Un via­je de dos días

Gi­ro­na y la Costa Bra­va fue­ron el cen­tro de aten­ción del mun­do de la bi­ci­cle­ta con la se­gun­da edi­ción del fes­ti­val Sea Ot­ter Eu­ro­pe. Los ci­clis­tas de ca­rre­te­ra dis­fru­ta­ron de lo lin­do con una mar­cha que pro­po­nía dos días de pe­da­leo por las ca­rre­te­ras ca­ta

Ciclismo a Fondo - - USUARIO -

La se­gun­da edi­ción de la ci­clo­tu­ris­ta del Sea Ot­ter Eu­ro­pe con­te­nía nu­me­ro­sas no­ve­da­des, ya que pro­po­nía dos días de prue­bas y for­ma­ba par­te del Gran Fon­do World Tour, ofer­tan­do cin­co op­cio­nes de par­ti­ci­pa­ción y tres re­co­rri­dos (160, 125 y 100 ki­ló­me­tros) a los par­ti­ci­pan­tes.

ME­DIO MI­LLAR EN FONTAJAU

El sá­ba­do a las nue­ve y me­dia de la ma­ña­na un pe­lo­tón de más de qui­nien­tos ci­clis­tas se lan­za­ba des­de el pa­be­llón Fontajau de Ge­ro­na pa­ra com­ple­tar 160 km con 2.000 me­tros de des­ni­vel. El sol fue el gran in­vi­ta­do y uno de los pro­ta­go­nis­tas du­ran­te el día. Los pri­me­ros 55 ki­ló­me­tros no pre­sen­ta­ban di­fi­cul­ta­des ma­yo­res, per­fec­tos pa­ra ca­len­tar bien las pier­nas. En Bon­ma­tí, cur­va a la iz­quier­da pa­ra to­mar la tor­tuo­sa ca­rre­te­ra del Mas Llu­nès y cru­zan­do la zo­na vol­cá­ni­ca de Cro­sa se ro­da­ba a un rit­mo cons­tan­te. A par­tir del km 60 y de la tra­ve­sía de Lla­gos­te­ra, el pe­lo­tón se rom­pía en múl­ti­ples gru­pos por la su­ce­sión de subidas de en­tre el 4 y el 6%, co­mo la de Ro­man­yà. El pri­mer avi­tua­lla­mien­to fue un res­pi­ro pa­ra aque­llos an­sio­sos de to­mar un re­fres­co. El en­ca­de­na­mien­to de Coll de Gan­ga y de San­ta Pe­llaia ofre­cía vis­tas mag­ní­fi­cas sobre ca­rre­te­ras tran­qui­las y tor­tuo­sas. Lle­gó el mo­men­to im­por­tan­te del día pa­ra el Gran Fon­do World Tour, la as­cen­sión cro­no­me­tra­da por el al­to de Els Àngels y sus 10 km con 415 m de des­ni­vel po­si­ti­vo, un puer­to irre­gu­lar sobre una ca­rre­te­ra que no aga­rra, con el sol apre­tan­do; el ter­mó­me­tro lle­gó a so­bre­pa­sar los 30 gra­dos. El avi­tua­lla­mien­to en la ci­ma del puer­to fue sal­va­dor pa­ra nu­me­ro­sos ci­clis­tas, que pudieron ad­mi­rar la vis­ta sobre la ca­de­na de los Pi­ri­neos y el mar Me­di­te­rrá­neo al mis­mo tiem­po. El ci­clis­ta pro­fe­sio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.