Só­lo mía

Ciclismo a Fondo - - LA GRAN PRUEBA -

La pe­ga­ti­na de los ti­ran­tes de­ja bien cla­ro a quién per­te­ne­ce es­ta edi­ción es­pe­cial de la Addict, que nos ha lle­va­do al lí­mi­te fí­si­ca­men­te du­ran­te nues­tra prue­ba. Pri­me­ro, pa­ra adap­tar­la a nues­tras me­di­das, lo que ha su­pues­to lle­var una di­fe­ren­cia en­tre si­llín y ma­ni­llar de 14 cm, una po­si­ción que a par­tir de cier­ta dis­tan­cia co­mien­za a ser in­có­mo­da de ver­dad; des­pués, por­que es una bi­ci que in­ci­ta a bus­car tu má­xi­mo es­fuer­zo en ca­da re­pe­cho. La Addict fue una de las pri­me­ras bi­cis li­ge­ras y pu­ra­men­te es­ca­la­do­ras, un seg­men­to re­du­ci­do en el que se man­tie­ne pe­lean­do por ser la me­jor y el ti­po de bi­cis cu­yos adep­tos se con­vier­ten en fa­ná­ti­cos por­que son las que sue­len trans­mi­tir más sen­sa­cio­nes. Sin em­bar­go, no es la más ade­cua­da pa­ra ci­clo­tu­ris­tas ni por la po­si­ción que exi­ge ni por su com­por­ta­mien­to, qui­zá in­clu­so ex­ce­si­va­men­te de­por­ti­vo. La di­rec­ción es ner­vio­sa, y aun­que en los mo­de­los de se­rie no es tan acen­tua­do, en la con­fi­gu­ra­ción sin se­pa­ra­do­res y con una rue­da de­lan­te­ra tan li­ge­ra lo es aún más. Eso sí, con pocas bi­cis te sen­ti­rás tan cer­ca de lle­gar a tu má­xi­mo ni­vel. Por eso es la elec­ción de Ya­tes fren­te a la Foil, más equi­li­bra­da pa­ra no­so­tros.

GEO­ME­TRÍA

Prohi­bi­da pa­ra pa­sear. Cor­tí­si­ma en­tre ejes y con una pi­pa de di­rec­ción mí­ni­ma, Scott se vio en la ne­ce­si­dad de abrir li­ge­ra­men­te el án­gu­lo de di­rec­ción pa­ra sua­vi­zar el com­por­ta­mien­to de la par­te de­lan­te­ra de la Addict en las ba­ja­das; o de lo con­tra­rio só­lo po­dría ser uti­li­za­da por pro­fe­sio­na­les. Gra­cias a ello con­se­gui­mos do­mar­la y lle­var­la por don­de que­re­mos, pe­ro exi­ge con­cen­tra­ción y ex­pe­rien­cia si que­re­mos des­cen­der con se­gu­ri­dad a al­tas ve­lo­ci­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.