MUN­DIA­LES JÚ­NIOR Y SUB23

Las prue­bas de las ca­te­go­rías in­fe­rio­res mas­cu­li­nas tu­vie­ron por pro­ta­go­nis­ta a es­te su­per­do­ta­do que en só­lo dos años ha pa­sa­do de fut­bo­lis­ta bri­llan­te a do­mi­na­dor mun­dial del ci­clis­mo ju­ve­nil.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Des­de Inns­bruck (Aus­tria) Fran Re­yes Fo­tos Luis Án­gel Gó­mez/Photo Gomez Sport

El bel­ga Rem­co Eve­ne­poel des­lum­bra.

ª Ten­go tra­ba­jo pa­ra los pró­xi­mos 15 año­sº , di­ce un pe­rio­dis­ta bel­ga eva­luan­do em­be­le­sa­do la ex­hi­bi­ción de Rem­co Eve­ne­poel. A sus 18, el fla­men­co se eri­gió pro­ta­go­nis­ta y re­ve­la­ción de los Cam­peo­na­tos del Mun­do de Inns­bruck. Ga­nó tan­to la lí­nea co­mo la con­tra­rre­loj ju­ve­ni­les y re­fren­dó lo que sus ac­tua­cio­nes ha­bían ex­cla­ma­do a lo lar­go de to­da la tem­po­ra­da: que es un su­ce­so ex­tra­or­di­na­rio, una fuer­za de la na­tu­ra­le­za que desa­rro­lla la po­ten­cia de un pro­fe­sio­nal an­tes in­clu­so de lle­gar a la edad sub23. ª No sa­be ir en el pe­lo­tó­nº , su­su­rra un ri­val. No lo ne­ce­si­ta: es­te año ha ga­na­do 21 ca­rre­ras UCI en so­li­ta­rio, por aplas­ta­mien­to. Ca­si diez mi­nu­tos le me­tió al se­gun­do en los Cam­peo­na­tos de Eu­ro­pa de Zlín. Sus ca­ren­cias téc­ni­cas son hi­jas de la inex­pe­rien­cia: ape­nas lle­va dos años com­pi­tien­do en bi­ci­cle­ta. Su su­pe­rio­ri­dad fí­si­ca vie­ne de su ge­né­ti­ca pri­vi­le­gia­da y de mu­cho tiem­po prac­ti­can­do de­por­te a al­to ni­vel: fue un fut­bo­lis­ta des­ta­ca­do, miem­bro de la se­lec­ción bel­ga en la ca­te­go­ría ca­de­te, e in­me­dia­ta­men­te des­pués de col­gar las bo­tas se cal­zó las za­pa­ti­llas de run­ning y com­ple­tó una me­dia ma­ra­tón de im­pro­vi­so a un rit­mo al­tí­si­mo con só­lo 16 pri­ma­ve­ras. No ne­ce­si­tó en­tre­na­mien­to es­pe­cí­fi­co: ben­di­ta mul­ti­la­te­ra­li­dad. ª Pe­ro mi de­por­te fa­vo­ri­to es el ci­clis­moº , ase­ve­ra Eve­ne­poel ya ves­ti­do con el mai­llot ar­coí­ris. El pre­ce­den­te más cer­cano de una adap­ta­ción rá­pi­da con éxi­to mun­dia­lis­ta lo mar­có un es­pa­ñol, Mi­guel Mo­rrás, que se pro­cla­mó cam­peón en Qui­to'94 só­lo 18 me­ses des­pués de cam­biar el ba­lón por la bi­ci­cle­ta. Lo hi­zo con una es­ca­pa­da de 42 ki­ló­me­tros

en so­li­ta­rio; la de Eve­ne­poel só­lo du­ró 19. Ocu­rre que la ca­rre­ra de­por­ti­va del na­va­rro en­tró en barrena por unos pro­ble­mas de ro­di­lla tras ape­nas cua­tro me­ses y una Liè­ge-Bas­tog­ne-Liè­ge co­mo pro­fe­sio­nal. A su ému­lo bel­ga le es­pe­ra ya des­de la pró­xi­ma tem­po­ra­da un ate­rri­za­je dul­ce en pro­fe­sio­na­les con Quic­kS­tep Floors, cu­yos co­lo­res ves­ti­rá re­co­men­da­do por -quién si no- Mat­xin, que le avis­tó en la Biz­kai­ko It­zu­lia 2017. En el pri­mer año co­rre­rá ª po­coº : se de­di­ca­rá so­bre to­do a en­tre­nar y vi­vir con los ma­yo­res pa­ra adies­trar su mo­tor y sus há­bi­tos. A lar­go pla­zo quie­re cen­trar­se en las gran­des vuel­tas. Re­sis­te las inevi­ta­bles com­pa­ra­cio­nes con Eddy Merckx: ª No soy el nue­vo Merckx, sino el nue­vo Eve­ne­poe­lº. El Ca­ní­bal, por su par­te, se des­cu­bre an­te su enési­mo he­re­de­ro: ª Ver­da­de­ra­men­te es un ciclista es­pe­cia­lº.

UN RI­VAL LLA­MA­DO VACEK

Tan­to la con­tra­rre­loj sub23 co­mo la ju­ve­nil se desa­rro­lla­ron so­bre el mis­mo re­co­rri­do: 27,8 ki­ló­me­tros de fal­sos lla­nos en los que pri­ma­ba la po­ten­cia. En­tre los sub23 re­no­vó ar­coí­ris el da­nés Mik­kel Bjerg, un de­cha­do de vir­tu­des fí­si­cas que se es­tá desa­rro­llan­do en Ha­gens Ber­man Axeon, el vi­ve­ro de Axel Merckx. Tie­ne una asig­na­tu­ra pen­dien­te con las prue­bas en lí­nea, don­de to­da­vía de­be apren­der a ma­ne­jar­se en el pe­lo­tón pa­ra ser útil al equi­po y no que­dar­se re­du­ci­do a un es­pe­cia­lis­ta con­tra el crono. El bron­ce fue pa­ra su com­pa­trio­ta y com­pa­ñe­ro de en­tre­na­mien­tos Mat­hias Nors­gaard. No se que­da ahí la re­la­ción: Bjerg y la her­ma­na de Nors­gaard son no­vios. Pla­ta pa­ra el bel­ga Van Moer, ro­da­dor del Lot­to-Sou­dal sub23, y cho­co­la­te pa­ra el ita­liano Af­fi­ni, cam­peón eu­ro­peo CRI sub23 y fu­tu­ro pro­fe­sio­nal con Mit­chel­ton-Scott. En la prue­ba ju­ve­nil, Eve­ne­poel mar­có exac­ta­men­te el mis­mo tiem­po que Af­fi­ni, con una me­dia de 50,165 km/h que re­sul­ta ex­tra­or­di­na­ria ha­bi­da cuen­ta de que el desa­rro­llo má­xi­mo en ca­te­go­ría ju­ve­nil es 52x14 y en la sub23 no hay

lí­mi­te. Su­peró en 1'24º a su ma­yor ri­val, el aus­tra­liano Plapp, uno que es­te año te­nía co­mo cre­den­cial un do­ble cam­peo­na­to del mun­do en la pis­ta. Sin em­bar­go, el ren­di­mien­to más asom­bro­so de Eve­ne­poel es­ta­ba por lle­gar. A 75 ki­ló­me­tros de la me­ta en la prue­ba de lí­nea hu­bo una mon­to­ne­ra que pi­lló mal co­lo­ca­do -ª no sa­be ir en el pe­lo­tó­nº - al pro­di­gio bel­ga, quien ade­más ave­rió su bi­ci­cle­ta. Fue­ron dos, ca­si tres mi­nu­tos de es­pe­ra dra­má­ti­ca mien­tras el gru­po ca­be­ce­ro con­du­ci­do por Ita­lia ha­cía ca­mino has­ta que por fin lle­gó el me­cá­ni­co pa­ra re­pa­rar el ro­to y per­mi­tir que Eve­ne­poel re­em­pren­die­ra la mar­cha. In­me­dia­ta­men­te se to­pó con un re­pe­cho de tres ki­ló­me­tros en el cual su­peró a unos cin­cuen­ta co­rre­do­res. En su ci­ma se en­con­tró con com­pa­ñe­ros co­mo Van Wil­der y Van der Be­ken que le ayu­da­ron a sal­var unas cuan­tas ba­las en su per­se­cu­ción. An­tes de co­men­zar las dos vuel­tas al cir­cui­to fi­nal, Eve­ne­poel y com­pa­ñía es­ta­ban ya en el re­du­ci­do gru­po de fa­vo­ri­tos, del cual se ha­bían es­ca­pa­do el ita­liano An­drea Pic­co­lo y el for­ni­do ale­mán Ma­rius Mayr­ho­fer, fu­tu­ro ciclista del fi­lial del Sun­web. Se cuen­tan con los de­dos de una mano los ci­clis­tas que han po­di­do ba­tir de tú a tú a Eve­ne­poel es­ta tem­po­ra­da. En la pri­me­ra subida al puer­to de Igls, gran di­fi­cul­tad del cir­cui­to, el bel­ga se en­con­tró con uno de ellos. Se tra­ta de Ka­rel Vacek, fu­tu­ro co­rre­dor de Ha­gens Ber­man Axeon que le ha­bía su­pe­ra­do en eta­pas de la Ca­rre­ra de la Paz y del Gi­ro della Lu­ni­gia­na. El che­co lo­gró aguan­tar su par en ca­da uno de los ata­ques que ases­tó, e in­clu­so co­ro­nó jun­to a él y al su­per­vi­vien­te Mayr­ho­fer. Sin em­bar­go, Vacek se aca­lam­bró en el des­cen­so y di­jo

adiós a sus op­cio­nes. Nor­mal­men­te los ca­lam­bres son se­ñal de des­hi­dra­ta­ción o ex­te­nua­ción; el che­co de­fien­de que los su­yos fue­ron pro­vo­ca­dos por un mal ges­to al adop­tar la po­si­ción ae­ro­di­ná­mi­ca. Sea co­mo fue­re, el ca­mino de Eve­ne­poel que­dó des­pe­ja­do: des­col­gó a Mayr­ho­fer en un re­pe­cho pa­ra po­der brin­dar­se una vein­te­na de ki­ló­me­tros de jú­bi­lo y ce­le­bra­ción. ª Ha he­cho una bue­na ca­rre­ra y cum­pli­do los pro­nós­ti­cos, pe­ro los dos sa­be­mos que yo soy me­jor que él en las subida­sº , se do­lía el ri­val Vacek. ª Po­dría ha­ber­le dispu­tado la me­da­lla de oroº. Si am­bos man­tie­nen su pro­gre­sión y su ob­je­ti­vo de dispu­tar ron­das de tres se­ma­nas, po­dría ser el pri­me­ro de mu­chos due­los te­le­vi­sa­dos en­tre es­ta pa­re­ja de su­per­do­ta­dos.

OBRA MAES­TRA SUI­ZA

La prue­ba en lí­nea sub23 ofre­ció un es­pec­tácu­lo mu­cho más co­ral. La ca­rre­ra só­lo se lan­zó de for­ma efec­ti­va lle­ga­do el cir­cui­to fi­nal, al cual se da­ban tres vuel­tas. En el pri­mer des­cen­so de Igls, Sui­za apro­ve­chó la for­ta­le­za de su equi­po pa­ra for­zar un cor­te de una do­ce­na de co­rre­do­res en el cual se in­clu­ye­ron cua­tro hel­vé­ti­cos: el gre­ga­rio Lu­kas Ruegg y tres com­pa­ñe­ros que par­tían con el car­tel de

fa­vo­ri­tos, Marc Hirs­chi, Pa­trick Mü­ller y Gino Mä­der. Fi­gu­ra­ban en el gru­po tres World Tour: el es­ta­dou­ni­den­se Neil­son Pow­less (Lot­toNL-Jum­bo), el ucra­niano Mark Pa­dun (Bah­rain-Me­ri­da) y el da­nés Mik­kel Ho­no­ré ( sta­giai­re con Quic­kS­tep). No fue el cor­te de­fi­ni­ti­vo, pe­ro sí el de­fi­ni­to­rio: Sui­za apro­ve­chó su su­pe­rio­ri­dad tác­ti­ca pa­ra co­lo­car a Mü­ller a rue­da de la ofen­si­va de Pa­dun y pu­so a Mä­der co­mo in­có­mo­do se­can­te pa­ra el ir­lan­dés Dun­bar, po­si­ble­men­te el ciclista más fuer­te de la prue­ba, cuan­do par­tió en ca­za del dúo. Hirs­chi, mien­tras tan­to, se de­ja­ba ca­zar por el gru­po de fa­vo­ri­tos li­de­ra­do por Bjorg Lam­brecht (Lot­toSou­dal), desata­do tras ser pi­lla­do fue­ra de jue­go por la es­ca­ra­mu­za sui­za. La ca­rre­ra se jun­tó en el úl­ti­mo pa­so por Igls y Lam­brecht, uno que al igual que Pa­dun hi­zo La Vuel­ta con un ojo en Inns­bruck, arran­có de nue­vo. El ciclista for­ma­do en Team Sun­web sa­lió có­mo­do a su rue­da, igual que el sor­pren­den­te fin­lan­dés Jaak­ko Hän­ni­nen. Fue de nue­vo en el des­cen­so que el sui­zo se mo­vió pa­ra lan­zar­se a con­tra­pié y en so­li­ta­rio has­ta me­ta, re­for­zan­do con el mai­llot ar­coí­ris su pro­yec­to de con­ver­tir­se en el gran cla­si­có­mano del fu­tu­ro, to­man­do el tes­ti­go de su ve­cino Fa­bian Can­ce­lla­ra.

3 Do­ble cam­peón. Hirs­chi re­pi­tió en el Mun­dial de lí­nea sub23 la vic­to­ria con­se­gui­da en el Eu­ro­peo. Rem­co Eve­ne­poel hi­zo lo mis­mo en ju­ve­ni­les.

2 De Ber­gen aInns­bruck. Si en No­rue­ga ga­nó con más de un mi­nu­to so­bre McNulty, aquí el da­nés Mik­kel Bjerg le en­do­só 33'' a Van Moer.

4 Pla­ta lu­cha­da. Ca­rre­rón del jú­nior ale­mán Ma­rius Mayr­ho­fer, el úl­ti­mo que re­sis­tió la bar­ba­ri­dad de rit­mo del pro­di­gio Eve­ne­poel.

5 Pri­me­ro de los mor­ta­les.El aus­tra­liano Lu­ke Plapp, un ex­ce­len­te pis­tard, se cla­si­fi­có se­gun­do en la CRI jú­nior ti­ra­ni­za­da por Rem­co.

6 Atan­do a Mark Pa­dun.El sui­zo Pa­trick Mü­ller, pro­fe­sio­nal con Vi­tal Con­cept, com­par­tió ofen­si­va con el ta­len­to­so ucra­niano.7 Bron­ce pre­coz. An­drea Pic­co­lo, ju­ve­nil de pri­mer año, fue ter­ce­ro en la con­tra­rre­loj, es­pe­cia­li­dad de la que ya es cam­peón ita­liano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.