GI­RO DE ITA­LIA, 14 DE JU­NIO

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT -

-¡Es el me­jor que po­día ha­ber sal­ta­do! Al pa­sar el avi­tua­lla­mien­to, Chiap­puc­ci, har­to de la com­pa­ñía de LeMond y cuan­do to­do el mun­do tra­ta de re­po­ner fuer­zas e hi­dra­tar­se, sal­ta en bus­ca de Mi­guel, que ya aven­ta­ja en 1’14’’ al res­to de fa­vo­ri­tos. Echá­va­rri ha­bla de co­che a co­che con el di­rec­tor del Ca­rre­ra, San­dro Quin­ta­re­lli. -Mi­guel os es­pe­ra, pe­ro hay que co­la­bo­rar. Ga­náis la eta­pa y Mi­guel co­ge el li­de­ra­to. -Va­le, va­le, de acuer­do. Echá­va­rri vuel­ve a po­ner­se a la al­tu­ra de Mi­guel pa­ra in­for­mar­le de que se apro­xi­ma un alia­do. -Mi­guel, por de­trás ha sal­ta­do Chiap­puc­ci y se­ría bueno es­pe­rar­le. Co­me, be­be y re­cu­pé­ra­te un po­co. Él ga­na la eta­pa y tú co­ges el ama­ri­llo. ¡Áni­mo! Mi­guel asien­te. “En esos mo­men­tos el ci­clis­ta es­tá muy ten­sio­na­do. Él se la ha­bía ju­ga­do y ya es­tá­ba­mos me­ti­dos en la aven­tu­ra”, apun­ta Echá­va­rri. Chiap­puc­ci se apro­xi­ma a Mi­guel, que bus­ca con la mi­ra­da la lle­ga­da de su alia­do idó­neo pa­ra po­ner la ca­rre­ra a su fa­vor. Por de­trás los ri­va­les se ata­can en­tre ellos. Pre­va­le­ce el des­or­den y la es­ca­sez de fuer­zas. Cuan­do Chiap­puc­ci al­can­za a Mi­guel no hay pa­la­bras; con una mi­ra­da se lo di­cen to­do. Los dos es­tán in­tere­sa­dos en que la fuga ten­ga un fi­nal fe­liz. “Du­ran­te to­da la es­ca­pa­da no nos ha­bla­mos, so­lo nos mi­rá­ba­mos”, re­cuer­da el de Ubol­do. La di­fe­ren­cia en la ge­ne­ral en­tre Mi­guel y Chiap­puc­ci su­pera los seis mi­nu­tos, por lo que la ma­nio­bra de Mi­guel y el Ba­nes­to es ma­gis­tral. 21ª eta­pa, Vi­ge­vano-Mi­lán, 66 km (CRI) A pri­me­ra hora de la ma­ña­na, Mi­guel re­co­no­ce el re­co­rri­do de la úl­ti­ma eta­pa del Gi­ro, una con­tra­rre­loj lla­na co­mo la pal­ma de la mano, jun­to a Fa­bri­ce Phi­li­pot. Los dos man­tie­nen la tí­pi­ca char­la dis­ten­di­da en­tre com­pa­ñe­ros. -Hoy igual co­jo a Chiap­puc­ci por de­trás. Es la con­fi­den­cia que Mi­guel le ha­ce a Phi­li­pot, que se que­da sor­pren­di­do an­te el inusual co­men­ta­rio de la ma­glia ro­sa. Chiap­puc­ci sal­drá tres mi­nu­tos an­tes y, aun­que el re­co­rri­do es fa­vo­ra­ble a Mi­guel, pa­re­ce com­pli­ca­do que pue­da res­tar­le tal di­fe­ren­cia. Phi­li­pot se lo di­ce a Echá­va­rri, que di­ri­gi­rá a Mi­guel en la crono y ten­drá co­mo co­pi­lo­to al ministro de Edu­ca­ción y Cien­cia, Ja­vier So­la­na, que lle­ga a la sa­li­da ner­vio­so. -¿Y qué? ¿Qué po­si­bi­li­da­des te­ne­mos? Echá­va­rri, sa­bien­do las in­ten­cio­nes de un Mi­guel ple­tó­ri­co de for­ma, le trans­mi­te su ha­bi­tual pru­den­cia y se­re­ni­dad. -Bueno, ministro, Mi­guel es­tá bien, es una con­tra­rre­loj pa­ra él, 66 km lla­nos, po­de­mos sa­car se­gun­do y me­dio o dos se­gun­di­cos por ki­ló­me­tro a Chiap­puc­ci. Qui­zás es­ta­re­mos cer­ca de co­ger­lo, pe­ro el ob­je­ti­vo de hoy es ga­nar la eta­pa. En las in­ter­mi­na­bles rec­tas de la par­te fi­nal del re­co­rri­do se atis­ba, al fon­do, el co­che del ita­liano. La es­te­la de Mi­guel es es­pec­ta­cu­lar, ro­dan­do ca­si sin mo­ver­se con su ros­tro in­mu­ta­ble. Vue­la bien aco­pla­do en su Pinarello blan­ca con el ma­ni­llar Ital­ma­nu­bri que ya uti­li­zó en San­se­pol­cro y con las rue­das Ma­vic, es­ta vez len­ti­cu­lar tra­se­ra y re­pi­tien­do la de tres bas­to­nes, más pe­que­ña, de 26 pul­ga­das, de­lan­te. Avan­za sin pie­dad mo­vien­do el má­xi­mo desa­rro­llo po­si­ble con un pla­to de 54 dien­tes y la corona más pe­que­ña, de 12. Va de­jan­do im­pron­ta de su po­de­río fí­si­co, mien­tras Chiap­puc­ci no­ta el alien­to del na­va­rro. Ya en las ca­lles de Mi­lán, una es­te­la ro­sa so­bre­pa­sa co­mo una ex­ha­la­ción a Chiap­puc­ci. El ministro, eu­fó­ri­co, em­pie­za a gri­tar y a dar sal­tos de ale­gría. Echá­va­rri se in­co­mo­da por­que sa­be lo mal que lo es­ta­rán pa­san­do en el co­che del Ca­rre­ra, con su co­rre­dor do­bla­do. -Ministro, ha­brá que com­por­tar­se un po­co, ¿no? -¡Ah! Sí, sí, per­dón. Por un mo­men­to, Ja­vier So­la­na de­jó de ser ministro y fue hom­bre, co­mo si se tra­ta­ra de un afi­cio­na­do más vi­bran­do con Mi­guel fren­te al te­le­vi­sor. Tras la pa­sa­da de Mi­guel a Chiap­puc­ci, el co­che del Ba­nes­to ha­ce lo pro­pio con el del Ca­rre­ra ca­si pi­dien­do per­dón. Echá­va­rri obser­va có­mo den­tro del co­che de equi­po de Chiap­puc­ci aplau­den la ha­za­ña que es­tá rea­li­zan­do Mi­guel. Es probable que Mi­guel quie­ra dar un gol­pe mo­ral a Chiap­puc­ci de ca­ra al Tour que em­pie­za den­tro de tres se­ma­nas en San Se­bas­tián. La lle­ga­da de Mi­guel, es­prin­tan­do has­ta el úl­ti­mo me­tro, es apo­teó­si­ca. Ga­na la eta­pa con 2'46'' sobre Gui­do Bon­tem­pi, fir­man­do la pri­me­ra gran con­tra­rre­loj de su ca­rre­ra. En su tra­yec­to­ria no ha­brá mu­chas más con­tra­rre­lo­jes en las que sa­que más de dos mi­nu­tos al se­gun­do. De he­cho, so­lo se­rán tres más. Mi­guel se pro­cla­ma ven­ce­dor del Gi­ro de Ita­lia, pri­mer es­pa­ñol en con­se­guir tal ges­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.