Dien­tes blan­quí­si­mos

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT - Tex­to Fran Re­yes Fo­tos L. A. Gó­mez/Photo Gomez Sport

Hu­bo niebla en la ci­ma del Mon­te Oiz. Des­pués de sur­car Biz­kaia ba­jo un sol res­plan­de­cien­te, los ci­clis­tas se in­tro­du­je­ron en la bru­ma pa­ra com­ple­tar una de las subidas de­ci­si­vas de La Vuel­ta. En me­ta se es­pe­ra­ba co­mo pri­me­ra se­ña de los fa­vo­ri­tos el res­plan­dor del mai­llot ro­jo de Si­mon Ya­tes; o qui­zá la som­bra del ver­de de la re­gu­la­ri­dad de Ale­jan­dro Val­ver­de. En lu­gar de eso, lo que apa­re­ció fue una lí­nea blan­ca, blan­quí­si­ma: dien­tes que res­plan­de­cían, ce­ga­do­res. La bru­ma fue un ha­lo más pa­ra en­vol­ver a En­ric Mas (1995, Ar­tá), un­gi­do el año pa­sa­do por Al­ber­to Con­ta­dor co­mo ga­ran­te del fu­tu­ro. "El ci­clis­ta per­fec­to pa­ra gran­des vuel­tas". Hu­bo quien di­jo que aquel bau­ti­zo no era sino su­bir­se al ca­ba­llo ga­na­dor, ig­no­ran­do que Mas ha­bía co­rri­do dos años en la Fun­da­ción Con­ta­dor -an­tes lo hi­zo en el Cas­ti­llo de On­da de Jo­sé Ca­be­do, di­rec­tor es­ta tem­po­ra­da de Bur­gos BH- y que el ya his­tó­ri­co ci­clis­ta pin­te­ño se lo lle­vó a una con­cen­tra­ción del Tin­koff, tan se­gu­ro es­ta­ba de las ca­pa­ci­da­des de su pu­pi­lo. Hu­bo dis­tan­cia­mien­to cuan­do el ma­llor­quín es­cu­chó a Mat­xin pa­ra aban­do­nar el vi­ve­ro de los Con­ta­dor y mudarse a Quic­kS­tep. No obs­tan­te, el res­pe­to y la ad­mi­ra­ción mu­tuos per­sis­tie­ron. Que Mas ti­ra­ra de Con­ta­dor en su cuen­to de hadas del An­gli­ru no era sino la for­ma más ex­plí­ci­ta de es­ce­ni­fi­car el pa­se de tes­ti­go. Aun­que aquel día de Oiz fue­ra una sor­pre­sa que apa­re­cie­ra an­tes que na­die en­tre la niebla, a En­ric Mas se le veía ve­nir. Es un ci­clis­ta con el don de la pre­co­ci­dad, con unas con­di­cio­nes fí­si­cas pri­vi­le­gia­das y sin nin­gún com­ple­jo a la ho­ra de com­pe­tir. Gra­cias a es­to ha des­obe­de­ci­do el es­te­reo­ti­po de que los ci­clis­tas es­pa­ño­les tie­nen una ma­du­ra­ción tar­día y que­ma­do eta­pas con una ve­lo­ci­dad inusi­ta­da. Con ape­nas 21 años bri­lló en el ca­len­da­rio sub23 mun­dial; con 22 plan­tó ca­ra a un Mi­kel Lan­da en es­ta­do de gra­cia en Vuel­ta a Bur­gos y es­tu­vo a pun­to de le­van­tar los bra­zos en La Vuel­ta; con 23 se im­pu­so en Arra­te, icó­ni­co fi­nal en al­to de la It­zu­lia. Tam­bién fue cuar­to y me­jor jo­ven en la Vuel­ta a Sui­za. Y co­mo guin­da, la vic­to­ria en La Ga­lli­na y el po­dio en Ma­drid.

PRU­DEN­CIA Y EU­FO­RIA

Era cu­rio­so com­pa­rar las de­cla­ra­cio­nes de En­ric Mas en la sa­li­da y la lle­ga­da de ca­da eta­pa. An­tes de la con­tien­da se mos­tra­ba pru­den­te: "los pies en el sue­lo", "ven­go a por el top10", "es­toy ex­pe­ri­men­tan­do a ver si soy ca­paz de co­rrer tres se­ma­nas a buen ni­vel o re­vien­to". A pos­te­rio­ri, en es­pe­cial cuan­do ve­nía de brillar cues­ta arri­ba, se tor­na­ba eu­fó­ri­co: "sa­bía que po­día es­tar aquí", "el po­dio es­tá a mi al­can­ce", "voy a in­ten­tar ga­nar". El cre­ci­mien­to del ba­lear a lo lar­go de es­ta Vuel­ta fue ver­ti­gi­no­so. Lo ame­na­zó una en­fer­me­dad con­traí­da en el pri­mer fin de se­ma­na, una fie­bre que le res­tó un mi­nu­to en La Co­va­ti­lla y le obli­gó a un siem­pre le­si­vo tra­ta­mien­to con an­ti­bió­ti­cos. "Me­nos mal que la eta­pa des­pués del pri­mer día de des­can­so era más bien lla­na. Si hu­bie­ra si­do de mon­ta­ña, no ha­bría ni ter­mi­na­do", re­co­no­ció a pos­te­rio­ri. Su­pe­ra­do el tran­ce, Mas pa­só a es­ca­lar día sí día tam­bién al ni­vel de los me­jo­res, uti­li­zan­do sus fuer­zas con ese pun­to de pi­lle­ría y va­len­tía que le ca­rac­te­ri­za. Una gran con­tra­rre­loj en To­rre­la­ve­ga -6º en la eta­pa; en­tre los hom­bres de la ge­ne­ral só­lo Kruijs­wijk lo hi­zo me­jor- re­fren­dó su can­di­da­tu­ra al po­dio, al cual se en­ca­ra­mó en Oiz pa­ra ser apea­do en La Ra­bas­sa y au­par­se de­fi­ni­ti­va­men­te en la as­cen­sión a La Ga­lli­na en es­tre­cha co­la­bo­ra­ción con Mi­guel Án­gel Ló­pez. "Es el día que más me he sor­pren­di­do a mí mis­mo -con­tó-. Ha si­do una pa­sa­da con­se­guir la vic­to­ria en An­do­rra, mi se­gun­da ca­sa, de­lan­te de mi fa­mi­lia". "¡Atrás! ¡Un me­tro atrás!". Gri­ta­ba na­da más cru­zar la me­ta, ape­nas li­be­ra­das las za­pa­ti­llas de las ca­las, pa­ra pe­dir dis­tan­cia a los pe­rio­dis­tas que se arre­mo­li­na­ban blan­dien­do ha­cia él sus mi­cró­fo­nos se­dien­tos de pa­la­bras. En ape­nas un mes, En­ric ha pa­sa­do de ser una jo­ven pro­me­sa que cre­cía en la con­for­ta­ble bur­bu­ja del ex­tran­je­ro a si­tuar­se en el es­tre­lla­to del ci­clis­mo na­cio­nal y mun­dial, don­de la es­pe­ran­za se con­vier­te en pre­sión me­diá­ti­ca. "No sé qué me es­pe­ra por­que es la pri­me­ra vez que me veo en una si­tua­ción así, pe­ro es­toy con­ten­to de vi­vir­lo. Me en­can­ta la pre­sión". De ca­ra al fu­tu­ro, el Tour de Fran­cia. "Oja­lá pue­da co­no­cer­lo el año que vie­ne". Lo hará con el con­jun­to Quic­kS­tep Floors. "Es­toy muy a gus­to aquí. El ma­te­rial es el me­jor y la gen­te que me ro­dea es muy bue­na". Si el má­na­ger, el ve­te­rano Patrick Le­fe­ve­re, en­cuen­tra la via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca pa­ra una es­truc­tu­ra acu­cia­da por la fal­ta de un pa­tro­ci­na­dor prin­ci­pal de en­ti­dad, le ten­drá mu­cho tiem­po a sus ór­de­nes. "Quie­ro se­guir. Me en­can­ta­ría ha­cer to­da mi ca­rre­ra de­por­ti­va en el mis­mo equi­po".

La ci­ma de su ca­rre­ra. En An­do­rra, su se­gun­da ca­sa, ba­tió a Su­per­mán, ga­nó su pri­me­ra eta­pa en una gran­de y sen­ten­ció el po­dio. Fir­mó una crono ex­ce­len­te, mos­tran­do que iba cla­ra­men­te a más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.