¿Mo­di­fi­ca el ti­po de za­pa­ti­llas la al­tu­ra del si­llín?

Ciclismo a Fondo - - BIOMECÁNICA - Por Jon Iri­be­rri

La al­tu­ra del si­llín es una de las me­di­das bá­si­cas de una bi­ci­cle­ta. Que el án­gu­lo de ata­que al pe­dal des­de el si­llín sea co­rrec­to ha­rá que la trans­mi­sión de fuer­za re­sul­te efi­cien­te y, a su vez, no le­si­va. Hay va­rios ele­men­tos que al­te­ran esa me­di­da sin to­car nin­gún tor­ni­llo pa­ra su­bir o ba­jar la ti­ja del si­llín. Uno de ellos son las ca­las, de las que en un ar­tícu­lo an­te­rior ya ex­pli­ca­mos có­mo mo­di­fi­can la dis­tan­cia, y otro son las za­pa­ti­llas, que tam­bién lo ha­cen.

Ca­da za­pa­ti­lla que en­con­tra­mos a nues­tra dis­po­si­ción en el mer­ca­do cuen­ta con un gro­sor dis­tin­to de sue­la. Nor­mal­men­te nos so­le­mos ini­ciar en es­te de­por­te con cal­za­do que lle­va el pi­so de plás­ti­co, de bas­tan­te más gro­sor que el ha­bi­tual de car­bono. Si cam­bia­mos a una za­pa­ti­lla con sue­la de car­bono, con me­nor gro­sor, ob­ten­dre­mos co­mo re­sul­ta­do que la dis­tan­cia al si­llín ha au­men­ta­do. Por tan­to, si no mo­di­fi­ca­mos la al­tu­ra lle­va­re­mos el si­llín de­ma­sia­do al­to.

GRO­SOR Y CA­LAS

Pe­ro en­tre las di­fe­ren­tes za­pa­ti­llas del mer­ca­do con sue­la de car­bono tam­bién exis­ten sus­tan­cia­les di­fe­ren­cias de gro­sor. Pa­ra su co­rrec­ción, lo apro­pia­do es su­bir o ba­jar el si­llín tan­tos mi­lí­me­tros co­mo ha­ya de di­fe­ren­cia de gro­sor en­tre la vie­ja za­pa­ti­lla con la que rea­li­za­mos el ajus­te y la nue­va. Otra con­si­de­ra­ción a te­ner muy en cuen­ta es la co­lo­ca­ción de la ca­la en la nue­va za­pa­ti­lla, que no se­rá ne­ce­sa­ria­men­te igual que en la an­te­rior. Los agu­je­ros de aprie­te no tie­nen por qué es­tar exac­ta­men­te en el mis­mo pun­to, in­clu­so sien­do de idén­ti­co nú­me­ro, así que ese ele­men­to nos obli­ga­rá tam­bién a aten­der a es­te fac­tor a la ho­ra de su­bir o ba­jar el si­llín. Me­dir esa di­fe­ren­cia de gro­sor en las za­pa­ti­llas no su­po­ne una ta­rea fá­cil pa­ra el usua­rio me­dio, ya que exi­ge una pin­za de pre­ci­sión. Po­de­mos pe­dir a un pro­fe­sio­nal que nos ha­ga una me­di­ción o, mu­cho más efi­caz, que un téc­ni­co bio­me­cá­ni­co nos pre­pa­re otro ajus­te y com­prue­be que la ex­ten­sión de la ro­di­lla con la nue­va za­pa­ti­lla se lle­va a ca­bo con el án­gu­lo apro­pia­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.