Adiós a Ar­mand de las Cue­vas

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS - Tex­to Lo­ren­zo Ci­prés Fotos Ra­fa Gó­mez

Un es­cue­to co­mu­ni­ca­do del sin­di­ca­to fran­cés de ci­clis­tas pro­fe­sio­na­les avi­sa­ba de la luc­tuo­sa no­ti­cia en la ma­ña­na del jue­ves 2 de agos­to: Ar­mand de las Cue­vas se ha­bía qui­ta­do la vi­da en la Is­la de Reunión, su lu­gar de re­si­den­cia de los úl­ti­mos do­ce años.

El ex co­rre­dor galo, fa­mo­so a la par por su ta­len­to de­por­ti­vo y su la­be­rín­ti­ca per­so­na­li­dad, fue uno de los per­so­na­jes más des­ta­ca­dos del ci­clis­mo de su país de los no­ven­ta, desa­rro­llan­do gran par­te de su ca­rre­ra -sie­te tem­po­ra­das en dos pe­rio­do­sen los equi­pos de Echa­va­rri y Un­zué.

EN­TRE EL CI­CLIS­MO Y EL BO­XEO

Cam­peón de Fran­cia, lí­der del Gi­ro de Ita­lia y ga­na­dor de prue­bas co­mo la Vuel­ta a Burgos, la Clá­si­ca de San Se­bas­tián o el Daup­hi­né Li­bé­ré, De las Cue­vas siem­pre se man­ten­dría en un se­gun­do plano fren­te a es­tre­llas de per­fil más me­diá­ti­co de su épo­ca co­mo Ja­la­bert, Le­blanc o Vi­ren­que. El ci­clis­mo siem­pre se­ría pa­ra él un ins­tru­men­to de tra­ba­jo. "Fue mi pa­dre -in­mi­gran­te es­pa­ñol des­pla­za­do pri­me­ro a Tro­yes y des­pués a la zo­na de Bur­deos- quien me ins­cri­bió a los do­ce años en una es­cue­la ci­clis­ta sin pe­dir­me per­mi­so. Mi ver­da­de­ra pa­sión era el bo­xeo; la bi­ci­cle­ta siem­pre me la to­mé co­mo quien iba a la fá­bri­ca. Mi vi­da po­dría ha­ber si­do otra si hu­bie­se cui­da­do mi ima­gen y ac­ti­tud", de­cla­ró una vez re­ti­ra­do del ci­clis­mo pro­fe­sio­nal. Años des­pués en la Is­la de Reunión re­em­pren­de­ría su ca­rre­ra a ni­vel ama­teur, te­nien­do cu­rio­sa­men­te co­mo ri­val a Ch­ris Froo­me en al­gu­na com­pe­ti­ción. En el oto­ño de 1988 fir­mó con Rey­nolds su pa­se a pro­fe­sio­nal gra­cias a la me­dia­ción de Do­mi­ni­que Ar­naud, com­pa­trio­ta y com­pa­ñe­ro de equi­po du­ran­te sus pri­me­ros años en Es­pa­ña. Su ta­len­to en las ca­te­go­rías in­fe­rio­res no ha­bía pa­sa­do des­aper­ci­bi­do en su país y, pe­se a con­tar con ofer­tas na­cio­na­les, eli­gió ma­du­rar len­ta­men­te con el con­jun­to na­va­rro. Des­ta­ca­do gre­ga­rio de Mi­guel In­du­rain tras su­pe­rar ese pri­mer pe­rio­do, no tar­da­ría en eman­ci­par­se y bus­car su pro­pio ca­mino des­pués de cho­car una y otra vez con­tra la dis­ci­pli­na del equi­po. "Tras le­van­tar vo­lun­ta­ria­men­te el pie en la pe­núl­ti­ma eta­pa de mon­ta­ña del Gi­ro de 1993, Jo­sé Mi­guel Echa­va­rri me dio vía li­bre pa­ra ir­me. Ese mis­mo año ya lo aca­bé con el Cas­to­ra­ma". Des­pués de cua­tro años en su país sal­da­dos con va­rios éxi­tos, re­gre­só a Ba­nes­to por dos tem­po­ra­das y con­clui­ría su ca­rre­ra des­mo­ti­va­do en el mo­des­to Ami­ca Chips ita­liano de se­gun­da di­vi­sión. "Es­ta­ba muy que­ma­do, ni que­ría ni po­día se­guir. Re­co­rrer se­sen­ta ki­ló­me­tros me cos­ta­ba un mun­do". Aban­do­na­da la ca­rre­ra ci­clis­ta pu­do cum­plir su vie­jo sue­ño de­por­ti­vo de de­di­car­se al bo­xeo com­pe­ti­ti­vo, don­de ga­na­ría dos com­ba­tes. Des­pués le se­gui­ría el ano­ni­ma­to del tra­ba­jo en la con­ser­je­ría de un edi­fi­cio de vi­vien­das y su pos­te­rior exi­lio al Océano Ín­di­co. De los mu­chos epi­so­dios li­ga­dos a su ex­cén­tri­ca per­so­na­li­dad que­da­rá en la me­mo­ria de ca­si to­dos aque­lla inex­pli­ca­da de­di­ca­to­ria lan­za­da al ga­nar la pri­me­ra crono del Gi­ro del 94 y ves­tir­se de ro­sa. "Se lo de­di­co a la luz". Ni su­pi­mos ni sa­bre­mos a las cla­ras qué luz era ni de dón­de ve­nía, Ar­mand se lle­vó pa­ra siem­pre ese se­cre­to con­si­go. Des­can­se en paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.