Ma­drid (Puer­ta del Sol)-La Cer­da­ña

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS - Gon­za­lo Se­rrano Co­rre­dor del equi­po Ca­ja Ru­ra­lSe­gu­ros RGA

Ma­le­tas, re­pues­tos, bi­cis lis­tas y arran­ca­mos. Así em­pe­za­ban mis va­ca­cio­nes, un tan­to di­fe­ren­tes a las de otros años. Una aventura que co­men­zó al día si­guien­te de ate­rri­zar del Tour de Turquía. To­da­vía can­sa­dos de la úl­ti­ma com­pe­ti­ción, mi ami­go An­to­nio Al­cal­de -es­quia­dor pro­fe­sio­nal- y yo em­pren­di­mos es­te via­je de sie­te días y ca­si dos­cien­tos ki­ló­me­tros diarios con la­ca­saa­cues­tas.

La ma­yo­ría de los ci­clis­tas te­ne­mos unas se­ma­nas de des­co­ne­xión cuan­do se acer­ca el fi­nal del año, mo­men­to en el que nos per­mi­ti­mos aban­do­nar el mun­do de la bi­ci­cle­ta por un tiem­po y apro­ve­cha­mos pa­ra ha­cer co­sas que du­ran­te el año se nos an­to­jan com­pli­ca­das.

Mis va­ca­cio­nes de 2018 se han sa­li­do un po­co de lo co­mún. ¿Ter­mi­nas la tem­po­ra­da y al día si­guien­te te vas de va­ca­cio­nes con la bi­ci­cle­ta? Eso me pre­gun­ta­ba mu­cha gen­te, que no da­ba cré­di­to. Así fue, el via­je que hi­ci­mos se con­vir­tió en una ex­pe­rien­cia in­creí­ble.

Con­ti­nua­men­te nos íba­mos reunien­do con ami­gos y su­man­do

gen­te al tra­yec­to, tan­to que el úl­ti­mo día nos lle­ga­mos a jun­tar has­ta quin­ce per­so­nas. Ca­da día vi­si­tá­ba­mos una ciu­dad nue­va. La co­mi­da siem­pre era rá­pi­da y con el cu­lote pues­to, pe­ro pa­ra las ce­nas es­co­gía­mos los si­tios más em­ble­má­ti­cos de ca­da po­bla­ción en la que pa­rá­ba­mos.

Te­nía­mos una ru­ta pre­vis­ta pa­ra lle­gar a tiem­po a ca­da ciu­dad. Pe­ro siem­pre hay per­can­ces; el se­gun­do día de­bía­mos ha­cer noche en Va­len­cia y fue im­po­si­ble. Es­ta­ba os­cu­re­cien­do y nos que­da­ban trein­ta ki­ló­me­tros cuan­do pin­ché las dos rue­das. Nues­tra sal­va­ción fue un hos­tal de ca­rre­te­ra, don­de pu­di­mos alo­jar­nos esa noche. Una ex­pe­rien­cia dis­tin­ta, en la que sien­tes el ci­clis­mo de otra ma­ne­ra y no só­lo vin­cu­la­do al he­cho de en­tre­nar y tra­ba­jar so­bre ella.

Lo co­mún en­tre los de mi gre­mio es des­can­sar en­tre quin­ce y vein­te días. Tiem­po pa­ra re­car­gar las pi­las, va­lo­rar el año que aca­ba de ter­mi­nar y pla­ni­fi­car la si­guien­te tem­po­ra­da. En de­fi­ni­ti­va, el tra­ba­jo que so­le­mos ha­cer los ci­clis­tas en in­vierno se lle­va a ca­bo un po­co en la som­bra. Son me­ses en los que es­ta­mos, den­tro de lo que ca­be, des­co­nec­ta­dos. No hay com­pe­ti­cio­nes, pe­ro tra­ba­ja­mos muy du­ro pa­ra pre­pa­rar la pró­xi­ma cam­pa­ña.

Es­pe­ro que mi des­can­so ha­ya ser­vi­do co­mo fuen­te de in­for­ma­ción pa­ra trans­mi­ti­ros una nue­va vi­sión so­bre el mun­do del ci­clis­mo más allá de la com­pe­ti­ción. Me pa­re­ce ne­ce­sa­rio com­par­tir que el tra­ba­jo y el ocio pue­den ser gran­des alia­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.