WCT COS­TA BLAN­CA

Tu­dons, Ra­tes, Gua­da­lest... y mil re­pe­chos in­ter­me­dios pa­ra su­mar más de 3.000 me­tros de des­ni­vel en 150 km ya eran de por sí un re­to exi­gen­te pa­ra los par­ti­ci­pan­tes en la pri­me­ra edi­ción de la mar­cha WCT Cos­ta Blan­ca Be­ni­dorm. La llu­via nos lo pu­so aún m

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Des­de Be­ni­dorm (Ali­can­te) Joaquín Cal­de­rón Fo­tos mar­chas­ci­clis­tas.com

Joaquín Cal­de­rón acu­dió a Be­ni­dorm pa­ra el es­treno de una ci­clo­tu­ris­ta exi­gen­te.

Las pre­vi­sio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas eran ma­las, pe­ro, co­mo sue­le ocu­rrir, mu­chos al­ber­gá­ba­mos es­pe­ran­zas de que las apli­ca­cio­nes de pre­dic­ción se equi­vo­ca­sen. Eso, o que di­rec­ta­men­te so­mos ma­so­quis­tas, por­que en la lí­nea de sa­li­da de la pri­me­ra edi­ción de WCT Cos­ta Blan­ca Be­ni­dorm nos pre­sen­ta­mos ca­si 500 de los 1.000 ci­clo­tu­ris­tas ins­cri­tos, a pe­sar de que los au­gu­rios y lo tem­prano del co­mien­zo, cuan­do aún ca­si no ha­bía sa­li­do el sol, ani­ma­ban a que­dar­se en la ca­ma. Des­de Te­rra Mí­ti­ca, ba­ja­mos ha­cia la ciu­dad pa­ra re­co­rrer el pa­seo ma­rí­ti­mo de la pla­ya de Le­van­te y pos­te­rior­men­te vi­rar de nue­vo ha­cia la mon­ta­ña, don­de la sie­rra de Ai­ta­na, cu­bier­ta com­ple­ta­men­te de nu­bes, se le­van­ta­ba desafian­te an­te no­so­tros. Des­de la pro­pia pla­ya em­pie­za el pri­mer puer­to del día, el al­to de Fi­nes­trat, una as­cen­sión tí­pi­ca de la zo­na no muy du­ra, pe­ro que nos sir­vió pa­ra des­pe­re­zar­nos y co­men­zar a en­trar en ca­lor, a pe­sar de que la fina llu­via que co­men­zó a la en­tra­da de Be­ni­dorm se iba ha­cien­do

ca­da vez más per­sis­ten­te. Con no­ta­ble pre­cau­ción su­pe­ra­mos el bo­ni­to pue­blo de Fi­nes­trat, mu­cho más tran­qui­lo que otros de la zo­na más cer­ca­nos a la pla­ya, y pu­si­mos rum­bo al co­co del día, Tu­dons. El cie­lo nos dio una tre­gua, pe­ro las es­pe­ran­zas re­sul­ta­ron fal­sas al so­bre­pa­sar Se­lla, el úl­ti­mo pue­blo an­tes de la ci­ma, don­de aún que­dan tre­ce ki­ló­me­tros de subida. Fue el mo­men­to en el que mu­chos de­ci­die­ron aban­do­nar por­que, de otro mo­do, ten­drían que dar la vuelta com­ple­ta a la sie­rra. La fina llu­via se con­vir­tió en los úl­ti­mos cin­co ki­ló­me­tros en un di­lu­vio que en­du­re­ció la par­te más com­pli­ca­da del puer­to e in­clu­so ha­cía pe­li­grar la es­ta­bi­li­dad de al­gu­nos en las cur­vas de he­rra­du­ra. Sin em­bar­go, si la as­cen­sión fue com­pli­ca­da, lo peor lle­gó tras su­pe­rar el car­tel que in­di­ca los más de 1.000 me­tros a los que se si­túa el puer­to de pa­so más al­to de Ali­can­te. Frío, mu­cho frío, a pe­sar de que la ma­yo­ría de los que se ha­bían atre­vi­do a ho­llar el puer­to iban equi­pa­dos con chu­bas­que­ros o con di­fe­ren­tes pren­das de pro­tec­ción.

Pies en­char­ca­dos, ma­nos en­tu­me­ci­das, bra­zos ti­ri­tan­do¼ las es­ce­nas eran las pro­pias de jor­na­das épi­cas, has­ta que por fin al­can­za­mos el pri­mer avi­tua­lla­mien­to y una bre­ve pa­ra­da nos hi­zo en­trar en ca­lor. Si ha­bía­mos lle­ga­do has­ta aquí, lo de­más se­ría fá­cil.

RIT­MO IM­PO­SI­BLE

Be­ni­dorm es un des­tino mag­ní­fi­co pa­ra pa­sar unas va­ca­cio­nes ci­clis­tas. Fru­to de es­tas, te­ne­mos el pla­cer de co­no­cer bien las carreteras del in­te­rior de Ali­can­te y de sus tram­pas, que a ve­ces no coin­ci­de con los puer­tos. Por eso, y por­que la hi­ci­mos en sen­ti­do con­tra­rio en la Mar­cha Al­ber­to Con­ta­dor ape­nas un mes an­tes, sa­bía­mos bien que la ca­rre­te­ra en­tre Qua­tre­ton­de­ta y Fa­che­ca iba a ha­cer es­tra­gos por su en­ca­de­na­do de du­ros re­pe­chos que im­pi­den ro­dar a un rit­mo cons­tan­te. Aun­que lo agra­de­ci­mos pa­ra co­ger tem­pe­ra­tu­ra y em­pe­zar a sen­tir los de­dos de las ma­nos y los pies, en la gru­pe­ta se oían vo­ces que cues­tio­na­ban si es que los que di­se­ña­ron

es­ta ca­rre­te­ra no sa­ben de la exis­ten­cia de puentes. Su­pe­ra­do es­te tra­mo, que rom­pió los ya es­ca­sos gru­pos, la ca­rre­te­ra se tor­na­ba en agra­da­ble has­ta Cas­tell de Cas­tells y, pos­te­rior­men­te, has­ta Par­cent, don­de arran­ca­ba el se­gun­do puer­to de la jor­na­da, coll de Ra­tes, fa­mo­sí­si­mo por ser uno de los puer­tos pre­fe­ri­dos por los pro­fe­sio­na­les pa­ra sus tests. Cuan­do llue­ve es fun­da­men­tal hi­dra­tar­se y co­mer. Si no lo ha­ces, por des­pis­te, por­que no exis­te la sen­sa­ción de ham­bre, o por­que sim­ple­men­te es­ta­bas dor­mi­do a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na y se te han ol­vi­da­do tus ba­rri­tas pre­fe­ri­das, co­mo me su­ce­dió, es­tás com­pran­do mu­chas po­si­bi­li­da­des pa­ra que el se­ñor del ma­zo te ati­ce. Más si el re­co­rri­do es tan du­ro co­mo el de la mar­cha, y más aún si en el úl­ti­mo mes te has des­cui­da­do y has sub­es­ti­ma­do la du­re­za por­que son carreteras co­no­ci­das. Co­men­za­mos Ra­tes sin nin­gu­na pri­sa, pe­ro las sen­sa­cio­nes no eran las me­jo­res y pa­rar en el ar­cén pa­ra ac­tua­li­zar nues­tro Ins­ta­gram con una fo­to no fue la me­jor idea. Qui­zá por el pa­rón, o pro­ba­ble­men­te por­que, pa­ra vol­ver a la gru­pe­ta, en­ca­ré el si­guien­te tra­mo a una ve­lo­ci­dad que un mes an­tes era de cru­ce­ro, pe­ro que re­sul­tó ex­ce­si­va¼ el re­sul­ta­do fue el es­pe­ra­do: des­fa­lle­ci­mien­to que me obli­gó a lle­gar a la ci­ma sin su­pe­rar, ni si­quie­ra en el tra­mo llano a fal­ta de 2 km, los 10 km/h. Ni la fo­to de ri­gor en el car­tel, ni apu­rar el úl­ti­mo tra­go de agua que me que­da­ba, hi­cie­ron mi­la­gros; ne­ce­si­ta­ba co­mer al­go con ur­gen­cia. Sin ba­rri­tas ni ge­les, y lu­cien­do un or­gu­llo ab­sur­do pa­ra no ad­mi­tir que es­ta­ba fun­di­do cuan­do los com­pa­ñe­ros me pa­sa­ban al do­ble de la ve­lo­ci­dad y pre­gun­ta­ban si ne­ce­si­ta­ba al­go, en­ca­ré la ba­ja­da de Ra­tes muy des­pa­cio y con una no­ta­ble fal­ta de re­fle­jos. Los dos ki­ló­me­tros de as­cen­so a Tár­be­na fue­ron pa­té­ti­cos, con to­do el desa­rro­llo me­ti­do y pe­lean­do con la ca­be­za pa­ra no echar pie a tie­rra, pe­ro im­pul­sa­do por sa­ber que des­pués afron­ta­ría un lar­go des­cen­so, in­te­rrum­pi­do por un par de re­pe­chos que de nue­vo subí ca­si pa­ra­do, has­ta Ca­llo­sa d'en Sa­rria. Por fin, la sal­va­ción en for­ma de avi­tua­lla­mien­to. Eché en fal­ta al­go salado, pe­ro cer­ca de me­dia ho­ra de pa­rón, tres bo­llos gi­gan­tes y más de un li­tro de la be­bi­da de co­la más fa­mo­sa hi­cie­ron efec­to: ca­si re­su­ci­ta­do. O al me­nos, con fuer­zas pa­ra afron­tar con dig­ni­dad la úl­ti­ma as­cen­sión a Gua­da­lest, una ca­rre­te­ra pre­cio­sa que nos acer­ca a un pue­blo en­can­ta­dor por su cas­ti­llo y que me­re­ce una vi­si­ta pa­ra re­co­rrer el pan­tano por la ca­rre­te­ra que lo ro­dea. El sua­ve as­cen­so, con pen­dien­te de en­tre el 4 y 5%, se vio trun­ca­do en la sa­li­da del pue­blo pa­ra su­bir otros dos ki­ló­me­tros en la CV-70 que nos de­vol­ve­ría a Be­ni­dorm. Y me­nos mal que no lo hi­ci­mos al revés, por­que el te­mi­do Tu­rrón Du­ro hu­bie­se he­cho que, al me­nos yo, pro­ba­ble­men­te hu­bie­se te­ni­do que echar pie a tie­rra. Lo me­jor de es­te per­fil de dien­tes de sie­rra es que el fi­nal es una ba­ja­da con breves re­pe­chos que, aun­que mo­les­tan, a es­tas al­tu­ras de la prue­ba ya no asus­tan. Eso sí, se­gu­ro que el pró­xi­mo año no me ol­vi­da­ré de co­mer du­ran­te la mar­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.