Lo que pue­de lle­gar a ser

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT - Tex­to Fran Re­yes Fo­to Luis Án­gel Gó­mez/Photo Gomez Sport

¿Se acuer­dan de Ra­bo­bank? Era un equi­po na­ran­ja que re­pre­sen­tó al ci­clis­mo neer­lan­dés du­ran­te 17 tem­po­ra­das has­ta que su pa­tro­ci­na­dor, el prin­ci­pal ban­co del país, se re­ti­ró de­jan­do en las ar­cas de la es­truc­tu­ra di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra con­ti­nuar una tem­po­ra­da más, 2013. Fue un año en que la for­ma­ción com­pi­tió ba­jo el nom­bre Blan­co, una for­ma de ha­cer bo­rrón y cuen­ta nue­va mien­tras re­sol­vía có­mo en­ca­rar el fu­tu­ro. Des­pués de un bre­ve pe­río­do ba­jo el aus­pi­cio de Bel­kin, una fir­ma de com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos, se ha­lló una so­lu­ción bas­tan­te ima­gi­na­ti­va pa­ra el lar­go pla­zo: fu­sio­nar­se con un equi­po de pa­ti­na­je de ve­lo­ci­dad -de­por­te de mu­chí­si­mo ca­la­do en los Paí­ses Ba­jos- y ne­go­ciar con­jun­ta­men­te el pa­tro­ci­nio de la ca­sa de lo­te­rías neer­lan­de­sa, Lot­toNL, y una ca­de­na de su­per­mer­ca­dos, Jum­bo. A la par se lle­vó a ca­bo una re­es­truc­tu­ra­ción in­ter­na que de­jó la par­ce­la de­por­ti­va en ma­nos de Me­rijn Zee­man, ar­tí­fi­ce del po­de­ro­so Giant-Al­pe­cin que do­mi­na­ba los sprints con Mar­cel Kit­tel. Tras mu­chos años de pa­cien­cia y tra­ba­jo, es­ta pri­ma­ve­ra Jum­bo fir­mó un con­tra­to de pa­tro­ci­nio in­de­fi­ni­do: se­gui­rá mí­ni­mo has­ta 2022 y, a par­tir de en­ton­ces, de­be­rá avi­sar con dos años de an­te­la­ción an­tes de ce­sar su es­pon­so­ri­za­ción. Una es­ta­bi­li­dad a prue­ba de bom­ba, ape­nas com­pa­ra­ble en el pe­lo­tón ac­tual con las de Team Sky y Team Sun­web. Lo que pue­de lle­gar a ser el fu­tu­ro Team Jum­bo se em­pe­zó a in­tuir en el Tour de Fran­cia, con Pri­moz Ro­glic ca­si en el po­dio y Ste­ven Kruijs­wijk ron­dán­do­lo, bien apo­ya­dos por Ro­bert Ge­sink y Ant­wan Tol­hoek mien­tras Dy­lan Groe­ne­we­gen se apun­ta­ba lle­ga­das ma­si­vas. Tam­bién en es­ta Vuel­ta a Es­pa­ña, con ese treno ca­mino de la Al­fa­gua­ra con el es­ta­dou­ni­den­se Sepp Kuss y el neo­ze­lan­dés Geor­ge Ben­nett ha­cien­do tri­zas el pe­lo­tón en fa­vor del pro­pio Kruijs­wijk. Y to­da­vía que­da por lle­gar Wout van Aert, un pro­di­gio cria­do en el ci­clo­cross que pro­me­te mar­car épo­ca en las clá­si­cas y ser cla­ve pa­ra la ex­pan­sión de los su­per­mer­ca­dos Jum­bo en Bélgica. A Kruijs­wijk ape­nas le fal­tó un pun­to en es­ta Vuel­ta pa­ra su­bir al po­dio de Ma­drid. "Era un mis­te­rio có­mo reac­cio­na­ría mi cuer­po des­pués de los es­fuer­zos del Tour, pe­ro por for­tu­na me he en­con­tra­do me­jor con el pa­so de los días". Se mos­tró só­li­do a lo lar­go de las tres se­ma­nas, bri­lló en la crono y fue valiente en va­rias oca­sio­nes, con men­ción es­pe­cial pa­ra su es­ca­ra­mu­za en La Ra­bas­sa. No obs­tan­te, fa­lló en días de­ci­si­vos co­mo Oiz y ce­dió la ter­ce­ra po­si­ción -por 50’’ con Ló­pez- en La Ga­lli­na. Hu­bie­ra si­do el pri­mer po­dio de su vi­da en una ron­da de tres se­ma­nas. Sin du­da vi­si­ta­rá un ca­jón, o va­rios, en el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.