Ci­clis­mo mo­derno vs. tra­di­cio­nal

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS - Pat­xi Vi­la Téc­ni­co del Bo­ra-Hans­grohe

Es in­ne­ga­ble que en los úl­ti­mos cin­co o diez años el ci­clis­mo ha evo­lu­cio­na­do a mu­chos ni­ve­les, se ha so­fis­ti­ca­do y es­pe­cia­li­za­do. Ha­ce una dé­ca­da po­cos equi­pos con­ta­ban en su plan­ti­lla con una es­truc­tu­ra com­ple­ta de en­tre­na­do­res, nu­tri­cio­nis­tas o bio­me­cá­ni­cos. Hoy es­ca­sean los equi­pos de pri­mer ni­vel -di­ría que no hay nin­guno- que no cuen­ten en su es­truc­tu­ra con di­chos de­par­ta­men­tos y es­pe­cia­lis­tas.

Co­mo par­te de un equi­po World Tour os pue­do ase­gu­rar que de­di­ca­mos mu­cho tiem­po y es­fuer­zo a la in­ves­ti­ga­ción de las ne­ce­si­da­des del ci­clis­mo ac­tual. Ana­li­za­mos lo que se re­quie­re pa­ra ga­nar una ca­rre­ra, a lo que nos en­fren­ta­mos y có­mo po­de­mos te­ner éxi­to en di­cha ta­rea.

Le he­mos pues­to nom­bre a cier­tos pro­ce­sos que, aun­que era co­no­ci­do que nos lle­va­ban a un de­ter­mi­na­do si­tio, no sa­bía­mos el por­qué o no lo en­ten­día­mos. Éra­mos cons­cien­tes de que si ha­cía­mos A su­ce­día B, pe­ro no sa­bía­mos cuál era el pro­ce­so ni có­mo po­día­mos afec­tar el mis­mo y te­ner­lo con­tro­la­do.

Os pon­dré un ejem­plo. Cuan­do lle­gué a Ita­lia, al Lam­pre, ha­bía dos con­cep­tos que se­gún ate­rri­cé me in­cul­ca­ron: 'Sal­var la gam­ba' y 'ave­re il gam­bo­ne'. Aun­que sue­ne a re­ce­ta de ma­ris­co, no lo era , sino que se tra­ta­ba de dos ma­ne­ras de des­cri­bir sen­dos pro­ce­sos o si­tua­cio­nes.

Sal­var la gam­ba se re­fe­ría a no mal­gas­tar ener­gía an­tes de lo ne­ce­sa­rio. Fun­da­men­tal­men­te, era no abu­sar de desa­rro­llo. Por ejem­plo, su­bir los re­pe­chos

sen­ta­do con ca­den­cia por en­ci­ma de lo na­tu­ral, me­ter pla­to cuan­do era im­pres­cin­di­ble, eso era sal­var la gam­ba. Por aquel en­ton­ces sig­ni­fi­ca­ba aho­rrar ener­gía, no can­sar­se an­tes de los mo­men­tos de­ci­si­vos. Hoy en día sa­be­mos que esa es­tra­te­gia con­ti­núa fun­cio­nan­do, la se­gui­mos uti­li­zan­do, pe­ro ade­más co­no­ce­mos cuá­les son los pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos que su­ce­den, po­de­mos hi­lar más fino y po­ner­le un nú­me­ro a ese 'ir ágil' y cuan­ti­fi­car­lo con la fuer­za apli­ca­da en el pe­dal y per­so­na­li­zar de­pen­dien­do de la ten­sión mus­cu­lar de ca­da co­rre­dor... pe­ro se­gui­mos sal­van­do la gam­ba.

Por otra par­te, ave­re il gam­bo­ne se re­fe­ría a ese es­ta­do de su­per­com­pen­sa­ción que vie­ne jus­to an­tes de un even­to cla­ve, cuan­do los de­pó­si­tos de glu­có­geno mus­cu­lar es­tán a re­bo­sar y to­do nues­tro or­ga­nis­mo se en­cuen­tra lis­to pa­ra esa car­ga ex­tre­ma pa­ra la que nos he­mos pre­pa­ra­do. Cu­rio­sa­men­te, en Ita­lia el que de­ter­mi­na­ba si tenías el gam­bo­ne o no era el ma­sa­jis­ta. Era la per­so­na que sa­bía cuál era tu tono mus­cu­lar ha­bi­tual, quien con sus ma­nos te es­ca­nea­ba las pier­nas y sen­tía có­mo es­ta­bas de re­cu­pe­ra­do y lleno de ener­gía. Era sim­ple­men­te en­tre­nar du­ro, des­can­sar bien an­tes de la com­pe­ti­ción y ati­bo­rrar­te de hi­dra­tos de car­bono; ese era el pro­ce­so por aquel en­ton­ces. En la ac­tua­li­dad con­ta­mos con ma­yor con­trol de la car­ga y el des­can­so, po­de­mos hi­lar más fino y evi­tar cier­tas si­tua­cio­nes des­agra­da­bles pa­ra el co­rre­dor. Una sim­ple se­sión de ac­ti­va­ción el día an­te­rior al even­to nos ha­rá evi­tar la sen­sa­ción de hin­cha­zón del ini­cio de la ca­rre­ra.

Es­ta­mos avan­zan­do en mu­chos as­pec­tos de la pre­pa­ra­ción, dis­po­ne­mos de sensores pa­ra re­co­ger in­for­ma­ción de ca­si to­do ti­po, ana­li­za­mos, cam­bia­mos e in­ten­ta­mos me­jo­rar, pe­ro mu­chas ve­ces ten­go ca­sos cer­ca­nos en los que to­ca vol­ver a em­pe­zar la ca­sa por los ci­mien­tos. He vis­to bas­tan­tes si­tua­cio­nes en las que el atle­ta se ha des­via­do de su iden­ti­dad y de su ca­mino, co­rre­do­res com­ple­ta­men­te per­di­dos. Es ahí don­de la his­to­ria y ese ci­clis­mo más tra­di­cio­nal re­sul­tan fun­da­men­ta­les, vol­ver al A, B, C, a la esen­cia del de­por­te. Bien­ve­ni­das sean las fa­mo­sas mar­gi­nal gains, pe­ro esas, co­mo su pro­pio nom­bre in­di­ca, son mar­gi­na­les. No nos ol­vi­de­mos de las fun­da­men­tal gains, que su­po­nen la esen­cia del ci­clis­mo. No nos des­vie­mos de­ma­sia­do de nues­tro ca­mino y ten­ga­mos pre­sen­tes a aque­llos que an­tes que no­so­tros se en­fren­ta­ron a los mis­mos pro­ble­mas... y los so­lu­cio­na­ron. Sea­mos cau­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.