Cre­cer con or­den

Dan­do con­te­ni­do y for­ma, po­si­ble­men­te la de arri­ba sea una de las de­fi­ni­cio­nes más acer­ta­das en cuan­to a lo que acon­te­ce en el pa­no­ra­ma ci­clis­ta fe­me­nino. Ha­ce ya unos años, si no me con­fun­do allá por 2011, com­par­tí con vo­[email protected] al­gu­nas lí­neas en las que

Ciclismo a Fondo - - OPINIÓN - Tex­to @jo­se­ba­be­lo­ki Fo­to Educando con el Ci­clis­mo

Por aquel en­ton­ces ya era pal­pa­ble el cre­ci­mien­to de los gran­des equi­pos. La fran­ja en­tre los ri­cos y los me­nos ri­cos se iba am­plian­do, de­jan­do en un lim­bo a aque­llos que es­ta­ban en un pun­to in­ter­me­dio, que no sa­bían si ju­gar­se el to­do por el to­do pa­ra en­trar en el se­lec­to gru­po del con­trol o qui­zá es­pe­rar a la WC -in­vi­ta­ción-. ¿Equi­pos de for­ma­ción?, ¿fi­lia­les? No era nin­gu­na ton­te­ría. Yo lo te­nía cla­ro, in­ten­tar ca­pi­ta­li­zar lo má­xi­mo en pro­gra­mas de ba­se que en un fu­tu­ro pu­die­sen nu­trir de co­rre­do­res. No de ma­ne­ra obli­ga­to­ria en sub23, ha­bla­mos que per­fec­ta­men­te se po­dría con­tar con un fi­lial en la ca­te­go­ría Con­ti Pro. Aho­ra, pa­sa­dos unos años, eso es prác­ti­ca­men­te una reali­dad y la gran ma­yo­ría de las es­cua­dras po­ten­tes del ca­len­da­rio World Tour dis­po­nen de su equi­po re­fe­ren­te de for­ma­ción. ¿Y re­cor­dáis lo que co­men­té de la sec­ción fe­me­ni­na? Idem de idem. Las chi­cas ne­ce­si­ta­ban el apo­yo di­rec­to de un con­jun­to pro­fe­sio­nal mas­cu­lino y que las or­ga­ni­za­cio­nes se su­ma­sen al ca­rro. No han pa­sa­do tan­tos años y ya he­mos lle­ga­do a ese pun­to. Ra­bo­bank, Sun­web, Ori­ca, Lot­to... y des­de es­ta tem­po­ra­da, Mo­vis­tar Team. Ge­nial, ma­ra­vi­llo­so, es­pec­ta­cu­lar, pe­ro cui­da­do.

ELLAS TOMAN LA PA­LA­BRA

Ha­ce unos días tu­ve la opor­tu­ni­dad de pa­sar un fin de se­ma­na con par­te de las in­te­gran­tes del Mo­vis­tar Team. Su di­rec­tor, Jorge Sanz, tam­bién es­ta­ba, den­tro del pro­gra­ma de Ci­clis­mo es Vi­da que se ce­le­bra en Ejea de los Ca­ba­lle­ros. De vier­nes a domingo, en Ejea só­lo se res­pi­ra­ba ci­clis­mo. Es­ta cuar­ta edi­ción tu­vo co­mo gran pro­ta­go­nis­ta al ci­clis­mo fe­me­nino. Ei­der Me­rino, Lourdes Oyar­bi­de, Shey­la Gu­tié­rrez y Ma­vi García en re­pre­sen­ta­ción del pe­lo­tón, Jorge co­mo res­pon­sa­ble del equi­po y Ai­na­ra Her­nan­do co­mo pe­rio­dis­ta for­ma­ron una me­sa re­don­da más que in­tere­san­te. Un au­di­to­rio re­ple­to has­ta la ban­de­ra es­cu­cha­ba aten­ta­men­te ca­da una de las im­pre­sio­nes que ellas nos tras­la­da­ban de mo­do sin­ce­ro y ameno. Jorge rea­li­za­ba un ba­lan­ce po­si­ti­vo de lo acon­te­ci­do. Un pri­mer año muy bueno y

mu­cho fu­tu­ro por de­lan­te. Las ca­rre­ras van co­gien­do pro­ta­go­nis­mo, cuen­tan con ma­yor re­per­cu­sión y co­mer­cial­men­te re­sul­ta mu­cho más ven­di­ble. Las su­fri­do­ras ha­bla­ban ca­da una de sus pro­pias ex­pe­rien­cias, en las que la ilu­sión y la son­ri­sa eran el de­no­mi­na­dor co­mún de la char­la. Lo­gros, caí­das, sus­tos, sa­tis­fac­cio­nes, es­pí­ri­tu de equi­po... un po­pu­rrí de sen­ti­mien­tos de­ja­dos al ai­re y que tan gus­to­sa­men­te re­co­gi­mos los allí pre­sen­tes. Se pre­ten­de un ci­clis­mo fe­me­nino pro­fe­sio­nal, es­truc­tu­ra­do. Se­gún Jorge Sanz, de ca­ra al año pró­xi­mo Mo­vis­tar Wo­men©s Team es­tá va­lo­ran­do ha­cer un 30% más de ca­len­da­rio. Un ver­da­de­ro re­to, que por una par­te con­fir­ma el cre­ci­mien­to glo­bal y por otra su­po­ne una evi­den­te opor­tu­ni­dad que se abre pa­ra las más jó­ve­nes. Pro­fe­sio­na­les, com­pe­ti­cio­nes, re­per­cu­sión... ¿y la fa­se in­ter­me­dia? Es­ta es la par­te que cen­tra mis preo­cu­pa­cio­nes. Co­mo es nor­mal, bus­ca­mos una pro­fe­sio­na­li­za­ción del sec­tor fe­me­nino. Ma­yor vi­si­bi­li­dad, más pu­bli­ci­dad y, si es fac­ti­ble, in­cre­men­tar el atrac­ti­vo del pro­duc­to. Sin mo­ney no hay pro­duc­to y quien no lo vea así no en­tien­de có­mo va nues­tro de­por­te.

Sig­ni­fi­ca­ti­vas las de­cla­ra­cio­nes de la UCI, don­de ya se ani­ma a ha­blar de, in­clu­so, un Tour pa­ra­le­lo al mas­cu­lino que se ce­le­bra­ría en 2020 du­ran­te las diez úl­ti­mas eta­pas. To­do pa­re­ce mu­cho más bo­ni­to que ha­ce unos años. Pe­ro no nos ol­vi­de­mos de la par­te in­ter­me­dia. Me re­fie­ro a to­dos esos equi­pos que lu­chan y lu­chan en las di­fe­ren­tes ca­te­go­rías por po­ner en mar­cha su pro­yec­to año tras año. Nues­tras ni­ñas ne­ce­si­tan un ca­mino llano y sin pie­dras, cre­cien­te y desa­rro­lla­do en fun­ción de las ne­ce­si­da­des. Mi opi­nión es que qui­zás es­ta­mos co­rrien­do de­ma­sia­do. De te­ner más bien po­co a dis­po­ner de mu­cho en un cor­to es­pa­cio de tiem­po, al­go que pue­de cau­sar el caos. Ha­bla­mos de Tour, de Gi­ro, de Do­nos­ti, La Vuelta... Sí, era al­go que to­dos so­ñá­ba­mos, pe­ro por fa­vor, no nos ol­vi­de­mos de las ini­cia­ti­vas que no se en­cua­dran en esa pri­me­rí­si­ma li­ga. Nues­tras ni­ñas ne­ce­si­tan de ca­rre­ras y pro­yec­tos. Si to­do lo cen­tra­mos en la cum­bre de la pi­rá­mi­de, la par­te in­ter­me­dia se mue­re, con to­do lo que eso con­lle­va. Crez­ca­mos con or­den y de ma­ne­ra li­neal. No de­je­mos que se nos cai­ga el cas­ti­llo, co­mo ya ocu­rrió ha­ce no tan­to con la com­pe­ti­ción mas­cu­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.