KLASIKA DE ORDIZIA

Aus­tra­liano de 23 años, Rob Po­wer es­tre­nó en Ordizia su ca­si­lle­ro de vic­to­rias en pro­fe­sio­na­les de la mano de Si­mon Ya­tes, de­jan­do atrás la pe­sa­di­lla de una gra­ve le­sión de ro­di­lla que ca­si le cues­ta su ca­rre­ra de­por­ti­va.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Ai­na­ra Her­nan­do Fotos Luis Án­gel Gó­mez/Photo Gomez Sport

Po­wer de­ja atrás las le­sio­nes y fir­ma con Si­mon Ya­tes el do­ble­te del Mit­chel­ton-Scott.

To­do el mun­do libra una ba­ta­lla in­te­rior. La de Rob Po­wer, por ejem­plo, vie­ne de le­jos. Él era el es­ca­la­dor del fu­tu­ro. “Es uno de los ma­yo­res ta­len­tos que he­mos vis­to en el ci­clis­mo aus­tra­liano du­ran­te mu­cho, mu­chí­si­mo tiem­po”, de­cía ha­ce tres años Matt­hew Whi­te, di­rec­tor del Ori­ca en­ton­ces, Mit­chel­ton-Scott aho­ra. “Tie­ne un gran po­ten­cial”. Así era. Con 19 años ya ha­bía ga­na­do el Gi­ro del Va­lle de Aos­ta, dos clá­si­cas en Ita­lia, el GP Ca­po­dar­co y el GP Pog­gia­na, ade­más de ser se­gun­do en el Tour del Por­ve­nir, la prue­ba de fue­go de las per­las ci­clis­tas. Só­lo le su­peró otra jo­ya, el co­lom­biano Mi­guel Án­gel Ló­pez. Ese mis­mo in­vierno del 2015, Ori­ca anun­ció su pa­se a pro­fe­sio­na­les. Era el co­rre­dor del fu­tu­ro. “Es­toy lleno de am­bi­ción”, de­cla­ró en­ton­ces. Pe­ro pron­to que­dó aho­ga­da en un po­zo del que no ha sa­li­do has­ta aho­ra. De ese fu­tu­ro tan pro­me­te­dor que se tor­nó in­cier­to. Un agu­je­ro sin fon­do de caí­da li­bre, un túnel os­cu­ro por el que ha pe­da­lea­do a cie­gas y con do­lor has­ta que lle­gó a Ordizia y por fin pu­do ver la luz. A Rob Po­wer, po­co des­pués de im­po­ner­se en Aos­ta le co­men­zó a do­ler la ro­di­lla. Una so­bre­car­ga, pen­só. Ori­ca, que ya le ha­bía ase­gu­ra­do su pa­so a pro­fe­sio­na­les, le re­co­men­dó que pa­ra­se. Con su fu­tu­ro en­ca­rri­la­do, me­jor des­can­sar. No ne­ce­si­ta­ba más de­mos­tra­cio­nes. Pe­ro ese in­vierno le de­tec­ta­ron una ra­ra en­fer­me­dad ósea du­ran­te unas prue­bas en la pri­me­ra con­cen­tra­ción en Can­be­rra. Los mé­di­cos del Ori­ca se vol­vie­ron lo­cos. “Lle­vo más de cua­ren­ta años en la me­di­ci­na de­por­ti­va y nunca he vis­to lo que tie­ne Rob. Es de esas co­sas que sa­len en los li­bros en le­tra pe­que­ña, de las que nunca se pre­gun­tan en un exa­men por­que es muy ra­ro que se den”, comentaba asom­bra­do Pe­ter Bar­nes, ga­leno del con­jun­to aus­tra­liano.

SIN DIAG­NÓS­TI­CO

A Rob ca­da vez le do­lía más la ro­di­lla, aun­que só­lo cuan­do pe­da­lea­ba. “Pue­de ca­mi­nar, co­rrer y has­ta sal­tar”. Pe­ro no an­dar en bi­ci. Lo lle­va­ron in­clu­so al Ins­ti­tu­to Aus­tra­liano del De­por­te y na­die su­po diag­nos­ti­car qué le pa­sa­ba. “No en­con­tra­mos la cau­sa y es frus­tran­te”. Fue lo úni­co que su­pie­ron ar­gu­men­tar los es­pe­cia­lis­tas. “Sín­dro­me de ede­ma de mé­du­la ósea”, así se lo es­cri­bie­ron en su vo­lan­te mé­di­co. Y al­go peor: que no ha­bía tra­ta­mien­to. “Lo úni­co que sa­be­mos es que se pue­de re­cu­pe­rar. ¿Cuán­do? En­tre 4 y 24 me­ses”. Dos años. Rob se vio obli­ga­do a de­jar pa­sar el tiem­po con la con­fian­za pues­ta en que el do­lor se mar­cha­ría igual que lle­gó. Lo me­tie­ron en una pis­ci­na pa­ra rea­li­zar en­tre­na­mien­tos de na­ta­ción de éli­te. In­clu­so prac­ti­có ka­yak. Así, le di­je­ron, se re­cu­pe­ra­ría. Y pa­só. El do­lor se fue. Ori­ca man­tu­vo su pa­la­bra con el con­tra­to y su con­fian­za en que se­guían te­nien­do las

me­jo­res pier­nas es­ca­la­do­ras de Aus­tra­lia, aun­que fue­se en bar­be­cho. Des­pués lo em­pe­za­ron a alis­tar en to­das esas ca­rre­ras que al equi­po le gus­ta ha­cer en el nor­te de Es­pa­ña. Rob Po­wer no fa­lló a nin­gu­na. La It­zu­lia, la Vuel­ta a La Rio­ja y el GP Mi­guel In­du­rain. En Ordizia ya fue quin­to el año pa­sa­do. Avi­so. Aquí, en Eus­ka­di, Po­wer se sien­te có­mo­do, en su te­rreno. Es­ta vez no fa­lló y por fin pu­do ver la luz. Po­wer y un Mit­chel­ton-Scott que ejer­ció de pa­trón ab­so­lu­to de la Klasika de Ordizia to­ma­ron pron­to el man­do de la ca­rre­ra. Es­ta vez no qui­sie­ron de­jar una fu­ga con­tro­la­da por de­lan­te has­ta la par­te fi­nal del re­co­rri­do. La en­du­re­cie­ron des­de el prin­ci­pio. Ellos so­los mon­ta­ron una es­ca­pa­da nu­me­ro­sa que pron­to pu­so la ca­rre­ra pa­tas arri­ba, vein­te ci­clis­tas en­tre los que es­ta­ban los me­jo­res pa­ra ju­gár­se­la en­tre ellos. Cua­tro eran

can­gu­ros: Si­mon Ya­tes, en su reapa­ri­ción tras la frus­tra­da conquista del Gi­ro de Ita­lia, Mat­teo Tren­tin y Ale­xan­der Ed­mond­son, jun­to al anó­ni­mo Rob Po­wer y su ba­ta­lla in­te­rior. Ellos man­da­ron de prin­ci­pio a fin. El res­to de ci­clis­tas allí in­mer­sos, Fer­nan­do Bar­ce­ló, Txo­min Jua­ris­ti, Ló­pez-Cózar, Jon Iri­sa­rri, los tres Mo­vis­tar -Ar­cas, Ca­rre­te­ro y Pe­dre­ro-, Die­go Ru­bio, Ru­bén Pla­za, De­lio Fer­nán­dez y Krists Nei­lands, se li­mi­ta­ron a se­cun­dar la fies­ta. Lo úni­co que pu­die­ron ha­cer fue con­te­ner­les has­ta la úl­ti­ma vuel­ta al pre­cio­so cir­cui­to gui­puz­coano.

ATA­QUES EN ABALTZISKETA

Allí co­men­zó la ex­hi­bi­ción. Si­mon Ya­tes pro­bó en Al­tzo a se­lec­cio­nar la ca­rre­ra pa­ra que­dar­se con me­nos con­ten­dien­tes fren­te a los que lu­char. Só­lo Bar­ce­ló, Krists Nei­lands, An­to­nio Pe­dre­ro, Juan An­to­nio Ló­pez-Cózar y su com­pa­ñe­ro

Po­wer aguan­ta­ron su rue­da. Y tras una en­dia­bla­da ba­ja­da se plan­ta­ron los seis a los pies de Abaltzisketa, la úl­ti­ma cues­ta del día. Allí, Ya­tes se acer­có a Po­wer y le su­su­rró al oí­do: “¿Có­mo te sien­tes?”. Al ge­me­lo bri­tá­ni­co le so­bran las vic­to­rias. La de Ordizia ya la tie­ne, la lo­gró ha­ce dos años. Por eso que­ría brin­dár­se­la a su com­pa­ñe­ro. “Re­cuer­do cuan­do con­se­guí mi pri­mer triun­fo en pro­fe­sio­na­les y fue un mo­men­to muy es­pe­cial. Que­ría ayu­dar a Rob pa­ra que vi­vie­se al­go así”, re­la­tó lue­go. Por eso se acer­có a él. Po­wer le res­pon­dió que te­nía las fuer­zas in­tac­tas. Así que Ya­tes vol­vió a ata­car pa­ra alla­nar­le el ca­mino. Un par de re­frie­gas y des­pués, a mi­tad del puer­to, le lle­gó el turno a él. Na­die pu­do res­pon­der. Ca­si en la ci­ma de Abaltzisketa, ya des­ta­ca­do, a Po­wer se le unió Ya­tes. Fies­ta do­ble. Así se plan­ta­ron en Ordizia, jun­tos y de la mano. Si­mon ha­bía to­ca­do el freno lo jus­to pa­ra de­jar­le cru­zar la me­ta an­tes que na­die. “Ser par­te de su pri­mer triun­fo co­mo pro­fe­sio­nal es in­creí­ble”, di­jo des­pués el bri­tá­ni­co del Mit­chel­to­nS­cott. Le ha cos­ta­do lo­grar­lo a Po­wer. “Lle­gar has­ta aquí ha si­do un lar­go ca­mino, por eso es al­go emo­cio­nan­te”. Se aca­bó la ba­ta­lla in­te­rior, a par­tir de aho­ra to­das las que Rob li­bre se­rán en­ci­ma de la bi­ci­cle­ta.

Cam­peón le­tón. Krists Nei­lands, buen es­ca­la­dor del Is­rael Cy­cling Aca­demy, com­ple­tó el po­dio ba­tien­do a Bar­ce­ló y Pe­dre­ro.

Al bor­de del ca­jón. El os­cen­se Fer­nan­do Bar­ce­ló (Eus­ka­diMu­rias) vol­vió a ex­hi­bir el ta­len­to que guar­da en sus pier­nas. 2 Reapa­ri­ción fe­liz. Si­mon Ya­tes re­gre­só a la com­pe­ti­ción tras el Gi­ro de Ita­lia con una ac­tua­ción más que con­vin­cen­te.3 Pe­dre­ro, arie­te delMo­vis­tar. Jun­to a Ca­rre­te­ro y Ar­cas en­tró la se­lec­ción de­fi­ni­ti­va, pe­ro Mit­chel­ton-Scott fue su­pe­rior.4 Sép­ti­mo pues­to pa­raDie­go Ru­bio. El del Burgos-BH se ade­lan­tó a Mihay­lov, Ru­bén Pla­za y An­de­mes­kel en el sprint del gru­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.