El se­ñor de las cro­nos

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT - Tex­to Juan­ma Mar­tín Fo­to Luis Án­gel Gó­mez/Photo Gomez Sport

El aus­tra­liano ve­nía a es­ta Vuel­ta a Es­pa­ña con un ob­je­ti­vo muy cla­ro: ga­nar las dos jor­na­das cro­no­me­tra­das. Por lo tan­to, no se le pue­den po­ner pe­ros a su ac­tua­ción, aun­que no gus­ta­ra de­ma­sia­do que no hi­cie­ra la más mí­ni­ma in­ten­ción de de­fen­der el li­de­ra­to en Ca­mi­ni­to del Rey. Lo cier­to es que ya lo avi­só en Má­la­ga tras pul­ve­ri­zar to­dos los re­gis­tros en esos ocho ki­ló­me­tros ini­cia­les de La Vuel­ta. "Ha­bía que dar­lo to­do en los pri­me­ros 5,5 km has­ta co­ro­nar el re­pe­cho y lue­go ro­dar has­ta me­ta to­do lo rá­pi­do que se pu­die­ra. Cuan­do vi el tiem­po tan bueno que mar­có Kwiat­kows­ki de­bo con­fe­sar que me en­tró una pe­que­ña du­da, pe­ro si te sien­tes bien pue­des exi­gir­te un po­co más en un es­fuer­zo de seis mi­nu­tos y me­dio. El ob­je­ti­vo era ga­nar la eta­pa, no pen­sa­ba de­ma­sia­do en el he­cho de que lo­grar­lo sig­ni­fi­ca­ba tam­bién ven­cer una eta­pa in­di­vi­dual en las tres gran­des. Me sien­to ge­nial lu­cien­do La Ro­ja, pe­ro sien­do ho­nes­to per­der ma­ña­na el li­de­ra­to tam­po­co se­ría im­por­tan­te. No he ve­ni­do pen­san­do en ello, sino en pre­pa­rar el Mun­dial. Mi rol se­rá ayu­dar al equi­po y tra­tar de ga­nar la otra con­tra­rre­loj". Di­cho y he­cho. El del BMC, que en 2019 de­fen­de­rá los co­lo­res de Bah­rai­nMe­ri­da, se de­sen­ten­dió del jer­sey ro­jo pa­ra cen­trar­se en de­jar pa­sar las eta­pas sin ex­ce­si­vo des­gas­te a la es­pe­ra de que lle­ga­ra el se­gun­do día mar­ca­do en la agen­da, la crono de 32 ki­ló­me­tros en­tre San­ti­lla­na de Mar y To­rre­la­ve­ga, an­tes de de­cir adiós a la ca­rre­ra. Allí, Den­nis vol­vió a ro­dar en otra di­men­sión, dos o tres pun­tos por en­ci­ma del res­to de los mor­ta­les. Fue el úni­co ca­paz de ba­jar de 38 mi­nu­tos. Su vic­to­ria no co­rrió pe­li­gro y quien más cer­ca es­tu­vo de sus 37’57’’ fue un com­pa­ñe­ro, Joey Ross­kopf, que tar­dó cin­cuen­ta se­gun­dos más. "Él ha si­do quien ver­da­de­ra­men­te lo ha bor­da­do -le ala­ba­ba Rohan-. Yo me li­mi­té a se­guir lo que ha­bía pla­nea­do con mi en­tre­na­dor. Apre­tar en la par­te cen­tral, dar­lo to­do en los re­pe­chos y lle­var un es­fuer­zo con­tro­la­do en el co­mien­zo y al fi­nal. No sa­bía qué tiem­po po­dían mar­car los que sa­lían des­pués, pe­ro con­tar con la re­fe­ren­cia de Cas­tro­vie­jo fue una gran ayu­da pa­ra sa­ber que lo es­ta­ba ha­cien­do bien. Aho­ra to­ca re­gre­sar a ca­sa y pre­pa­rar­me es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra las dos con­tra­rre­lo­jes del Mun­dial". Una Vuel­ta in­me­jo­ra­ble pa­ra él: do­ble­te con­se­gui­do y una pre­pa­ra­ción per­fec­ta de ca­ra al pró­xi­mo ob­je­ti­vo. "Sin du­da ideal, pe­se a que los pri­me­ros nue­ve días fue­ron muy du­ros, so­bre to­do por el ca­lor, que me de­jó bas­tan­te no­quea­do. A par­tir de ahí no he pa­ra­do de sen­tir­me me­jor ca­da día".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.