­nos cuan­do nos agarramos en la par­te su­pe­rior. Pa­ra aque­llos que pre­fie­ran un aga­rre plano, Ro­se ofre­ce sin so­bre­pre­cio la po­si­bi­li­dad de cam­biar­lo por el mo­de­lo WCS Road Streem II, tam­bién fabricado en fi­bra de car­bono.

PA­TA NE­GRA

Aun­que la op­ción de se­rie son las Ma­vic R-SYS SLR, con las que la fac­tu­ra se re­du­ce 13 € y hu­bié­se­mos li­ma­do el pe­so en unos 150 gra­mos, cree­mos que las rue­das DT Swiss PRC de 35 mm son la me­jor op­ción pa­ra es­ta Ro­se por­que po­ten­cian las cua­li­da­des ae­ro­di­ná­mi­cas que la mar­ca anun­cia en el nue­vo cua­dro, que aho­rra 11 va­tios res­pec­to a la an­te­rior ge­ne­ra­ción X-Lite. Son rí­gi­das, han aguan­ta­do sin in­mu­tar­se las ca­rre­te­ras con ba­ches por las que he­mos cir­cu­la­do sin pres­tar aten­ción pa­ra evi­tar­los y, por nues­tra ex­pe­rien­cia con los bu­jes DT Swiss, el fino ro­dar que tie­nen cuan­do son nue­vas se alar­ga du­ran­te mu­cho tiem­po. Eso sí, echa­mos de me­nos el ca­rac­te­rís­ti­co so­ni­do de la rue­da li­bre de an­ta­ño y que han per­di­do al aña­dir dien­tes en su sis­te­ma de trin­que­tes en el nú­cleo. La sim­ple­za del eTap y la es­té­ti­ca que con­fie­re a la bi­ci por la au­sen­cia de ca­bles nos si­gue cau­ti­van­do, aun­que, una vez más, nos gus­ta­ría que la mar­ca ofre­cie­se la po­si­bi­li­dad de al me­nos con­fi­gu­rar su ve­lo­ci­dad de ac­tua­ción, al­go que sí po­de­mos mo­di­fi­car en los gru­pos de su com­pe­ten­cia. Es un asun­to me­nor pa­ra mu­chos ci­clo­tu­ris­tas, pe­ro sí pue­de ser un detalle im­por­tan­te pa­ra los más exi­gen­tes, pre­ci­sa­men­te el segmento en el que más lu­ce. Co­mo el de es­ta Ro­se, una bi­ci con as­pi­ra­cio­nes de­por­ti­vas, pe­ro con un com­por­ta­mien­to pre­de­ci­ble que per­mi­te a un am­plio nú­me­ro de usua­rios dis­fru­tar de una mon­tu­ra li­ge­rí­si­ma sin la ne­ce­si­dad de te­ner el do­mi­nio de los más ex­pe­ri­men­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.