ABRAHAM OLANO

En 2018 se cum­plen dos dé­ca­das del triun­fo en la Vuel­ta a Es­pa­ña de es­te gui­puz­coano ilus­tre. Es una oca­sión idó­nea pa­ra char­lar con uno de los me­jo­res ci­clis­tas es­pa­ño­les de to­dos los tiem­pos.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Joseba Beloki Fotos Ra­fa Gó­mez

Re­me­mo­ra­mos el vi­gé­si­mo ani­ver­sa­rio de su triun­fo en La Vuel­ta con el gui­puz­coano.

Co­rría 1992. Yo da­ba el sal­to al cam­po ama­teur con el Kai­ku-Gu­re­le­sa, un equi­po gui­puz­coano, ilus­tre, de múscu­lo y tra­di­ción. Una fa­mi­lia co­man­da­da por Jo­xe Ma­ri Go­ñi e Iña­ki Jua­ni­ko­re­na, don­de yo só­lo era un

pi­pio­lo en­tre tan­to ga­llo: Uri­zar, Pa­la­cín, Jua­nan Za­rra­bei­tia, Nij­boer, Ga­la­rra­ga, No­gue­ra, Gar­cía, los Odrio­zo­la, Or­te­go, Goi­ko, Sa­gas­ti, etc., gen­te con mu­chí­si­ma pro­yec­ción. A úl­ti­ma ho­ra se su­mó Abraham Olano. Su an­da­du­ra por el pro­fe­sio­na­lis­mo se ha­bía abor­ta­do por cul­pa del fias­co del CHCS. Era el mo­men­to de una nue­va opor­tu­ni­dad. Ga­nó Bi­da­soa, pa­só con Lo­tus el 25 de ju­lio y... ¡zas! ga­nó. Lle­gar y be­sar el san­to. Des­de ese mo­men­to pu­de de­cir que ha­bía co­rri­do con aquel chaval del ‘cu­lo gor­do’. Se­gui­mien­to y to­tal ad­mi­ra­ción, en ca­sa vi­bra­mos con su Mun­dial y ca­da uno de sus gran­des lo­gros. Por suer­te la vi­da nos dio la opor­tu­ni­dad de re­en­con­trar­nos en ON­CE-Eros­ki (2001-2002) y fue un máster de pro­fe­sio­na­li­dad en el día a día. Es­tu­vi­mos jun­tos en el Tour 2002, ese úl­ti­mo mai­llot de Abraham lo guar­do con to­do el ca­ri­ño en mi museo, de­di­ca­do y en un lu­gar de pri­vi­le­gio. Ha­ce ya vein­te años que Abraham con­quis­tó la Vuel­ta a Es­pa­ña del 98. El tiem­po pa­sa y ca­da uno si­gue su ca­mino. En su ca­so, un ca­mino re­la­cio­na­do con el ci­clis­mo y de la cual hoy va­mos a con­ver­sar.

APREN­DIEN­DO DE UN FE­NÓ­MENO

Joseba Beloki: Eres un ha­bi­tual de las mar­chas ci­clo­tu­ris­tas. ¿La úl­ti­ma ha si­do la In­du­rain?

Abraham Olano: Sí, eso es, la In­du­rain. An­te­rior­men­te la de Gá­ra­te, la Que­bran­ta, la mía y la de Zu­bel­dia. Son las de los que me avi­san con al­go de tiem­po. Es bueno acu­dir, so­bre to­do pa­ra agra­de­cer a la gen­te el ca­ri­ño re­ci­bi­do. ¿Cuál es aho­ra tu re­la­ción con el ci­clis­mo? So­bre to­do ase­so­ro a la es­cue­la de Ci­clis­mo Oria­ko. In­ten­to ayu­dar a los ni­ños y ni­ñas a que dis­fru­ten de la bi­ci­cle­ta, vean el ci­clis­mo co­mo un jue­go y se di­vier­tan sin pre­sión de los pa­dres. Que vi­van a to­pe la ex­pe­rien­cia. Crear ac­cio­nes co­mo mi Mar­cha Ci­clo­tu­ris­ta don­de to­da la re­cau­da­ción va pa­ra la es­cue­la. Es­te año he­mos su­fri­do una gran des­gra­cia: la pér­di­da de un ma­tri­mo­nio atro­pe­lla­dos mien­tras ha­cían el Ca­mino de San­tia­go jun­to a su hi­jo Orats. Una ver­da­de­ra pe­na y un pa­lo muy gor­do. In­ten­ta­mos in­cul­car va­lo­res a los ci­clis­tas y de­be­ría­mos ha­cer­lo tam­bién con los con­duc­to­res. En oca­sio­nes, y me in­clu­yo, los ne­ce­si­ta­mos. ¿Cuán­tos jó­ve­nes hay en el pro­yec­to Oria­ko?

60 ci­clis­tas. Abar­ca­mos des­de es­cue­las, pa­san­do por al­gún pre­ben­ja­mín y has­ta juveniles. Nos gus­ta que ma­ten el gu­sa­ni­llo y rom­pan esa ba­rre­ra com­pe­ti­ti­va in­clu­so en­tre ellos. A to­dos nos ha gus­ta­do com­pe­tir; de no ser así en mu­chas oca­sio­nes op­tan por otros de­por­tes. En­tre An­doain­go, Zi­zur­kil, Goie­rri y Oria­ko, quien ten­ga un pa­tro­ci­na­dor más po­ten­te sa­ca el equi­po de afi­cio­na­dos. En es­te ca­so ha si­do AMPO. Ha­ce ya unos años que sa­lis­te de la or­ga­ni­za­ción de La Vuel­ta.

Sí, 4 o 5 ya. ¿Si­gues man­te­nien­do el con­tac­to?

Sí, ha­blo con gen­te. De vez en cuan­do me pre­gun­tan so­bre re­co­rri­dos, hos­pe­da­je de la zo­na... pe­ro di­rec­ta­men­te, no. Veo que hay más co­sas en las que apor­tar, se es­tán ha­cien­do mu­chas mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.