LA GRAN PRUE­BA

Des­de la ba­ca del co­che del Mit­chel­ton-Scott, a nues­tra re­dac­ción. Es­ta Addict RC, una de las que Scott pre­pa­ró pa­ra Si­mon Ya­tes en la úl­ti­ma eta­pa de La Vuelta, es una de las bi­cis más es­pe­cia­les que ha pa­sa­do por aquí úl­ti­ma­men­te.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Joaquín Cal­de­rón Fo­tos Rafa Gó­mez

Scott Addict RC, de las pier­nas de Si­mon Ya­tes a la re­dac­ción de Ci­clis­mo a Fon­do.

¿Te ima­gi­nas con­du­cir la mo­to con la que Marc Már­quez do­mi­na el Mun­dial de Mo­toGP? Pues no­so­tros, los ci­clo­tu­ris­tas, sí po­de­mos ac­ce­der a la bi­ci que ga­nó la úl­ti­ma Vuelta a Es­pa­ña: la Scott Addict RC, que só­lo se di­fe­ren­cia de la que se ven­de de se­rie por las rue­das, que po­dría­mos ad­qui­rir por se­pa­ra­do. To­dos los com­po­nen­tes de se­rie y dis­po­ni­bles en el mer­ca­do.

CABALLO DE BA­TA­LLA

Si nos pa­ra­mos a pen­sar­lo, so­mos afor­tu­na­dos com­pa­ra­dos con otros deportistas afi­cio­na­dos, no só­lo por­que po­da­mos ac­ce­der a es­tas bi­cis, a cos­ta de una in­ver­sión im­por­tan­te eso sí, sino por­que po­de­mos pe­da­lear so­bre mo­de­los di­rec­ta­men­te de­ri­va­dos de ellos, co­mo la fe­no­me­nal Addict, más re­la­ja­da y su­fi­cien­te pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría, a un pre­cio mu­cho me­nor. Al­ta tec­no­lo­gía a un pre­cio que po­de­mos ca­li­fi­car de ajus­ta­do. Sin em­bar­go, so­mos in­con­for­mis­tas y siem­pre que­re­mos lo me­jor. Por eso si­guen te­nien­do sen­ti­do bi­cis co­mo es­ta Addict, un sue­ño he­cho reali­dad que te ha­ce sen­tir en la me­jor for­ma de tu vi­da cuan­do es­prin­tas con fuer­za en el pri­mer re­pe­cho que afron­tas. Lo ma­lo no es que sea cues­tión de di­ne­ro, al fin y al ca­bo hay mo­de­los gran fon­do to­pe de ga­ma al mis­mo pre­cio, sino que las bi­cis de los pro­fe­sio­na­les son tan par­ti­cu­la­res que só­lo sir­ven pa­ra un nú­me­ro re­du­ci­do de ci­clo­tu­ris­tas: son ex­ce­si­va­men­te rí­gi­das e in­có­mo­das pa­ra el usua­rio me­dio... pe­ro a cam­bio re­ga­lan sen­sa­cio­nes ra­di­ca­les. Afor­tu­na­da­men­te, por­que con­tri­bu­yen a que las mar­cas si­gan desa­rro­llán­do­las, al­gu­nos con­ti­núan guián­do­se por el co­ra­zón y asu­mien­do al­gu­nos in­con­ve­nien­tes pa­ra dis­fru­tar de las bi­cis de­por­ti­vas de al­tas pres­ta­cio­nes. Así es es­ta Addict RC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.