GI­RO DE LOM­BAR­DÍA

Thi­baut Pi­not se al­zó con su pri­mer mo­nu­men­to, la Clá­si­ca de las ho­jas muer­tas, al res­pon­der, gran­dio­so, al ata­que de Ni­ba­li en el Mu­ro de Sor­mano y hun­dir­lo en el Ci­vi­glio. El jo­ven Teuns com­ple­tó el po­dio y Val­ver­de, 11ë, acu­só el can­san­cio.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Des­de Co­mo (Ita­lia) Ai­na­ra Her­nan­do Fo­tos Bet­ti­ni Photo

Pi­not le de­vol­vió la mo­ne­da a Ni­ba­li.

Mi­ran­do el im­po­nen­te ru­tó­me­tro de Il Lom­bar­dia, mien­tras se desa­yu­na un de­li­cio­so ca­puc­cino acom­pa­ña­do de un `brio­che al cioc­co­la­to' en una bo­ni­ta ca­fe­te­ría del Lar­go Por­ta Nuo­va de Bér­ga­mo, a es­ca­sos cien me­tros del con­trol de fir­mas, pa­san­do las pá­gi­nas pa­ra ojear el re­co­rri­do, es fá­cil mo­rir de pe­na pen­san­do en lo des­apro­ve­cha­do, por le­jano que es­tá co­lo­ca­do, que pa­re­ce el Mu­ro di Sor­mano, la jo­ya re­des­cu­bier­ta pa­ra el úl­ti­mo mo­nu­men­to de la tem­po­ra­da con sus ram­pas verticales im­po­si­bles. Lás­ti­ma, se pue­de pen­sar. 50 ki­ló­me­tros a me­ta en es­te ci­clis­mo mo­derno su­po­nen que se su­birá al tran-tran, al rit­mo de un equi­po que mar­que el pa­so de­jan­do vi­da a una fu­ga anó­ni­ma, de esas que cal­man a los po­si­bles va­lien­tes y sui­ci­das que pien­sen, lo­cos, en al­gún ti­po de ex­hi­bi­ción, ca­da vez más ca­ras de ver. Ben­di­tos esos lo­cos, sa­ca­dos pa­re­cen del ci­clis­mo an­ti­guo co­mo es­te mu­ro y sus pa­re­des al 27%. Ben­di­tos esos cha­la­dos, ci­clis­tas de an­tes, con otra piel, es­ca­sos en un de­por­te tan con­tro­la­do y abu­rri­do, pues de ellos se­rá el reino de los cie­los y las ma­yo­res de las glo­rias. Co­rre­do­res co­mo Vin­cen­zo Ni­ba­li, ham­brien­to y ra­bio­so, im­pa­cien­te el del Bah­rain-Me­ri­da por vol­ver a sen­tir­se ciclista, a ca­zar vic­to­rias, que se lan­za allí, ca­si don­de mue­re la ci­ma del Sor­mano, 1.124 me­tros al­can­za­dos en

me­nos de dos ki­ló­me­tros, a 50 km del fi­nal. Tre­pa Ni­ba­li en bus­ca de Pri­moz Ro­glic, que po­co an­tes ha mon­ta­do su ofen­si­va a lo­mos de sus chi­cos del Lot­toNL-Jum­bo, otro va­lien­te lo­co. Y a por ellos va un ter­ce­ro. Lu­ná­ti­co y ma­jes­tuo­so. Es Thi­baut Pi­not, co­rre­dor de esos ge­nia­les, ca­da vez más com­ple­to, con ese ai­re de ci­clis­mo vin­ta­ge y esa ca­ra de des­pis­te que tie­ne. ¿Dón­de va­mos?, se pre­gun­ta Ni­ba­li. Si aún que­da una cin­cuen­te­na de ca­rre­ra por de­lan­te. El Ci­vi­glio, el nue­vo Mon­te Olim­pino. To­do por es­cri­bir. Pe­ro cuan­do se gi­ra, Ni­ba­li ve el an­sia y la de­ter­mi­na­ción de Pi­not y no tie­ne du­das: ª Es el mo­vi­mien­to bue­noº , se di­ce pa­ra sí mis­mo. A él se ama­rra. Al ciclista des­pis­ta­do y sen­sa­cio­nal que es Thi­baut Pi­not. Ya na­die se­rá ca­paz de re­es­cri­bir una his­to­ria que pa­re­ce re­ser­va­da pa­ra los gran­des.

EL CAN­SAN­CIO

En la sa­li­da de Il Lom­bar­dia, las ca­ras son un poe­ma. El can­san­cio es­tá es­cri­to en ca­da ros­tro de los ci­clis­tas, que se arras­tran co­mo pue­den has­ta la sa­li­da. La tem­po­ra­da, lar­ga has­ta la ex­te­nua­ción, pesa. Ago­ta­do­ra. En­tre esos sem­blan­tes es­tá sin du­da el de Ale­jan­dro Val­ver­de, aun­que lo di­si­mu­la con su son­ri­sa eter­na y pe­ren­ne. Así to­do es más fá­cil. Y si es con un mai­llot ar­coí­ris, la bi­ci, el cas­co y las ga­fas a jue­go, el bri­llo es aún más es­pe­cial. Pe­ro ni con esas. El mur­ciano, con­su­mi­do, ya no pue­de más. Ne­ce­si­ta el des­can­so y las va­ca­cio­nes que tan­to se ha me­re­ci­do. Así se sien­ten ya ca­si to­dos. Por eso el pe­lo­tón per­mi­te una fu­ga de aven­tu­re­ros sin ex­ce­si­vo ca­ché. Ba­lle­ri­ni, Or­si­ni, To­ne­lli, Sé­né­chal, Bon­na­mo­ur, Res­tre­po, Sto­rer y Mar­ca­to. Mo­vis­tar Team y Grou­pa­ma-FDJ po­nen a sus hom­bres a ti­rar pa­ra con­tro­lar, más que el tiem­po de ven­ta­ja, la paz den­tro del pe­lo­tón. Así has­ta el Mu­ro de Sor­mano, don­de Lot­toNL-Jum­bo to­ma la ca­be­za y abre gas. Y en­ton­ces em­pie­zan las ex­plo­sio­nes. Pron­to, Val­ver­de se que­da so­lo, igual que Bar­det, quien ade­más se va al sue­lo en la ci­ma tras en­gan­char­se con un es­pec­ta­dor que ha­cía fo­tos. Tam­bién su­fre el ca­na­dien­se Woods. El exi­gen­te Mun­dial de Inns­bruck aún due­le en las pier­nas. Eso lo sa­be Ro­glic, re­cu­pe­ra­do de los ras­gu­ños de aque­lla caí­da que no lo tum­bó. De sal­tos y ac­ci­den­tes, el es­lo­veno sa­be un ra­to. Así que de un brin­co, se lar­ga en las úl­ti­mas ram­pas del Sor­mano. Ni­ba­li, ju­gue­tón, en­tra en la par­ti­da y Pi­not se une a la fies­ta. ª ¡Bin­go!, he pen­sa­doº , cuen­ta des­pués el fran­cés. ª Era la ac­ción que es­pe­ra­ba que su­ce­die­se, pa­ra mí el má­xi­moº. Y no quie­re per­dér­se­lo. Su gran día. Que­dan cin­cuen­ta ki­ló­me­tros y se con­ta­rán en­tre los más be­llos de to­da la tem­po­ra­da.

LA INTUICIÓN

En­tre el des­cen­so y la apro­xi­ma­ción al Ci­vi­glio, Egan Ber­nal se engancha a la ca­be­za de ca­rre­ra. Ya son cua­tro. ª Era un buen gru­poº , pen­só Pi­not. Y ha­cen ca­mino. Val­ver­de, ca­si eli­mi­na­do, via­ja a 40 se­gun­dos en un gru­po que se en­tien­de en­tre po­co y na­da. La vic­to­ria es­tá por de­lan­te. El es­treno del ar­coí­ris ten­drá que es­pe­rar unos me­ses. En el Ci­vi­glio, el del Mo­vis­tar Team su­fre y ter­mi­na por ex­plo­tar. No hay na­die de su equi­po que lo asis­ta. El can­san­cio. Na­die a es­tas al­tu­ras pue­de ya con las pier­nas. Cuan­do apa­re­ce por el par­king de au­to­bu­ses en Co­mo, Marc Soler se acer­ca sin ba­jar­se de la bi­ci­cle­ta di­rec­ta­men­te don­de Eu­se­bio Un­zué, que char­la tran­qui­la­men­te con Faus­to Pi­na­re­llo. Aver­gon­za­do. Ca­be­za ga­cha. ª Ya lo sien­toº , le su­su­rra el ca­ta­lán. El má­na­ger na­va­rro le pal­mea. ª Tran­qui­loº. Es en el Ci­vi­glio tam­bién don­de Pi­not em­pie­za a in­tuir que al­go no va bien en las pier­nas de Ni­ba­li. Con Ro­glic y Ber­nal fun­di­dos, es la pie­za que le fal­ta por co­brar­se. En los cua­tro ki­ló­me­tros de as­cen­sión, el fran­cés ata­ca en va­rias oca­sio­nes. To­das las ve­ces que el ita­liano lo­gra al­can­zar­lo ha­ce lo mis­mo. Se po­ne a su la­do. ª Y nor­mal­men­te -ra­zo­na Pi­not-, cuan­do uno re­cu­pe­ra se po­ne a rue­da. Así que he pen­sa­do que qui­zá se es­ta­ba vi­nien­do aba­jo. Me mi­ra­ba con­ti­nua­men­te y me pa­re­cía ex­tra­ñoº. Así que, a quin­ce ki­ló­me­tros del fi­nal, el lí­der del Grou­pa­ma-FDJ po­ne a prue­ba su sex­to sen­ti­do. Y sí, Ni­ba­li, hun­di­do, no pue­de se­guir­lo. Y Pi­not, co­mo re­van­cha de lo su­ce­di­do el año pa­sa­do en es­te mis­mo es­ce­na­rio, se mar­cha. ª He en­ten­di­do en­ton­ces que mi intuición era bue­naº. A par­tir de ahí, el pa­seo a la glo­ria pa­ra un ciclista des­co­mu­nal. Thi­baut se gus­ta ba­jan­do. El chi­co que no ha­ce mu­cho tiem­po tem­bla­ba en ca­da cues­ta aba­jo re­ga­la una úl­ti­ma ex­hi­bi­ción des­cen­dien­do el Ci­vi­glio. Pe­da­lea ca­si des­hi­dra­ta­do. Por eso apro­ve­cha la cá­ma­ra pa­ra ha­cer un ges­to que pa­re­ce un OK, voy a ga­nar, pe­ro no. ª Es­ta­ba di­cién­do­le a uno de mis ma­sa­jis­tas que ha­bía pe­di­do un bi­dón, pe­ro el que me die­ron no era de aguaº. Des­pués otro más, pro­tes­tán­do­le al he­li­cóp­te­ro que ª pla­nea­ba de­ma­sia­do ba­joº. Le es­ta­ba im­pi­dien­do a él al­zar el vue­lo.

VA­LE POR UNA VI­DA

Ya na­die va a cor­tar­le las alas. Ni si­quie­ra un ex­tra­or­di­na­rio Ni­ba­li que, ca­za­do por el gru­po per­se­gui­dor en el Olim­pino, don­de Dan Mar­tin se es­tá de­jan­do la piel en la per­se­cu­ción, re­mon­ta y vuel­ve a mar­char­se. No se con­for­ma ni con ese se­gun­do pues­to que le per­mi­te re­na­cer tras el ve­rano más di­fí­cil de su vi­da. El de la caí­da en Al­pe d'Huez, la re­ti­ra­da y la vér­te­bra ro­ta. El de la pér­di­da de su abue­lo. ª Pa­ra él te­nía pre­pa­ra­da mi de­di­ca­to­riaº. Y pa­ra Ra­che­le, su mu­jer, con la que es­te 13 de oc­tu­bre de Il Lom­bar­dia cum­plía seis años ca­sa­do. No pu­do brin­dár­se­la. El ciclista más es­pec­ta­cu­lar del pe­lo­tón ca­yó en­tre las ga­rras de otro de­vo­ra­dor, otro que ca­da vez tie­ne más ai­re de ciclista gran­dio­so, de los de an­tes. ª Es­ta vic­to­ria va­le to­da una vi­da en bi­ciº , con­ce­de Pi­not, que si le di­cen de ele­gir ga­nar una ca­rre­ra en to­da su vi­da, eli­ge es­ta. Aho­ra que la tie­ne no se con­for­ma y quie­re más. Es su le­ma y ta­tua­do so­bre la piel lo lle­va. En ita­liano: `So­lo la vit­to­ria è be­lla', tie­ne es­cri­to en su bra­zo de­re­cho. ª Me sir­ve pa­ra re­cor­dar­me que qui­zá, en el mo­men­to que ha­ces se­gun­do o ter­ce­ro, es­tás con­ten­to por­que pue­des de­cir que has co­rri­do bien y lo has da­do to­do, pe­ro a mí no me va­le. Por­que lo úni­co que que­da es la vic­to­ria. Es lo que tie­ne va­lor, lo más be­lloº. Y a él le fal­tan to­da­vía unas cuan­tas por co­lec­cio­nar.

1 Sin me­diastin­tas. Ro­glic no en­tien­de de re­ser­var­se y lan­zó la ca­rre­ra con una ofen­si­va ca­si sui­ci­da en el Mu­ro di Sor­mano.

2 De vuel­ta. Sin lle­gar a es­tar en ple­ni­tud, Egan Ber­nal se ha es­for­za­do pa­ra ser de nue­vo com­pe­ti­ti­vo y en Lom­bar­día lo de­mos­tró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.