CLÁ­SI­CA DE SAN SE­BAS­TIÁN

Ju­lian Alap­hi­lip­pe pa­seó su mo­nu­men­tal es­ta­do de gra­cia por San Se­bas­tián, don­de se im­pu­so a Bau­ke Mo­lle­ma tras una bru­tal arran­ca­da en Igel­do. Mi­kel Lan­da y Egan Ber­nal aca­ba­ron en el hos­pi­tal tras una fuer­te caí­da en los úl­ti­mos ki­ló­me­tros.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Des­de San Se­bas­tián Ai­na­ra Her­nan­do Fotos Luis Án­gel Gó­mez/Photo Gomez Sport

Ju­lian Alap­hi­lip­pe pro­lon­ga su es­ta­do de gra­cia en una edi­ción ac­ci­den­ta­da.

En­tra vic­to­rio­so Ju­lian Alap­hi­lip­pe, cru­zan­do bra­zos en al­to el Bou­le­vard do­nos­tia­rra, en la que es su pri­me­ra vic­to­ria y se an­to­ja que no se­rá la úl­ti­ma en la Clá­si­ca de San Se­bas­tián. En­tra así, con ese po­de­río y esa lec­ción ma­gis­tral de ci­clis­mo y de emo­ción que aca­ba de dar, de ga­rra y am­bi­ción, y ape­nas na­die le pres­ta aten­ción. Y es que a na­die le sor­pren­de ver­le ga­na­dor, en­cua­drar esa

fo­to que ya des­de la ma­ña­na, des­de los días an­te­rio­res, se ima­gi­na­ba. Ben­di­ta sea la cla­se. Del gran fa­vo­ri­to, que no só­lo cum­ple la ex­pec­ta­ti­va sino que ade­más lo ha­ce a lo gran­de, ata­can­do en la subida fi­nal a Igel­do des­de atrás, con una pun­ta de ve­lo­ci­dad ex­tre­ma tre­pan­do so­bre el bal­cón de Donostia, y des­de ahí, cuan­do vis­lum­bra la ci­ma, se aso­ma y ve cer­ca ya su triun­fo por mu­cho que un es­for­za­do

Bau­ke Mo­lle­ma se pe­gue a su rue­da y no sea ca­paz de sol­tar­lo has­ta el sprint fi­nal. Can­ta­do. Pe­ro na­die se fi­ja en el im­pe­rial Alap­hi­lip­pe. Pa­ra cuan­do el del Quic­kS­tep Floors cru­za la me­ta, con esa cla­se y au­to­ri­dad, la fa­mi­lia ci­clis­ta ha gi­ra­do el cue­llo ca­si por el do­lor me­cá­ni­co de ver el su­fri­mien­to de Mi­kel Lan­da y Egan Ber­nal. La peor par­te del ci­clis­mo es esa, las caí­das. Lo cuen­ta Lei­re Ola­be­rria na­da más echar el freno al co­che que ha ocu­pa­do por pri­me­ra vez en la ci­ta do­nos­tia­rra. El año que vie­ne su­yos se­rán los man­dos de la edi­ción fe­me­ni­na que la Kla­si­koa pro­me­te pre­pa­rar por to­do lo al­to. Lei­re ha dis­fru­ta­do co­mo una enana de un día de ci­clis­mo des­de den­tro en Eus­ka­di. Los gri­tos, el gen­tío, el ca­lor del pú­bli­co. “Se me han pues­to los pe­los de pun­ta”. Sue­ña con ver­lo en 2019 con las chi­cas. Ya fal­ta me­nos. Pe­ro su piel ha mu­da­do pa­ra tor­nar­se de gallina al asis­tir en pri­mer plano a la te­rri­ble caí­da ma­si­va que, cuan­do Alap­hi­lip­pe en­tra en me­ta con los bra­zos en al­to, es­tá man­dan­do a Mi­kel Lan­da y a Egan Ber­nal en am­bu­lan­cia al Hos­pi­tal Donostia. “Y ya me he que­da­do con ese re­cuer­do y es­toy mal”, con­fie­sa.

“ES­TOY BIEN”

Es inevi­ta­ble. Se­bas­tián Un­zué, el pri­me­ro que atien­de a Lan­da en el sue­lo, arran­ca el co­che ca­mino de Pam­plo­na y lle­va el mis­mo gus­to en la bo­ca. Amar­go. Tris­te. “Cuan­do se ha caí­do ha in­ten­ta­do

vol­ver a su­bir­se en la bi­ci”, cuen­ta Víc­tor de la Par­te, com­pa­ñe­ro y pai­sano de Lan­da. “Pe­ro ha vis­to que no po­día y lo he­mos tum­ba­do en el sue­lo”. La ima­gen es te­rri­ble. El ala­vés del Mo­vis­tar pos­tra­do en el as­fal­to y con el cue­llo vuel­to. Quie­to. “Es­toy bien, tran­qui­los”, le di­ce Mi­kel a Se­bas cuan­do lo me­ten en la am­bu­lan­cia. El que no lo­gra ha­cer ama­go ni de le­van­tar­se es Egan Ber­nal, que se ha lle­va­do la peor par­te. Él y Xiomy, su chi­ca. To­da una vi­da jun­tos. Des­de ha­ce unos me­ses cer­ca de aquí, en Viz­ca­ya vi­ven jun­tos. Así que Xiomy se vino a San Se­bas­tián a ver a su Egan. Era 4 de agos­to, su cum­plea­ños. Es­pe­ra­ba un buen re­ga­lo en for­ma de ra­mo de flo­res y txa­pe­la. Pe­ro aca­bó pa­san­do la no­che en el hos­pi­tal acom­pa­ñán­do­lo y ol­vi­dán­do­se de su día se­ña­la­do. A par­tir de aho­ra ha­brá do­ble ce­le­bra­ción en ca­sa: el cum­plea­ños de Xiomy y la re­cons­truc­ción de Egan. Eso es­tu­vie­ron ha­cién­do­le to­da la no­che, una ci­ru­gía fa­cial ca­si com­ple­ta. En la Clá­si­ca se que­dó sin dien­tes, con el la­bio par­ti­do y una frac­tu­ra ma­xi­lar. To­do su­ce­dió en un sus­pi­ro. Ha­cía ya tiem­po que los seis fu­ga­dos de la jor­na­da ha­bían si­do ca­za­dos, con el Lot­toNLJum­bo de un mo­ti­va­do Ro­glic a la ca­be­za del pe­lo­tón. Pa­blo To­rres (Bur­go­sBH), Lluís Mas (Ca­ja Ru­ral-Se­gu­ros RGA), Loïc Che­tout (Co­fi­dis) y Cy­ril Bart­he, Ós­car Ro­drí­guez y Aritz Ba­gües, por par­te del Eus­ka­di-Mu­rias, ha­bían

ca­mi­na­do por de­lan­te des­de los pri­me­ros ki­ló­me­tros has­ta Ar­ka­le. Allí aca­bó su aven­tu­ra, cuan­do el Team Sky, con cin­co ci­clis­tas, ce­rra­ba fi­las en el pe­lo­tón pa­ra em­pe­zar a en­du­re­cer la ca­rre­ra bus­can­do re­edi­tar el éxi­to de Mi­chal Kwiat­kows­ki en 2017. La que­rían pa­ra ellos. A Ber­nal le ha­cía es­pe­cial ilu­sión aho­ra que es­tá ins­ta­la­do en Eus­ka­di y más con el cum­plea­ños de Xiomy. A por ella. Pe­ro Mo­vis­tar Team no se en­tre­gó. Man­dó ata­car a Win­ner Ana­co­na a 35 ki­ló­me­tros del fi­nal. El co­lom­biano lo ha­bía in­ten­ta­do an­tes, pe­ro no en­con­tró a na­die que se unie­se a su fies­ta. Es­ta vez sí. Siut­sou y Bos­well lo se­cun­da­ron, aun­que no lle­ga­ron de­ma­sia­do le­jos. Igor An­tón, Ben King, Pierre La­tour, Tol­hoek, Ber­nard, Serry y Po­lanc for­ma­ron el za­fa­rran­cho de combate en el des­cen­so an­tes de plan­tar­se en la de­ci­si­va subida a Mur­gil. Po­cos que­rían lle­gar has­ta allí com­pac­tos. Quic­kS­tep Floors, sí. Así que el mai­llot azul de la for­ma­ción bel­ga lu­ció en la per­se­cu­ción con el ecua­to­riano Jho­na­tan Nar­váez. Él so­lo pu­do con­tro­lar­los. Y en­ton­ces su­ce­dió.

DES­PIS­TE FA­TAL

Ben King, re­cién atra­pa­do co­mo el res­to, se aco­pla­ba al pe­lo­tón. La ca­rre­ra es­ta­ba lo­ca, des­con­tro­la­da. Fal­ta­ban 19 ki­ló­me­tros pa­ra el desen­la­ce, los par­ti­ci­pan­tes en­tra­ban en Do­nos­ti por Mi­ra­cruz, un pe­que­ño to­bo­gán an­tes de as­cen­der has­ta el bal­cón de la be­llí­si­ma ciu­dad gui­puz­coa­na. En el gru­po, me­nos se­lec­cio­na­do de lo acos­tum­bra­do, no ha­bía tiem­po pa­ra ob­ser­var pos­ta­les. Los ner­vios es­ta­ban a flor de piel por la bús­que­da de la me­jor co­lo­ca­ción y la lle­ga­da del mo­men­to de­ci­si­vo.

Má­xi­mo es­fuer­zo. Mo­lle­ma y Alap­hi­lip­pe no es­pe­cu­la­ron en el tra­mo fi­nal pa­ra man­te­ner su li­ge­ra ven­ta­ja con el gru­po per­se­gui­dor. Ion to­mó el re­le­vo. Caí­do Gor­ka Iza­gi­rre, su her­mano fue la apues­ta del Bah­rai­nMe­ri­da. Lo pro­bó en la subida fi­nal y aca­bó sép­ti­mo. An­tes del gran sus­to. 3Va­sil Kir­yien­ka li­de­ra­ba la fi­la del Team Sky pen­san­do en las op­cio­nes del lue­go ac­ci­den­ta­do Egan Ber­nal.

Aran­bu­ru no se achi­ca.El ga­na­dor en Getxo vol­vió a bri­llar, ter­mi­nan­do una prue­ba de es­te ni­vel a me­nos de un mi­nu­to del ven­ce­dor.

Mo­lard, Mo­lle­ma y Tol­hoek se mue­ven en las ram­pas de Mur­gil Ton­to­rra. Ju­lian Alap­hi­lip­pe no tar­da­ría en reac­cio­nar.Mon­to­ne­ra.Ber­nal, Lan­da y La­tour fue­ron los más per­ju­di­ca­dos en una caí­da que tam­bién afec­tó a Tony Ga­llo­pin y Gor­ka Iza­gi­rre.

Aven­tu­re­ros.Ba­gües (Eus­ka­diMu­rias), To­rres (Burgos-BH) y Lluís Mas (Ca­ja Ru­ra­lSe­gu­ros RGA) li­de­ran la fu­ga del día.Un de­lei­te pa­ra los sen­ti­dos. La be­lle­za de San Se­bas­tián in­vi­ta a dis­fru­tar de las imá­ge­nes pa­no­rá­mi­cas de la Clá­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.