AL DE­TA­LLE

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO -

Apro­ve­chan­do la re­no­va­ción de la ga­ma NSW -por las si­glas Nest Speed Wea­po­nary en alu­sión al la­bo­ra­to­rio The Nest don­de desa­rro­lla sus pro­duc­tos más avan­za­dos-, que lle­gan al mer­ca­do con llan­tas más an­chas y com­pa­ti­bi­li­dad con tubeless, la mar­ca de In­dia­ná­po­lis ha in­tro­du­ci­do en la ga­ma Fi­re­crest -con­cre­ta­men­te en las 303, 404 y 808- al­gu­nas de las tec­no­lo­gías que desa­rro­lló pa­ra su to­pe de ga­ma en su es­treno ha­ce un par de tem­po­ra­das. Las nue­vas 303 son más li­ge­ras y ae­ro­di­ná­mi­cas, gra­cias al re­di­se­ño de las for­mas de las llan­tas -que man­tie­nen la an­chu­ra in­ter­na de 17 mm de sus pre­de­ce­so­ras- y por el nue­vo pa­trón de la es­pe­cie de ho­yue­los de la su­per­fi­cie ABLC, que aho­ra no ocu­pan to­da la llan­ta, sino que se es­truc­tu­ran imi­tan­do un per­fil den­ta­do pa­ra me­jo­rar, se­gún la mar­ca, sus cua­li­da­des fren­te al vien­to la­te­ral. Las ver­sio­nes an­te­rio­res ya eran muy bue­nas con vien­to cru­za­do y con es­tas nue­vas 303 no he­mos su­fri­do nin­gún ex­tra­ño; al con­tra­rio, se mues­tran bas­tan­te es­ta­bles y han me­jo­ra­do la es­ta­bi­li­dad en te­rreno llano de una de las bi­cis li­ge­ras en las que las he­mos pro­ba­do. Sin em­bar­go, la prin­ci­pal no­ve­dad es la in­tro­duc­ción de la pis­ta de fre­na­do Shows­top­per, que cuen­ta con 317 ra­nu­ras en ca­da la­do de la llan­ta pa­ra me­jo­rar sus cua­li­da­des de fre­na­da. Ya lo ha­bía­mos tes­ta­do en las 404 NSW y du­ran­te nues­tra prue­ba afron­ta­mos des­cen­sos de puer­tos muy re­vi­ra­dos en los que nos de­mos­tra­ron su me­jo­ra en con­di­cio­nes de as­fal­to se­co, pe­ro la ver­da­de­ra prue­ba de fue­go fue en la Po­lar Gran Fon­do La Mus­sa­ra, don­de nos en­fren­ta­mos a la ba­ja­da del puer­to que le da nom­bre com­ple­ta­men­te mo­ja­da. Aun­que es cier­to que el fre­na­do en los mo­de­los pun­te­ros de car­bono ha me­jo­ra­do con­si­de­ra­ble­men­te en los úl­ti­mos años, no po­de­mos ne­gar que la com­bi­na­ción de agua y car­bono to­da­vía cau­sa te­rror, lo que es uno de los ar­gu­men­tos pre­fe­ri­dos de los que de­fien­den a ca­pa y es­pa­da los fre­nos de disco. Con es­tas nue­vas 303 pu­di­mos ba­jar La Mus­sa­ra y sus cur­vas de he­rra­du­ra sin so­bre­sal­tos, ya que su me­jor cua­li­dad es que son muy pre­vi­si­bles y su com­por­ta­mien­to es li­neal du­ran­te el fre­na­do; aun­que es cier­to que son ne­ce­sa­rias va­rias sa­li­das pa­ra apren­der a mo­du­lar la fuer­za y evi­tar así que la rue­da lle­gue a blo­quear­se. Co­mo cu­rio­si­dad, re­sul­ta fun­da­men­tal la di­rec­ción de las ra­nu­ras, por lo que ten­dréis que es­tar aten­tos a la po­si­ción de la rue­da de­lan­te­ra si la des­mon­táis. Pa­re­ce una ob­vie­dad, pe­ro no es tan di­fí­cil des­pis­tar­se y si ocu­rre es­ta­re­mos per­dien­do las ven­ta­jas de la pis­ta de fre­na­do. Echa­mos de me­nos que sean tubeless, pe­ro es in­du­da­ble que por pe­so, po­li­va­len­cia de su per­fil de 45 mm y re­sis­ten­cia -las pro­ba­mos du­ran­te más de 1.000 km en los Pi­ri­neos por ca­rre­te­ras bas­tan­te irre­gu­la­res y al­gu­nas pis­tas de tie­rra sin des­cen­trar­se ni un mi­lí­me­tro- su­po­nen una apues­ta se­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.