PA­RÍS˜TOURS

El jo­ven da­nés del Sun­web sa­lió triun­fan­te de la mon­ta­ña ru­sa en que se con­vir­tie­ron los ki­ló­me­tros fi­na­les en­tre co­tas y ca­mi­nos de vi­ñas. Ter­ps­tra y Cos­ne­froy, que per­die­ron su rue­da cer­ca de la me­ta, com­ple­ta­ron el po­dio.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO -

So­ren Kragh An­der­sen man­da en­tre la po­lé­mi­ca por el cam­bio de tra­za­do.

Tex­to Juan­ma Mar­tín Fo­tos Vin­cent Ka­lut/PN/Bet­ti­ni Photo

La vie­ja Pa­rís-Tours ha muer­to. Ten­dre­mos que ol­vi­dar­nos de aque­lla ca­rre­ra que fue lla­ma­da la Clá­si­ca de

los ve­lo­cis­tas, esa gran ci­ta oto­ñal que fa­vo­re­cía las po­si­bi­li­da­des de que un hom­bre rá­pi­do se im­pu­sie­ra al sprint pe­se a que las tres co­tas -Cro­chu, Beau So­leil y l©Epan- que pre­ce­dían el fi­nal en la lar­guí­si­ma Ave­ni­da de Gram­mont ha­yan si­do tes­ti­gos de nu­me­ro­sas aven­tu­ras y han frus­tra­do mu­chas vo­la­tas can­ta­das. To­do eso per­te­ne­ce ya al pa­sa­do, a la le­yen­da ciclista. Con el nue­vo re­co­rri­do im­plan­ta­do por ASO, que bus­ca re­lan­zar una prue­ba cu­yo ni­vel de par­ti­ci­pa­ción ha­bía caí­do en pi­ca­do, asis­ti­mos a una ca­rre­ra dis­tin­ta, que no tie­ne na­da que ver con la an­ti­gua. ¿Me­jor, peor? Las com­pa­ra­cio­nes son siem­pre odio­sas. De­jé­mos­lo en com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te y, sin du­da, es­pec­ta­cu­lar, con apa­sio­na­dos de­fen­so­res, aun­que tam­bién con nu­me­ro­sos y po­de­ro­sos de­trac­to­res.

EN­TRE CO­TAS Y CA­MI­NOS DE VI­ÑAS

Es­te nue­vo fi­nal en­tre co­tas y ca­mi­nos de vi­ñas - che­mins de vig­ne en su de­no­mi­na­ción ori­gi­nal-, con los úl­ti­mos se­sen­ta ki­ló­me­tros pla­ga­dos de es­tre­chos sen­de­ros de tie­rra -has­ta nue­ve tra­mosy ca­si to­dos ellos -sie­te en con­cre­to­pre­ce­di­dos por su co­rres­pon­dien­te co­ta, ha­ce prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que se pue­da ver una lle­ga­da ma­si­va y lo trans­for­ma en una es­pe­cie de pe­que­ño

in­fierno del nor­te don­de se ter­mi­nan im­po­nien­do aque­llos que, ade­más de ser los más fuer­tes, han te­ni­do la for­tu­na y la ha­bi­li­dad de sal­var­se de des­tro­zar sus neu­má­ti­cos con las pie­dras y la gra­va

que pre­do­mi­na en la ma­yo­ría de esos tra­mos de tie­rra. El de­but de tan re­vo­lu­cio­na­rio es­ce­na­rio co­ro­nó a uno de los jó­ve­nes de la nue­va ge­ne­ra­ción que vie­nen pi­dien­do pa­so sin mi­se­ri­cor­dia, el po­li­va­len­te da­nés So­ren Kragh An­der­sen (Team Sun­web), que cu­rio­sa­men­te ha­bía si­do se­gun­do tras Mat­teo Tren­tin en 2017 con el an­te­rior re­co­rri­do. A sus 24 años to­da­vía no ha ga­na­do mu­cho, de he­cho es su cuar­to triun­fo y el pri­me­ro en clá­si­cas, pe­ro lle­va­ba to­da la cam­pa­ña avi­san­do y dan­do muy bue­nas sen­sa­cio­nes. El jo­ven So­ren se es­tre­nó ga­nan­do una eta­pa del Tour des Fjords en 2015, cuan­do aún mi­li­ta­ba en el Tre­for-Blue Wa­ter con­ti­nen­tal. El Team Sun­web, por aquel en­ton­ces to­da­vía ba­jo la de­no­mi­na­ción Giant-Al­pe­cin, lo fi­chó en 2016, año en el que ya brin­dó des­te­llos: me­jor jo­ven en Qa­tar y cuar­to en Ster ZLM Toer. Ca­da tem­po­ra­da ha ido dan­do pa­si­tos ha­cia de­lan­te. La pa­sa­da ga­nó una eta­pa en Qa­tar, de­bu­tó en una gran­de -La Vuel­ta- y la ter­mi­nó y for­mó par­te del sex­te­to que se pro­cla­mó cam­peón del mun­do por equi­pos en Ber­gen; en la pre­sen­te su­mó otro par­cial en la Vuel­ta a Sui­za y com­ple­tó un bri­llan­te de­but en el Tour de Fran­cia, pe­ro so­bre to­do se ha ga­na­do el es­ta­tus de ro­da­dor ca­paz de echar pul­sos con lo me­jor­ci­to del pe­lo­tón, co­mo el que le ha lle­va­do a ga­nar a lo gran­de es­ta re­vo­lu­cio­na­ria Pa­rís-Tours.

LA CA­RA Y LA CRUZ

Se pue­de de­cir que la re­mo­za­da Pa­rí­sTours tie­ne dos par­tes muy di­fe­ren­tes. Los pri­me­ros 150 ki­ló­me­tros dis­cu­rren por te­rreno com­ple­ta­men­te llano y lo úni­co que ca­be des­ta­car fue la in­clu­sión de Syl­vain Cha­va­nel (Di­rect Ener­gie) -que dispu­taba su úl­ti­ma ca­rre­ra en lí­nea- en la fu­ga del día, en la que tam­bién se me­tie­ron Dries de Bondt (Ve­ran­da©s Wi­llems), Bern­hard Ei­sel (Di­men­sion Da­ta), Thi­bault Guer­na­lec (For­tu­neo-Sam­sic), Brian Van Goet­hem (Room­pot) y Emiel Ver­meu­len (Rou­baix). Más ade­lan­te lle­ga­rían tam­bién has­ta ellos Alex Dow­sett (Ka­tus­ha-Al­pe­cin), Tom De­vriendt (Wanty-Grou­pe Go­bert) y Johan Le Bon (Vi­tal Con­cept). La ca­rre­ra su­fre una trans­for­ma­ción ra­di­cal cuan­do a 60 ki­ló­me­tros de la me­ta em­pie­za el te­rri­to­rio co­man­che con la su­ce­sión de co­tas y tra­mos de tie­rra. Unos cen­te­na­res de me­tros en as­cen­so pre­ce­dien­do un gi­ro que anun­cia el ini­cio del si­guien­te tra­mo de ca­mino de vi­ña pa­sa a ser la tó­ni­ca y el pe­lo­tón no tar­da en des­cu­brir que aca­ba de aden­trar­se en un au­tén­ti­co in­fierno. Bas­tan dos tra­mos pa­ra que de­lan­te ape­nas aguan­ten cua­ren­ta co­rre­do­res, me­nos to­da­vía cuan­do Ni­ki Ter­ps­tra (Quic­kS­tep Floors) de­ci­de que el te­rreno es per­fec­to pa­ra tra­tar de des­pe­dir­se a lo gran­de de su equi­po. Ata­ca en la

co­ta que precede al ter­cer tra­mo de tie­rra y se­lec­cio­na to­da­vía más el gru­po ca­be­ce­ro. Los pin­cha­zos em­pe­za­ban a ha­cer me­lla, de­jan­do fue­ra de com­ba­te a Phi­lip­pe Gil­bert, a un mo­ti­va­do An­dré Grei­pel, que ce­rra­ba ocho pro­duc­ti­vas cam­pa­ñas con Lot­to-Sou­dal, y a su com­pa­ñe­ro Tiesj Be­noot, en­tre otros. Y la ba­ta­lla no ha­bía he­cho más que co­men­zar. Fi­na­li­zan­do ese ter­cer tra­mo, el más lar­go de los nue­ve sec­to­res, y con más de 33 ki­ló­me­tros por re­co­rrer, Kragh An­der­sen se vie­ne arri­ba y co­mien­za su de­sa­fío. Rea­li­za un pri­mer ata­que mar­chán­do­se del ca­da vez más re­du­ci­do gru­po y úni­ca­men­te Ter­ps­tra al­can­za a lle­gar a su rue­da. Am­bos po­nen tie­rra de por me­dio y con­si­guen abrir un hue­co de vein­te se­gun­dos res­pec­to a un pri­mer gru­po per­se­gui­dor in­ca­paz de ta­po­nar la bre­cha. En el mis­mo rei­na la desunión y mu­chos des­con­fían de la pre­sen­cia allí de un ti­po tan rá­pi­do co­mo Ar­naud Dé­ma­re. La suer­te em­pie­za a es­tar echa­da y Be­noît Cos­ne­froy (Ag2r La Mon­dia­le) con­tac­ta con el dúo en el sép­ti­mo de los nue­ve tra­mos, des­pués de una lar­ga y agó­ni­ca per­se­cu­ción en so­li­ta­rio.

A LA SE­GUN­DA VA LA VEN­CI­DA

El fran­cés, ex cam­peón del mun­do sub23, es quien me­nos co­la­bo­ra en la aven­tu­ra, en­tre otras co­sas por­que su je­fe de fi­las -Oli­ver Nae­sen- vie­ne ace­chán­do­les por de­trás jun­to a Sep Van­marc­ke y Ma­douas, pe­ro la dis­tan­cia no ha­ce sino acre­cen­tar­se en los tra­mos de tie­rra que res­tan y en las dos co­tas fi­na­les. A 13 km de Tours com­ple­tan los 800 me­tros del úl­ti­mo de los tra­mos y la di­fe­ren­cia en­tre los tríos que se per­si­guen ha subido has­ta los 43 se­gun­dos. Que­da por sa­ber quién de los tres de ca­be­za se lle­va­rá el pre­mio gor­do. Por su ex­pe­rien­cia, Ni­ki Ter­ps­tra pa­re­ce fa­vo­ri­to, pe­ro Kragh An­der­sen es­tá por la la­bor de amar­gar­le la fies­ta. Ten­sa en las ram­pas de Ro­che­cor­bon, la úl­ti­ma de las sie­te co­tas, y el ho­lan­dés no quie­re ha­cer él so­lo to­do el gas­to y le de­ja la tos­ta­da al ga­lo. Al­go de­be pa­sar por la men­te del da­nés que le ha­ce in­sis­tir al ver que pue­de ser el mo­men­to opor­tuno. Vuel­ve a de­ma­rrar y es­ta vez se va. Un ins­tan­te de in­de­ci­sión -y un mos­queo con­si­de­ra­ble con Cos­ne­froy- es su­fi­cien­te pa­ra que Ter­ps­tra no pue­da vol­ver a lle­gar a su rue­da. A seis ki­ló­me­tros del desen­la­ce, con la ven­ta­ja in­cre­men­ta­da ya por en­ci­ma de los vein­te se­gun­dos, la ba­ta­lla se de­can­ta más y más en fa­vor del fu­tu­ro ga­na­dor. El ta­len­to­so da­nés del Sun­web vue­la ha­cia su pri­me­ra vic­to­ria en una gran ca­rre­ra de un día. Desem­bo­ca en la mí­ti­ca Ave­ni­da de Gram­mont -es­ta vez acor­ta­da al en­trar a Tours por un re­co­rri­do di­fe­ren­te- se­gu­ro de que no van a al­can­zar­le y ce­le­bra en los cien me­tros fi­na­les un éxi­to muy es­pe­cial. ª No ter­mino de creer­me que es­to ha­ya si­do po­si­ble. Mis sen­sa­cio­nes tras el Tour no ha­bían si­do las me­jo­res, pe­ro hoy me he le­van­ta­do mo­ti­va­do a to­pe. Es­ta­ba cen­tra­do, te­nía un plan y he ido a por ello. Sé que al­gu­nos han di­cho que no les gus­ta el re­co­rri­do, que es de­ma­sia­do pe­li­gro­so, pe­ro yo lo he dis­fru­ta­do mu­chí­si­mo. Es­toy su­per­fe­liz de ha­ber ga­na­do mi pri­me­ra clá­si­caº.

1 Cor­te bueno. Ni­ki Ter­ps­tra, Kragh An­der­sen y Cos­ne­froy de­mos­tra­ron ser los más fuer­tes so­bre as­fal­to o tie­rra.

2 Trío per­se­gui­dor. Van­marc­ke, Nae­sen y Ma­douas, un ciclista que cre­ce día a día, no lo­gra­ron acer­car­se a la ca­be­za.

Ter­ps­tra su­peró en la lu­cha por la se­gun­da pla­za a Cos­ne­froy, con el que se ha­bía mos­quea­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.