LA PU­RI­TO AN­DO­RRA

La Pu­ri­to atrae ca­da año a más in­con­di­cio­na­les dis­pues­tos a su­pe­rar unos co­lo­sos an­do­rra­nos que vol­ve­rán a te­ner mu­cho pro­ta­go­nis­mo en la pró­xi­ma edi­ción de la Vuel­ta a Es­pa­ña.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Des­de Sant Ju­lià de Lò­ria (An­do­rra) Joa­quín Cal­de­rón Fotos Gus­ta­vo Su­bi­li­bia

Des­ni­ve­les im­po­si­bles y buen am­bien­te. La Pu­ri­to nunca de­frau­da.

“No vuel­vo más a es­ta sal­va­ja­da”, fue­ron mis pri­me­ras pa­la­bras al ter­mi­nar la pri­me­ra edi­ción de La Pu­ri­to en 2015, pre­ci­sa­men­te el año en el que el exi­gen­te tra­za­do de la mar­cha se ma­te­ria­li­zó, un mes des­pués, en una eta­pa de La Vuel­ta que ven­ció Mi­kel Lan­da y que eli­mi­nó de un plu­ma­zo las op­cio­nes de Nai­ro Quin­ta­na y Ch­ris Froo­me. Co­mo yo, se­gu­ro que mu­chos di­je­ron lo mis­mo en esa edi­ción o en al­gu­na de las dos si­guien­tes; co­mo yo, se­gu­ro que mu­chos han te­ni­do que co­mer­se sus pa­la­bras y se pre­sen­ta­ron el 5 de agos­to en la sa­li­da de Sant Ju­lià de Lò­ria dis­pues­tos a en­fren­tar­se a una de las mar­chas más exi­gen­tes de Eu­ro­pa. A pe­sar de la

du­re­za del re­co­rri­do, que en po­co más de 140 km acu­mu­la ca­si 5.000 me­tros de des­ni­vel y que cuen­ta con más de 10 km con pen­dien­te al 10%, La Pu­ri­to tie­ne al­go que en­gan­cha y que ha con­se­gui­do que en só­lo cua­tro edi­cio­nes se ha­ya con­ver­ti­do en una ci­clo­tu­ris­ta de re­fe­ren­cia. Ese al­go se pue­de de­fi­nir co­mo que trans­mi­te “buen ro­llo” y en ello tie­ne mu­cho que ver el ca­rác­ter de Joa­quim Ro­drí­guez, in­vo­lu­cra­do de pri­me­ra mano jun­to a Án­gel Edo en la or­ga­ni­za­ción y que se vuel­ca con su mar­cha, aten­dien­do a to­do el que le sa­lu­da y to­mán­do­se cien­tos de fotos sin per­der la son­ri­sa, sa­be­dor de que mu­chos par­ti­ci­pan­tes acu­den has­ta An­do­rra só­lo pa­ra com­par­tir unos mi­nu­tos con él. El buen am­bien­te co­mien­za en una char­la in­for­ma­ti­va so­bre as­pec­tos de se­gu­ri­dad, avi­tua­lla­mien­tos, etc., que es­te año fue un es­pec­tácu­lo di­ri­gi­do por Ja­vi San­cho, po­li­fa­cé­ti­co hu­mo­ris­ta que tam­bién le da a los pe­da­les, que re­gis­tró un lleno ab­so­lu­to en el Cen­tre Cul­tu­ral i de Con­gres­sos Lau­re­dià, don­de se es­ta­ble­ce la re­co­gi­da de dor­sa­les. Tal fue la ex­pec­ta­ción que se co­lo­có una pantalla gi­gan­te en el ex­te­rior pa­ra que pu­die­se se­guir­se el brie­fing des­de la fe­ria, al­go que ha­bi­tual­men­te sue­le ser mo­nó­tono y que es­ta vez se con­vir­tió en el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da a un fin de se­ma­na pla­ga­do de buen hu­mor.

ENCADENADO INFERNAL

Si por al­go se ca­rac­te­ri­za La Pu­ri­to, y es otro as­pec­to fun­da­men­tal que la di­fe­ren­cia de otras mar­chas, es la au­sen­cia de ner­vios en la sa­li­da. Al­gu­nos par­ti­ci­pan­tes se to­man la mar­cha co­mo una com­pe­ti­ción, al­go com­ple­ta­men­te

lí­ci­to siem­pre que se res­pe­ten las nor­mas de trá­fi­co y no se pon­ga en pe­li­gro la se­gu­ri­dad de na­die, pe­ro la ma­yo­ría sa­be lo que le es­pe­ra y no me­re­ce la pe­na gas­tar fuer­zas en los pri­me­ros ki­ló­me­tros has­ta Bei­xa­lís, que con su se­gun­do ki­ló­me­tro al 12% -cuan­do só­lo van 15 de mar­cha- ya po­ne a ca­da uno en su si­tio. La se­gun­da as­cen­sión, Or­dino, con pen­dien­tes man­te­ni­das en torno al 7%, per­mi­te dis­fru­tar y con­ver­sar sin ago­bios an­tes del úni­co pun­to con­flic­ti­vo de la jor­na­da, la ba­ja­da des­de Ca­ni­llo has­ta Sant Ju­lià en la que se atra­vie­sa An­do­rra La Ve­lla, en la que la tó­ni­ca ge­ne­ral fue el res­pe­to mu­tuo en­tre co­ches y ci­clis­tas. Los pri­me­ros ki­ló­me­tros de La Ra­bas­sa nos re­cuer­dan don­de es­ta­mos, aun­que es só­lo un ape­ri­ti­vo del pla­to fuer­te: el Col de la Gallina, que co­mien­za du­ro, nos da un res­pi­ro en for­ma de pe­que­ño des­cen­so y se con­vier­te en una au­tén­ti­ca pa­red en sus úl­ti­mos cua­tro ki­ló­me­tros. Eso sí, el avi­tua­lla­mien­to de la ci­ma me­re­ce la pe­na, so­bre to­do es­te año con la sor­pre­sa de los pe­que­ños ci­ga­rros de cho­co­la­te pa­ra ho­me­na­jear a Joa­quim y con los que po­cos se re­sis­tie­ron a po­sar, an­tes de re­gre­sar al va­lle pa­ra afron­tar pri­me­ro La Co­me­lla, ape­nas 4 km que se con­vier­ten en eter­nos y nos ofre­cen unas pre­cio­sas vis­tas de la ca­pi­tal, y el úl­ti­mo es­co­llo de la jor­na­da: Cor­tals d’En­camp, 9 km con una apro­xi­ma­ción que ha­ce da­ño y que co­mien­za, tras su­pe­rar el pue­blo de En­camp, con unas ram­pas que co­que­tean con el 10%. Me­nos mal que el so­fo­can­te ca­lor que nos acom­pa­ñó des­de el ini­cio dio pa­so en la par­te fi­nal a una me­teo­ro­lo­gía más be­nig­na e in­clu­so a tor­men­tas que hi­cie­ron un po­co más lle­va­de­ro el úl­ti­mo es­fuer­zo de los más de 2.700 par­ti­ci­pan­tes que com­ple­ta­ron los tres re­co­rri­dos. La bu­ti­fa­rra a la pa­rri­lla del fi­nal fue el me­re­ci­do pre­mio, aun­que al­gu­nos va­lo­ra­ron más las col­cho­ne­tas pa­ra tum­bar­se a re­po­sar des­pués del tre­men­do es­fuer­zo de una mar­cha que nos po­ne al lí­mi­te. Creo que es­ta vez sí que no vuel­vo más…

Es­pa­cio pa­ra to­dos.En­camp se en­ga­la­nó pa­ra ani­mar a los ni­ños en La Pu­ri­to Kids, una ca­rre­ra pa­ra cha­va­les de cin­co a ca­tor­ce años.

Fo­to obli­ga­da. Co­mo mu­chos par­ti­ci­pan­tes, no pu­di­mos re­sis­tir­nos a po­sar con los pu­ri­tos de cho­co­la­te en el Col de la Gallina.

Plan­tel de lu­jo. Los ho­me­na­jea­dos Car­los Sas­tre y Án­gel Vi­cio­so com­par­tie­ron la ru­ta con Joseba Beloki, Jo­sé An­to­nio Her­mi­da y Car­los Che­ca.

Ri­sas an­tes delre­to. Las bro­mas de Ja­vi San­cho hi­cie­ron las de­li­cias de los par­ti­ci­pan­tes en elbrie­fing pre­vio a la mar­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.