LA GRAN PRUE­BA

Can­non­da­le Sys­te­mSix, una bi­ci­cle­ta es­pe­ra­dí­si­ma y pen­sa­da pa­ra ro­dar a blo­que.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Joa­quín Cal­de­rón Fo­tos Ra­fa Gó­mez

Del amor al odio só­lo hay un pa­so, la mis­ma dis­tan­cia que hay en­tre re­ne­gar de los fre­nos de disco y las bi­cis ae­ro­di­ná­mi­cas y que­dar­se bo­quia­bier­to al con­tem­plar una bici así en di­rec­to. Es lo que les ha ocurrido a va­rios ci­clis­tas con los que coin­ci­di­mos du­ran­te la prue­ba de es­ta Sys­te­mSix, la bici con la que Can­non­da­le des­em­bar­ca en el seg­men­to de las bi­cis ae­ro de ru­ta. Lo ha­ce, co­mo era de es­pe­rar, a lo gran­de, con un mo­de­lo só­lo dis­po­ni­ble pa­ra fre­nos de disco que tie­ne más ar­gu­men­tos que una es­té­ti­ca es­pec­ta­cu­lar.

RIT­MO DE CRU­CE­RO

En la pre­sen­ta­ción in­ter­na­cio­nal de Gi­ro­na, a me­dia­dos de ju­nio, los res­pon­sa­bles del seg­men­to de ca­rre­te­ra de Can­non­da­le in­ci­die­ron en mul­ti­tud de da­tos so­bre el aho­rro de va­tios que su­po­ne el nue­vo mo­de­lo res­pec­to a nues­tra ido­la­tra­da Su­pe­rSix. En re­su­men, que es mu­cho más rá­pi­da en cual­quier con­di­ción -has­ta 50 W ro­dan­do a 48 km/h y un 10% res­pec­to a otro ci­clis­ta con una bici li­ge­ra a 30 km/h, se­gún sus me­di­cio­nes-, ex­cep­to cuan­do la pen­dien­te se si­túa por en­ci­ma del 6%. Tras va­rias sa­li­das que nos con­ven­cie­ron de que la bici es rá­pi­da, so­bre to­do por la ca­li­dad de las rue­das KNé T64 y la po­si­ción que obli­ga a adop­tar, qui­si­mos re­for­zar nues­tras sen­sa­cio­nes con da­tos. Pa­ra ello di­se­ña­mos un re­co­rri­do de ca­si 19 km, ma­yo­ri­ta­ria­men­te llano, pe­ro con una subida de unos 4,5 km al 3% y 175 me­tros de des­ni­vel acu­mu­la­do. Lo com­ple­ta­mos a re­le­vos jun­to a otros dos ci­clis­tas en po­co más de 26 mi­nu­tos, a una ve­lo­ci­dad me­dia de más de 42,5 km/h. El re­sul­ta­do, com­pa­ran­do los tres po­ten­ció­me­tros, fue una di­fe­ren­cia de unos 30 va­tios res­pec­to a un com­pa­ñe­ro con una bici ac­tual que po­de­mos ca­ta­lo­gar co­mo ª ae­ro li­ge­ra" y de unos 50 res­pec­to al otro, con un mo­de­lo más an­ti­guo sin ele­men­tos ae­ro­di­ná­mi­cos. In­clu­so con­ce­dien­do que ellos hi­cie­ran más es­fuer­zo en los re­le­vos, y te­nien­do en cuen­ta que no fue una prue­ba con un pro­to­co­lo es­tric­to, las di­fe­ren­cias son no­ta­bles co­mo pa­ra no con­si­de­rar­las. En subidas, si la pen­dien­te es cons­tan­te y ron­da el 4-5% se desen­vuel­ve con su­fi­cien­cia, pe­ro en­cuen­tra su lí­mi­te cuan­do el por­cen­ta­je cre­ce y en as­cen­sos irre­gu­la­res con ram­pas du­ras. Su­pe­rar los 35 km/h y ro­dar aco­pla­do es, sim­ple­men­te, un pla­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.