Phi­la­delp­hia La­sers

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS -

La pró­xi­ma Vuel­ta Ci­clis­ta a Es­pa­ña con­ta­rá con tres con­jun­tos de fi­lia­ción es­ta­dou­ni­den­se. BMC Ra­cing Team, Edu­ca­tion First-Dra­pac y Trek-Se­ga­fre­do re­pre­sen­ta­rán a un país ha­bi­tual en la ho­ja de sa­li­da des­de que la pre­sen­cia del Mo­to­ro­la co­men­zó a ha­cer­se fre­cuen­te. De en­tre los prin­ci­pa­les equi­pos de su his­to­ria, só­lo el re­cor­da­do 7-Ele­ven no co­no­ció la ron­da es­pa­ño­la en sus años de exis­ten­cia pro­fe­sio­nal. Gi­ro y Tour en­ca­be­za­ban las pre­fe­ren­cias de una for­ma­ción que ce­de­ría el ho­nor de ser pio­ne­ra en de­bu­tar en es­ta ca­rre­ra a otra bas­tan­te más mo­des­ta, los Phi­la­delp­hia La­sers, re­bau­ti­za­dos co­mer­cial­men­te co­mo Xe­rox-Phi­la­delp­hia pa­ra la edi­ción que se ce­le­bró en 1985. La gran ron­da es­pa­ño­la re­no­va­ba a me­dia­dos de los ochen­ta su elen­co de par­ti­ci­pan­tes con un par de gui­ños a paí­ses por en­ton­ces po­co fre­cuen­tes en el cir­cui­to pro­fe­sio­nal. Uno era la URSS, que acu­di­ría con una só­li­da se­lec­ción de ci­clis­tas ama­teurs acos­tum­bra­dos a pe­lear por me­da­llas en Mun­dia­les y Jue­gos Olím­pi­cos y la Ca­rre­ra de la Paz, su prue­ba por ex­ce­len­cia. El otro se­ría Es­ta­dos Uni­dos. Su fe­de­ra­ción na­cio­nal in­ten­tó man­dar pri­me­ro al 7-Ele­ven, pe­ro la in­com­pa­ti­bi­li­dad de si­mul­ta­near es­ta ca­rre­ra con la par­ti­ci­pa­ción pos­te­rior en el Gi­ro de Ita­lia les obli­ga­ría a de­can­tar­se por la úni­ca al­ter­na­ti­va po­si­ble en ese pre­ci­so mo­men­to: los Phi­la­delp­hia La­sers. Es­te mo­des­to con­jun­to del es­ta­do de Pen­sil­va­nia ya ha­bía con­se­gui­do, con el de­ci­si­vo apo­yo de Gian­ni Mot­ta, es­tar el año an­te­rior en el Gi­ro de Ita­lia, y do­ce me­ses des­pués lle­ga­ba a Es­pa­ña con una fi­gu­ra muy sig­ni­fi­ca­ti­va al man­do: Ro­bin Mor­ton, la pri­me­ra mu­jer di­rec­to­ra de un equi­po en el ci­clis­mo pro­fe­sio­nal. Co­mo ya su­ce­dió en Ita­lia, don­de su­fri­ría to­do ti­po de ve­tos e in­clu­so una vo­ta­ción a mano al­za­da pa­ra per­mi­tir­le es­tar en la ca­ra­va­na de co­ches se­gui­do­res, al am­bien­te ci­clis­ta es­pa­ñol de la épo­ca le cho­có la pre­sen­cia de Ro­bin. Pa­ra el mun­di­llo en Eu­ro­pa su­po­nía to­da una no­ve­dad, pe­ro en su país es­ta­ba con­so­li­da­da co­mo un re­fe­ren­te. Des­de 1983 ya ges­tio­na­ba un pe­que­ño equi­po, des­ti­na­do pri­me­ro a dar co­bi­jo y tra­ba­jo a John Eus­ti­ce, pro­fe­sio­nal re­cién re­gre­sa­do de Eu­ro­pa, pe­ro que gra­cias a los apo­yos ade­cua­dos se fue abrien­do ca­mino en el ca­len­da­rio has­ta aca­bar en aque­lla Vuel­ta. Al mar­gen de lo no­ve­do­so y anec­dó­ti­co de la si­tua­ción, po­co ca­be apun­tar­se del ren­di­mien­to de los La­sers en aque­lla edi­ción. Pe­se a sus de­cla­ra­das bue­nas in­ten­cio­nes en la sa­li­da de Va­lla­do­lid, el dis­cu­rrir de las eta­pas aca­bó po­nien­do en su lu­gar real a una for­ma­ción de ni­vel de­por­ti­vo muy in­fe­rior al de la épo­ca en Eu­ro­pa. Al un­dé­ci­mo día de com­pe­ti­ción, ca­mino de An­do­rra, se mar­cha­ba su úl­ti­mo su­per­vi­vien­te, An­dré Chap­puis. Con la mi­tad de re­co­rri­do por dispu­tar­se, el equi­po es­ta­ba fue­ra de ca­rre­ra. Mo­ral e ima­gi­na­ción no le fal­ta­rían en esa com­pli­ca­da cir­cuns­tan­cia a Ro­bin, quien la­men­tó pe­re­gri­na­men­te an­te los me­dios ha­ber acu­di­do con una ali­nea­ción "po­co ade­cua­da por la ma­la in­ter­pre­ta­ción rea­li­za­da de los per­fi­les que apa­re­cían en el li­bro de ru­ta". El pa­so del tiem­po trae­ría me­jo­res mo­men­tos pa­ra el ci­clis­mo yan­qui en la Vuel­ta a Es­pa­ña. La aven­tu­ra de los La­sers se­ría afor­tu­na­da­men­te só­lo el ini­cio, du­ro co­mo tan­tos en la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.