3T STRADA TEAM FOR­CE A. BLUE

Un úni­co pla­to, ae­ro­di­ná­mi­ca op­ti­mi­za­da pa­ra cu­bier­tas de 28 mm... ¡Di­fe­ren­te!

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Jo­sé V. Gisbert Fo­tos Ra­fa Gó­mez

Ge­rard Vroo­men, gu­rú de la ae­ro­di­ná­mi­ca y co­fun­da­dor de Cer­vé­lo, ya de­jó cla­ro con su 3T Ex­plo­ro -una gravel con di­se­ño ae­ro- que crear bi­ci­cle­tas con­ven­cio­na­les no va con él. Su re­ce­ta pa­ra ser más ve­lo­ces no só­lo in­clu­ye la re­duc­ción de la re­sis­ten­cia al vien­to con per­fi­les ae­ro­di­ná­mi­cos, sino tam­bién uti­li­zar cu­bier­tas más an­chas con in­fe­rior re­sis­ten­cia a la ro­da­du­ra y, de pa­so, me­jor ab­sor­ción de las irregularidades del as­fal­to res­pec­to a la me­di­da es­tán­dar. La Strada in­clu­ye am­bas so­lu­cio­nes jun­to a otra que por fin en 3T han po­di­do ha­cer reali­dad: su­pri­mir un pla­to jun­to al des­via­dor, ca­ble, fun­da y pa­lan­ca de cam­bio pa­ra aho­rrar pe­so -400 gra­mos se­gún la mar­ca-, ga­nar sim­pli­ci­dad me­cá­ni­ca y, so­bre to­do, me­jo­rar la ae­ro­di­ná­mi­ca. El di­se­ño del cua­dro y la hor­qui­lla, cons­trui­do en car­bono UD, gi­ra en torno

a la su­pe­rior an­chu­ra de las cu­bier­tas pa­ra que es­tas no pe­na­li­cen el con­jun­to con su su­pe­rior re­sis­ten­cia al vien­to de­bi­do a la ma­yor sec­ción, que­dan­do per­fec­ta­men­te in­te­gra­das en la par­te su­pe­rior de la hor­qui­lla, el tu­bo dia­go­nal y el vertical, des­cri­bien­do en es­te úl­ti­mo una cur­va que mar­ca la es­pec­ta­cu­lar es­té­ti­ca de la Strada. El uso ex­clu­si­vo de fre­nos de disco es una ayu­da a la ho­ra de crear un di­se­ño más lim­pio y ae­ro­di­ná­mi­co, pe­ro no me­nos rí­gi­do gra­cias a una hor­qui­lla asi­mé­tri­ca -con la pa­ta iz­quier­da en án­gu­lo y la de­re­cha rec­ta-, y vai­nas tra­se­ras -con la iz­quier­da re­for­za­da-, que so­por­ta­rán con efi­ca­cia las tor­sio­nes crea­das al fre­nar. Otras téc­ni­cas pa­ra me­jo­rar su ae­ro­di­ná­mi­ca con­sis­ten en re­du­cir la su­per­fi­cie fron­tal de ele­men­tos co­mo la pi­pa de di­rec­ción -con só­lo 40 mm en la zo­na cen­tral-, la ti­ja del si­llín -de 20 x

35 mm y per­fil trun­ca­do- y unos ti­ran­tes ubi­ca­dos muy ba­jos y re­du­ci­dos a la mí­ni­ma ex­pre­sión. Tam­bién pres­cin­de de las pa­lan­cas de los cie­rres de las rue­das, obli­gán­do­nos a uti­li­zar una lla­ve allen de 5 mm si que­re­mos aflo­jar sus li­ge­ros ejes pa­san­tes Syn­ta­ce X-12 pa­ra qui­tar las rue­das. La ubi­ca­ción de los bi­do­nes no es ca­sual, es­ta se ha es­tu­dia­do pa­ra ofre­cer la mí­ni­ma re­sis­ten­cia al vien­to se­gún lle­ve­mos una o dos uni­da­des; en el pri­mer ca­so de­be­mos uti­li­zar las dos roscas del tu­bo dia­go­nal más cer­ca­nas al pe­da­lier -pa­ra for­mar un blo­que con el tu­bo del si­llín- y en el se­gun­do las dos más ale­ja­das pa­ra de­jar si­tio al se­gun­do bi­dón. Un de­ta­lle que nos ha sor­pren­di­do es la au­sen­cia de una po­ten­cia de di­se­ño ae­ro con su co­rres­pon­dien­te ta­pa de di­rec­ción y es­pa­cia­do­res que si­gan sus for­mas, ele­men­tos ca­si obli­ga­to­rios en las bi­cis de cor­te ae­ro­di­ná­mi­co más ac­tua­les; en es­te ca­so se ha op­ta­do por un mon­ta­je más con­ven­cio­nal -pe­ro de ca­li­dad- con una po­ten­cia 3T ARX II y un ma­ni­llar 3T Ae­ro­no­va que de­ja las fun­das al ai­re, a cam­bio de un man­te­ni­mien­to más sen­ci­llo, una es­té­ti­ca me­nos so­fis­ti­ca­da y el aho­rro de unos gra­mos. Las rue­das, unas 3T Dis­cus con per­fil de 60 mm -tam­bién dis­po­ni­bles co­mo op­ción con una llan­ta más po­li­va­len­te de 35 mm-, son to­do un acier­to al se­guir la es­té­ti­ca y cua­li­da­des ae­ro­di­ná­mi­cas de la Strada. El gru­po es el mis­mo que uti­li­zan las bi­ci­cle­tas de ci­clo­cross -pe­ro con otro den­ta­do del pla­to-, un SRAM For­ce 1 que in­clu­ye fre­nos de disco con pin­zas Flat Mount, rol­da­nas del cam­bio y pla­to con den­ta­do X-Sync -al­ter­na un dien­te an­cho con otro es­tre­cho- pa­ra evi­tar sa­li­das de la ca­de­na y bie­las Quarq de car­bono pre­pa­ra­das pa­ra aña­dir un me­di­dor de po­ten­cia quien así lo desee.

A SUS PUES­TOS

La ex­pec­ta­ción an­tes de dar las pri­me­ras pe­da­la­das fue más al­ta de lo ha­bi­tual en otros tests, pe­ro ya du­ran­te el bre­ve re­co­rri­do ur­bano que en­la­za con una de nues­tras ru­tas ha­bi­tua­les nos sor­pren­dió có­mo des­apa­re­cían los ba­ches de la cal­za­da gra­cias a sus cu­bier­tas de 28 mm, que de­bi­do a los 20 mm de an­chu­ra in­ter­na de las llan­tas de­jan el ba­lón en na­da me­nos que 30 mm de an­cho, me­jo­ran­do tam­bién el aga­rre en cur­va y la fre­na­da. Co­no­ce­mos la teo­ría que afir­ma que más an­chu­ra equi­va­le a me­nos pér­di­das de ener­gía por de­for­ma­ción de las cu­bier­tas y más ve­lo­ci­dad a igual­dad de po­ten­cia, pe­ro pa­ra al­guien -po­déis in­cluir a es­te hu­mil­de pro­ba­dor- que co­men­zó ha­ce tres dé­ca­das dan­do pedales en una bi­ci­cle­ta de ca­rre­te­ra con cu­bier­tas de 19 y 20 mm, unos años más tar­de de 23 y, ac­tual­men­te 25, real­men­te le se­rá di­fí­cil asi­mi­lar el sal­to has­ta los 30 mm pro­pues­to por 3T. Con es­ta an­chu­ra la Strada nos dio la sen­sa­ción de cos­tar­le ace­le­rar o man­te­ner la ve­lo­ci­dad, y su ven­ta­ja ae­ro­di­ná­mi­ca no la per­ci­bi­mos ni a al­ta ve­lo­ci­dad, pe­ro los tests de 3T en el tú­nel de vien­to pro­me­ten que real­men­te con­ta­mos con ella a ve­lo­ci­da­des me­dias y al­tas. Por cu­rio­si­dad mon­ta­mos unas cu­bier­tas de 25 mm y con ellas el ca­rác­ter cam­bió ra­di­cal­men­te. Su com­por­ta­mien­to aho­ra sí se en­con­tra­ba en la lí­nea de otros mo­de­los ae­ro, pe­ro ya no dis­fru­tá­ba­mos de la co­mo­di­dad de los neu­má­ti­cos de se­rie. El tiem­po di­rá si el di­se­ño de la Strada in­di­ca­rá el ca­mino a se­guir por otras mar­cas. En cuan­to al gru­po mo­no­pla­to, pa­ra com­pen­sar la fal­ta del pe­que­ño se ha op­ta­do por com­bi­nar uno de 50 dien­tes con un ca­se­te 11-36, que cu­bri­rá las ne­ce­si­da­des de un ci­clis­ta en for­ma, pe­ro que pue­de re­sul­tar in­su­fi­cien­te pa­ra lar­gas jor­na­das de puer­tos o mar­chas gran fon­do muy exi­gen­tes. En com­pe­ti­ción, el equi­po pro­fe­sio­nal con­ti­nen­tal ir­lan­dés Aqua Blue Sport uti­li­za en sus Strada -ca­si idén­ti­cas a la de es­te test- un pla­to de 54 dien­tes en prue­bas con per­fil llano, pe­ro en las de mon­ta­ña el ca­se­te pa­sa a un 10-42 con un pla­to 50 pa­ra com­pen­sar la co­ro­na de só­lo 10 dien­tes, que ne­ce­si­ta obli­ga­to­ria­men­te un nú­cleo com­pa­ti­ble XD. No­so­tros nos acos­tum­bra­mos con ra­pi­dez a las di­fe­ren­cias de den­ta­do en­tre las co­ro­nas más gran­des, aun­que se­gu­ra­men­te ha­ya ayu­da­do el uti­li­zar sal­tos in­clu­so ma­yo­res en nues­tras bi­cis de gravel o moun­tain bi­ke. La po­si­ción del ma­ni­llar -en nues­tro ca­so 12 cm por de­ba­jo del si­llín- in­vi­ta a pe­da­lear aco­pla­do en la cur­va in­fe­rior mien­tras nos lo per­mi­ta la fle­xi­bi­li­dad de la es­pal­da, pe­ro su cu­rio­so di­se­ño con la par­te su­pe­rior pla­na y en án­gu­lo des­cen­den­te ha­cia los la­dos nos re­sul­tó muy có­mo­do pa­ra su­bir puer­tos. Tam­bién sor­pren­den sus lar­gos 104 mm de al­can­ce -que se com­pen­san con una po­ten­cia de 100 mm- y su an­chu­ra de só­lo 38 cm en el pun­to de apo­yo de las ma­nos en las ma­ne­tas, aun­que en la cur­va in­fe­rior sí en­con­tra­re­mos 42 cm. Si tu per­fil en­ca­ja con el ca­rác­ter de la 3T Strada, ten­drás el pri­vi­le­gio -a cam­bio de más de 7.000 €- de po­der dis­fru­tar de un di­se­ño ade­lan­ta­do a su tiem­po que per­mi­te, gra­cias a su es­tu­dia­da ae­ro­di­ná­mi­ca y a la an­chu­ra de sus cu­bier­tas, ro­dar más rá­pi­do du­ran­te más tiem­po y con me­nos es­fuer­zo.

GEO­ME­TRÍA. Pa­ra ex­per­tos. Las me­di­das no se ale­jan de las más co­mu­nes en mo­de­los uti­li­za­dos en com­pe­ti­ción, ex­cep­to la dis­tan­cia en­tre ejes. Sus es­ca­sos 968 mm -pa­ra una ta­lla M- mar­can el ca­rác­ter de la 3T Strada, muy ágil y no ap­to pa­ra re­cién lle­ga­dos al ci­clis­mo. Su com­por­ta­mien­to en des­cen­sos rá­pi­dos ne­ce­si­ta un buen con­trol de la bi­ci­cle­ta pa­ra evi­tar sus­tos, so­bre to­do en días ven­to­sos de­bi­do al per­fil al­to de las llan­tas.

MO­NO­PLA­TO. Si eli­mi­na­mos el pla­to pe­que­ño no ne­ce­si­ta­re­mos el des­via­dor, la pa­lan­ca de cam­bio o el ca­ble con su fun­da; aho­rran­do pe­so, sim­pli­fi­can­do el man­te­ni­mien­to y me­jo­ran­do la ae­ro­di­ná­mi­ca. De se­rie la Strada mon­ta un 50, pe­ro el aba­ni­co a ele­gir par­te des­de los 38 dien­tes has­ta los 54. GRU­PO DE CI­CLO­CROSS. Pa­ra com­pen­sar el pla­to úni­co, el ran­go del ca­se­te se am­plía pa­ra per­mi­tir­nos su­bir puer­tos man­te­nien­do una ca­den­cia óp­ti­ma. Del ha­bi­tual 11-28 se pa­sa a un 11-36, por lo que el sal­to en­tre una co­ro­na y otra es su­pe­rior a lo desea­do, so­bre to­do en las úl­ti­mas más gran­des. SI­NER­GIA. Las cu­bier­tas Con­ti­nen­tal de 28 mm, jun­to a unas rue­das 3T Dis­cus con per­fil de 60 mm y 20 mm de an­cho in­terno, for­man un con­jun­to crea­do a la me­di­da de la Strada, que ha si­do di­se­ña­da te­nien­do en cuen­ta el gran ba­lón de los neu­má­ti­cos pa­ra que es­tos no pe­na­li­cen su ae­ro­di­ná­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.