El gran mo­men­to de la tem­po­ra­da

In­mer­sos en la re­sa­ca de lo acon­te­ci­do en los Mun­dia­les de Inns­bruck, ya po­de­mos co­men­zar con la va­lo­ra­ción fi­nal de la que se ha con­ver­ti­do en la ci­ta ciclista del año. La apo­teo­sis de Ale­jan­dro Val­ver­de com­ple­tó una se­ma­na de emo­cio­nes a flor de piel.

Ciclismo a Fondo - - OPINIÓN - Tex­to @jo­se­ba­be­lo­ki Fo­to Luis Án­gel Gó­mez/Photo Gomez Sport

El Can­yon-SRAM abrió el me­da­lle­ro pro­cla­mán­do­se ven­ce­dor de la CRE. Pri­me­ra prue­ba y pri­me­ra sor­pre­sa. Las ger­ma­nas se mos­tra­ron or­de­na­das y só­li­das en to­do mo­men­to, efec­ti­vi­dad que les lle­vó al pri­mer pel­da­ño del po­dio del pro­gra­ma. No par­ti­ci­pó el Mo­vis­tar Wo­men's Team. Una se­ma­na de de­ta­lles y, so­bre to­do, de in­men­sas ex­hi­bi­cio­nes. Dos con­cre­ta­men­te. Qui­zá los de­ta­lles que nos han po­di­do de­jar tan­to las chi­cas co­mo los chi­cos ten­gan su pro­ta­go­nis­mo en un cor­to-me­dio pla­zo. Pe­ro sin nin­gún lu­gar a du­das dos han si­do los mo­men­tos, llá­men­los ex­hi­bi­ción, po­de­río o co­mo quie­ran, que mar­ca­ron es­ta se­ma­na de ci­clis­mo. Las ho­lan­de­sas, o neer­lan­de­sas co­mo di­ce An­to­nio Alix, par­tían co­mo fa­vo­ri­tas en la prue­ba rei­na fe­me­ni­na. Tra­za­do du­ri­to, sin la guin­da fi­nal que les es­pe­ra­ba a los hom­bres, pe­ro lo su­fi­cien­te­men­te com­pli­ca­do co­mo pa­ra ha­cer la ca­rre­ra du­ra y se­lec­ti­va. De ini­cio só­lo te­nía una du­da: Van der Breg­gen o Van Vleu­ten. La que se fue­se an­tes ha­cia de­lan­te con­ta­ría con mu­chos bo­le­tos, por for­ta­le­za y cues­tio­nes tác­ti­cas, de lle­var­se el oro. La pri­me­ra se ca­yó y

tu­vo que re­mon­tar, aun así lle­gó y lo in­ten­tó, sien­do ese el mo­men­to cla­ve de la prue­ba. Neu­tra­li­za­ción y con­tra­ata­que de Ho­lan­da, es ahí don­de se ga­na el oro. Es­pec­ta­cu­lar de­mos­tra­ción de An­na van der Breg­gen. Pe­da­la­da a pe­da­la­da abrió un hue­co su­fi­cien­te co­mo pa­ra te­ner­lo to­do con­tro­la­do a más de vein­te ki­ló­me­tros pa­ra la me­ta. Pla­ta en crono y oro en ru­ta, una vic­to­ria de las que ha­cen afi­ción. La se­gun­da ex­hi­bi­ción, aun­que me­jor ha­blar en plu­ral ya que fue­ron dos, nos la dio un pre­coz Eve­ne­poel, que apun­ta ma­ne­ras. Oro en crono e in­sul­tan­te do­mi­nio en ru­ta. Ni si­quie­ra ne­ce­si­ta vi­sión de ca­rre­ra; for­ta­le­za y ca­rác­ter le bas­tan pa­ra im­po­ner­se. Las com­pa­ra­cio­nes so­bre la me­sa: clá­si­cas, gran­des vuel­tas... el ca­so es que Le­fe­ve­re ya lo tie­ne trin­ca­do. Buen si­tio pa­ra un co­mien­zo PRO­me­te­dor. En cual­quier ca­so, al chi­co hay que dar­le su tiem­po. For­ta­le­za sin ofi­cio y for­ma­ción no es lo su­fi­cien­te pa­ra adap­tar­se a la má­xi­ma ca­te­go­ría. ¿Que lo tie­ne más fá­cil? Por su­pues­to, pe­ro per­der el rum­bo tam­bién es al­go a lo que te ex­po­nes. Siem­pre pon­dré el ejem­plo de Ricky Ru­bio. Le vi ga­nar una Co­pa ACB cuan­do

só­lo era un ni­ño. O Don­cic. El va­lor de la Pen­ya y de Pa­blo La­so en di­ri­gir en el día a día a dos ado­les­cen­tes que hoy ya es­tán en la NBA. Uno con­so­li­da­do y el otro de­bu­tan­do en un sal­to si­mi­lar al que se en­fren­ta­rá Eve­ne­poel en los pró­xi­mos me­ses. To­do es­tá en ma­nos de su en­torno más cer­cano.

DE LI­BRO

¿Y Val­ver­de? ¿Qué me di­cen del Ba­la? Ha­cía años que la se­lec­ción no iba a ti­ro he­cho, con un úni­co ga­llo. Po­dían ha­ber si­do dos, ya que Mín­guez de­jó abier­ta la puer­ta a Lan­da. Di­fí­cil que el de Mur­gia, tras tan­to tiem­po sin com­pe­tir, hu­bie­se te­ni­do pier­nas pa­ra es­tar con los me­jo­res. Eso sí, el re­co­rri­do era que ni pin­ta­do pa­ra Mi­kel. Tác­ti­ca­men­te fue una ca­rre­ra có­mo­da, fu­ga lar­ga que no in­cor­dia­ba y buen tra­ba­jo de las se­lec­cio­nes que te­nían bo­le­tos. Ca­da in­te­gran­te de la se­lec­ción sa­bía lo que de­bía ha­cer: ta­par, las­trar, man­te­ner­se aten­tos y que al fi­nal Ale­jan­dro es­tu­vie­se en su si­tio. Tác­ti­ca­men­te, uno de los mun­dia­les más sen­ci­llos. No ha­bía du­das de quién era el ga­llo de la se­lec­ción y la op­ción ex­clu­si­va pa­sa­ba por que Ale­jan­dro su­ma­se. Va­mos, de li­bro. Le­jos que­da el Mun­dial que se re­ga­ló a Rui Cos­ta o el cor­te de Qa­tar que se fue a 150 ki­ló­me­tros de la lle­ga­da. Es­to es co­mo el fút­bol; pue­des su­frir un pa­rén­te­sis ne­fas­to, que en el mo­men­to que ga­nas un tí­tu­lo to­do se ol­vi­da. A quien no se le ol­vi­da ga­nar es a Ale­jan­dro. Aun­que com­pa­rar re­sul­ta odio­so e in­jus­to, pa­ra mí es el ciclista es­pa­ñol más com­ple­to de to­dos los tiem­pos. Lo di­go con el má­xi­mo res­pe­to ha­cia el res­to, pe­ro só­lo te­ne­mos que re­pa­sar su tra­yec­to­ria, lo que ha con­se­gui­do y lo que ha de­ja­do de con­se­guir. Que no se nos ol­vi­de que por fa­llos, al­gu­nos tác­ti­cos o des­pis­tes, ha de­ja­do de ga­nar co­sas im­por­tan­tes. Ale­jan­dro, oro, e Ion Iza­gi­rre, de­lan­te. Ha­ce ca­tor­ce me­ses no sa­bía­mos si vol­ve­rían a po­ner­se un dor­sal. Y aho­ra mi­rad, de nue­vo pro­ta­go­nis­tas. Des­de aquí, mi en­ho­ra­bue­na a [email protected] A ca­da una de las per­so­nas que ha­béis con­tri­bui­do a es­te me­re­ci­do oro. Una ca­rre­ra de­por­ti­va tan lar­ga da pa­ra de­di­cár­se­lo a mu­cha gen­te. Aun­que co­mo vi­mos, al­guno ya se sube al ca­rro. Aquí el que no co­rre, vue­la. En­ho­ra­bue­na, Ba­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.