Un día inol­vi­da­ble

La for­tu­na dio de pleno en la dia­na. Ru­bén Ga­to Pé­rez, ga­na­dor del con­cur­so, nos con­fe­só que gra­cias a la mar­ca ita­lia­na Santini y a Ci­clis­mo a Fon­do se ha­bía sen­ti­do el hom­bre más afor­tu­na­do de la tie­rra dis­fru­tan­do los en­tre­si­jos de nues­tra gran­de des­de

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT - Tex­to Juan­ma Mar­tín Fo­tos Luis Án­gel Gó­mez/Photo Gomez Sport

Em­plea­do en Nord King, una em­pre­sa de con­ge­la­dos, y na­tu­ral de Ra­ma­les de la Vic­to­ria, don­de con­ti­núa re­si­dien­do a sus 40 años, Ru­bén ase­gu­ra que una vi­si­ta al Tour de Fran­cia cuan­do te­nía 7 pa­ra ver la eta­pa que fi­na­li­za­ba en Luz Ar­di­den, y que ter­mi­nó con una ex­hi­bi­ción de Pe­ri­co, le mar­có pa­ra siem­pre. ª Fue amor a pri­me­ra vis­ta. A par­tir de ahí el ci­clis­mo no ha de­ja­do de ser par­te de mi vi­da y ra­ro es el año que no me ha­go una es­ca­pa­da en ju­lio a ver al­gu­na eta­pa de Pi­ri­neos. Tam­bién lo prac­ti­co, aun­que sea por pu­ro pla­cer y a ni­vel mo­des­to, no de com­pe­ti­ción o de cicloturismo or­ga­ni­za­do. Sal­go tres días a la se­ma­na, un par de ho­ri­tas por mi cuen­ta. Ac­tual­men­te no es­toy en nin­gún club, aun­que en su día fui uno de los que for­ma­mos la PC Da­vid de la Fuen­te, pai­sano y ami­go, en sus años de Sau­nier Du­va­lº. Des­de el pri­mer ins­tan­te com­pro­ba­mos lo mu­cho que ha dis­fru­ta­do sien­do el ven­ce­dor del con­cur­so, cu­yo pre­mio le per­mi­tió vi­vir des­de den­tro la 16ã eta­pa de La Vuel­ta 2018, la siem­pre de­ci­si­va con­tra­rre­loj que se dispu­taba en su tie­rra, en­tre San­ti­lla­na del Mar y To­rre­la­ve­ga. ª Pre­ci­sa­men­te gra­cias a Da­vid -De la Fuen­te- he­mos es­ta­do dos o tres años acre­di­ta­dos en el Tour, pe­ro na­da que ver con es­to. Allí fue po­co más que te­ner pa­so has­ta el pun­to de en­cuen­tro y ya; se­gu­ri­dad má­xi­ma. Es­to ha si­do un sue­ño cum­pli­do. An­te to­do me gus­ta­ría des­ta­car al gran cul­pa­ble de que ha­ya si­do así, Stefano De­vi­cen­zi -res­pon­sa­ble de Mar­ke­ting y Re­la­cio­nes Pú­bli­cas de Santini-, un tío ge­nial, en­can­ta­dor y muy cer­cano, con el que hi­ce ex­ce­len­tes mi­gas. Se des­vi­vió con­mi­goº.

BRÄND­LE, YA­TES, GUA­JAR­DO Y REVILLA

La vi­si­ta dio pa­ra mu­cho más de lo que Ru­bén po­día sos­pe­char. ª Pri­me­ro vi­si­ta­mos el au­to­bús del equi­po Trek-Se­ga­fre­do, don­de Luis, vues­tro fo­tó­gra­fo, nos hi­zo fo­tos con los ci­clis­tas. Des­pués de re­ci­bir al­gu­nos re­ga­li­tos pu­de ver de cer­ca el cor­te de cin­ta y se­guir en el co­che con Po­povych a Matt­hias Bränd­le, que era el pri­me­ro en sa­lir. ¡Ma­dre mía, pa­sé has­ta mie­do de ver­le ba­jar a 95 km/h en el pri­mer des­cen­so fuer­te! Iba pe­ga­do al co­che y en las ro­ton­das en­tra­ba a sa­co. Des­pués di­mos un pa­seo por la zo­na de los ca­mio­nes de me­ta y es­tu­vi­mos pi­co­tean­do al­go an­tes de pa­sar por la car­pa de Santini, don­de me die­ron la equi­pa­ción del kit Eus­ka­di, que es pre­cio­sa. Me la pro­bé y me que­da co­mo un guan­teº. Pe­ro a nues­tro ami­go le que­da­ba por vi­vir una úl­ti­ma sor­pre­sa. ª Stefano me di­jo que le ha­bía he­cho mu­cha ilu­sión ver que le ha­bía to­ca­do el pre­mio a al­guien que le gus­ta­se tan­to el ci­clis­mo y me lle­vó a la par­te de atrás del po­dio. Allí pu­de ver la au­to­ca­ra­va­na don­de es­tam­pan los mai­llots, a Si­mon Ya­tes ha­cien­do ro­di­llo y co­mien­do go­mi­no­las de Ha­ri­bo pa­ra re­cu­pe­rar­se del es­fuer­zo. Y es­tu­ve ha­blan­do un ra­to con Juan Ma­ri Gua­jar­do, al que co­noz­co de otras ca­rre­ras, e in­clu­so con los po­lí­ti­cos, Revilla y Zu­loa­ga, que es­ta­ban tam­bién por allíº. Un ti­po en­can­ta­dor Ru­bén, que tam­bién nos con­tó que co­no­ció nues­tra pu­bli­ca­ción, Ci­clis­mo a Fon­do, ª gra­cias a mi tío, que era sus­crip­tor. Par­ti­cu­lar­men­te lle­vo com­prán­do­la más de vein­te años. Me gus­ta mu­cho la sec­ción en la que es­cri­ben los pro­pios ci­clis­tas, so­bre to­do Car­los Ve­ro­na. Es uno de mis fa­vo­ri­tos, lo mis­mo que Mar­kel Iri­zar e Imanol Er­vi­ti. Mis pre­fe­ren­cias son pa­ra los ci­clis­tas que siem­pre tie­nen una son­ri­sa y nun­ca una ma­la pa­la­bra. Val­ver­de tam­bién es una per­so­na en­can­ta­do­ra. Es­te­ban Cha­ves es otro que me cae fe­no­me­nal y los ita­lia­nos de la vie­ja es­cue­la, co­mo Mar­co Pi­not­ti. En ge­ne­ral los la­ti­nos sue­len ser más cer­ca­nos, mien­tras que los an­glo­sa­jo­nes se mues­tran más frío­sº.

1 Un ti­po ge­nial.Stefano De­vi­cen­zi, de Santini, fue un an­fi­trión per­fec­to. En la ima­gen le en­tre­ga su pre­cio­so kit Eus­ka­di.

2 En el co­che del TrekSe­ga­fre­do. Ru­bén tu­vo el pri­vi­le­gio de se­guir a uno de sus co­rre­do­res du­ran­te la con­tra­rre­loj.

3 Alu­ci­nó con Bränd­le.La for­ma de ro­dar del ci­clis­ta aus­tria­co, que no fue re­cord­man de la ho­ra por ca­sua­li­dad, le de­jó ma­ra­vi­lla­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.