De­rro­che de 'grin­ta' (aga­llas)

Ciclismo a Fondo - - EDITORIAL -

Con las tem­po­ra­das ca­da vez más lar­gas e in­ten­sas, sin ape­nas res­pi­ro pa­ra los ci­clis­tas pro­fe­sio­na­les -bas­ta con fi­jar­se cuán­do han da­do por fi­na­li­za­das las su­yas Ch­ris Froo­me o Ge­raint Tho­mas sin me­diar le­sio­nes de por me­dio-, lle­gar en con­di­cio­nes de op­tar a la vic­to­ria en el Gi­ro de Lom­bar­día, el úl­ti­mo mo­nu­men­to por or­den cro­no­ló­gi­co, ya su­po­ne una hazaña. Es­te año se la dispu­taron dos que an­dan so­bra­dos de amor por nues­tro de­por­te, al­go im­pres­cin­di­ble pa­ra man­te­ner la mo­ti­va­ción diez me­ses des­pués del ini­cio de la com­pe­ti­ción. Thi­baut Pi­not y Vin­cen­zo Ni­ba­li re­pi­tie­ron el due­lo de la edi­ción pre­ce­den­te, pe­ro en es­ta oca­sión el fran­cés no per­do­nó, si­tuan­do a su país se­gun­do en el pal­ma­rés his­tó­ri­co de la prue­ba con 12 triun­fos, los mis­mos que Bél­gi­ca. Ita­lia apa­re­ce inal­can­za­ble con 69, mien­tras Es­pa­ña con­ti­núa vi­vien­do del do­ble­te de Joa­quim Ro­drí­guez. Na­da que ob­je­tar al éxi­to de Pi­not, un co­rre­dor bra­ví­si­mo, de los que ata­ca a po­co que se en­cuen­tre bien. Sin em­bar­go, quie­ro de­te­ner­me en el se­gun­do cla­si­fi­ca­do, un Ni­ba­li que des­de su reapa­ri­ción tras la caí­da del Tour de Fran­cia era una som­bra de sí mis­mo y que obró el pro­di­gio de trans­for­mar­se en un po­ten­cial cam­peón de Il Lom­bar­dia. Co­mo es­cri­bió el pro­pio lí­der del Bah­rain-Me­ri­da en su cuen­ta de Ins­ta­gram, el su­yo fue "un po­dio de co­ra­zón y ca­be­za".

Atrapado por el gru­po per­se­gui­dor, no se to­mó ni un res­pi­ro pa­ra vol­ver a arran­car an­te el asom­bro de sus ri­va­les. La pa­la­bra 'grin­ta' se que­da cor­ta pa­ra des­cri­bir­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.