ADE­LAN­TO EDI­TO­RIAL

Se pu­bli­ca un li­bro de Yon Sui­na­ga -que coin­ci­de con los 25 años de la Fun­da­ción Eus­ka­di y el 20ë aniversario del Au­la Pe­da­gó­gi­ca- en el que se re­pa­sa la vi­da y obra de Miguel Ma­da­ria­ga (ca­se­río, ma­ri­ne­ro, mi­li, ta­xis­ta, ma­sa­jis­ta, fun­cio­na­rio, má­na­ger de

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO -

Li­bro so­bre la obra de Miguel Ma­da­ria­ga.

El equi­po ha si­do un tram­po­lín pa­ra dar la opor­tu­ni­dad a un mon­tón de co­rre­do­res eus­kal­du­nes que, de lo con­tra­rio, nun­ca hu­bié­ra­mos si­do ci­clis­tas pro­fe­sio­na­les. Al­gu­nos, co­mo por ejem­plo Iban Ma­yo o Hai­mar Zu­bel­dia, lo ha­brían con­se­gui­do se­gu­ro, pe­ro otros con me­nos ta­len­to no lo hu­bié­se­mos lo­gra­do. El equi­po Eus­kal­tel-Eus­ka­di ha si­do un es­tan­dar­te de lo que es el País Vas­co y los co­rre­do­res te­nía­mos la mi­sión de ser em­ba­ja­do­res de nues­tro país. Ha si­do un pro­yec­to que nos ha uni­do a to­dos los eus­kal­du­nes, por­que an­tes eras `Ma­ri­nis­ta' o `Go­ros­pis­ta', del Ath­le­tic o de la Real, de Iru­jo o de Olai­zo­la, pe­ro cuan­do es­tu­vo el Eus­kal­tel-Eus­ka­di to­dos fui­mos del mis­mo equi­po. Era un pa­ra­guas don­de ca­bía­mos to­dos y es­tá­ba­mos muy or­gu­llo­sos de ir al Tour con la iku­rri­ña y nues­tras ca­mi­se­tas. Yo, a mi ma­ne­ra, con­ti­núo lle­van­do la iku­rri­ña e in­ten­to se­guir con esa mi­sión con las mar­cas que me pa­tro­ci­nan. Re­cuer­do que un em­pre­sa­rio de aquí que ven­día má­qui­nas en el ex­tran­je­ro me so­lía de­cir que lo pri­me­ro que co­men­ta­ba cuan­do es­ta­ba fue­ra era so­bre el Eus­kal­tel-Eus­ka­di, ¡los de co­lor na­ran­ja!, y así los clien­tes lo si­tua­ban en el ma­pa. En ese as­pec­to el equi­po ha si­do un gran em­ba­ja­dor, nos da­ba pre­sen­cia en el mun­do, in­de­pen­dien­te­men­te de que te gus­ta­ra el ci­clis­mo o no. He si­do so­cio de la Fun­da­ción Eus­ka­di mu­cho an­tes de ser ci­clis­ta del equi­po de la Fun­da­ción. Lo fui du­ran­te mi es­tan­cia en el equi­po y lo si­go sien­do aho­ra que no es­toy. Y con­ti­nua­ré sién­do­lo por­que de bien na­ci­dos es ser agra­de­ci­dos. No me ol­vi­do de dón­de ven­go. Mi tra­yec­to­ria me ha lle­va­do a ha­cer una ca­rre­ra lon­ge­va, ca­mino de mi de­ci­mo­quin­ta tem­po­ra­da co­mo pro­fe­sio­nal. He si­do gre­ga­rio de gran­des co­rre­do­res con los que se han con­se­gui­do so­bre­sa­lien­tes re­sul­ta­dos: Lan­ce Arms­trong, Iban Ma­yo, Ro­ber­to Lai­se­ka, Hai­mar Zu­bel­dia, Al­ber­to Con­ta­dor, Andy Schleck, Fa­bian Can­ce­lla­ra, etc.

Y to­do eso ha si­do po­si­ble gra­cias a un se­ñor lla­ma­do Miguel Ma­da­ria­ga que un día me di­jo: ª Es­tás en­fer­mo, pe­ro si te re­cu­pe­ras te pa­sa­ré a pro­fe­sio­na­le­sº. Cuan­do co­rría en afi­cio­na­dos, du­ran­te la tem­po­ra­da 2002 me diag­nos­ti­ca­ron cán­cer de tes­tícu­los. El 1 de fe­bre­ro de 2003 ter­mi­né la qui­mio. Sa­bía que el tiem­po iba en mi con­tra y que te­nía ese año pa­ra de­mos­trar­lo. For­cé to­do lo que pu­de pa­ra po­der com­pe­tir pron­to y en ma­yo em­pe­cé a co­rrer. Re­cuer­do que el 3 de ju­nio eran las bo­das de plata de mis pa­dres y con­se­guí ga­nar el Me­mo­rial Ger­vais -Cam­peo­na­to de Gi­puz­koa CRI de afi­cio­na­dos-. Me sa­lió un buen año; aun­que só­lo ga­né esa ca­rre­ra, ter­mi­né mu­chas en­tre los diez pri­me­ros. Miguel me res­pal­dó en un mo­men­to en el que na­die hu­bie­ra da­do na­da por mí. ª Mar­kel, no me ha­ce fal­ta que ga­nes. Con que de­mues­tres que es­tás al ni­vel ne­ce­sa­rio, con­fío en tiº. Y eso no lo ol­vi­do.

LA FIR­MA

Ten­go pre­sen­te el día en que fir­mé el pri­mer con­tra­to pro­fe­sio­nal. No po­día dor­mir, me le­van­té a las tres y me­dia de la ma­ña­na y es­tu­ve to­man­do un Co­la Cao con la `ama'. Esas co­sas no las voy a ol­vi­dar. Se le acha­có, o me acha­ca­ron, que pa­sé a pro­fe­sio­na­les por su mi­se­ri­cor­dia o por apun­tar­se un tan­to, pe­ro a él no le im­por­tó. Creía que me te­nía que pa­sar y pun­to. Y Miguel fue uno de los que vino al Hos­pi­tal de Cru­ces a vi­si­tar­me. En vez de lla­mar o no sé qué, es­tu­vo una tar­de con­mi­go. Y eso no sa­le en los me­dios ni lo co­men­ta na­die, pe­ro lo lle­vo den­tro: ª ¡Toc, toc, toc!º ,

y Miguel Ma­da­ria­ga en­tró por la puer­ta y pa­só no sé cuán­to tiem­po con­mi­go. Quie­ro de­cir que no es só­lo el ges­to de pa­sar­se, sino es­tar en­ci­ma, preo­cu­par­se... Dos años más tar­de, du­ran­te el se­gun­do año pro­fe­sio­nal, re­caí. Un nue­vo tu­mor me obli­gó a ba­jar­me de la bi­ci en ple­na Vuelta a Es­pa­ña. An­tes de La Vuelta ya sa­bía que lo te­nía y que era be­nigno, pe­ro me vi obli­ga­do a re­ti­rar­me du­ran­te la eta­pa de des­can­so en Lo­gro­ño por­que es­ta­ba re­ven­ta­do y no po­día se­guir. El día an­te­rior, en An­do­rra, nos hi­cie­ron un con­trol de vam­pi­ro y mi ni­vel de he­ma­to­cri­to era muy ba­jo. ¡El tu­mor es­ta­ba cer­ca de la aor­ta y te­nía 34 de he­ma­to­cri­to! El equi­po de­ci­dió que me de­bía re­ti­rar. Y ese mis­mo día, cuan­do cual­quier otro hu­bie­ra di­cho que ha­bía que es­pe­rar có­mo aca­ba­ba to­do, Miguel Ma­da­ria­ga vino y em­pe­zó a ha­blar con­mi­go pa­ra la re­no­va­ción del año si­guien­te: ª Bueno, Mar­kel, no te preo­cu­pes. Tú cén­tra­te en la ope­ra­ción y que to­do sal­ga bien. Aho­ra a cu­rar­te. Es­tás re­no­va­do y tu con­tra­to el año que vie­ne va a ser tal, cuen­ta con elloº. Cuan­do es­tás así y una per­so­na te ayu­da, em­pa­ti­za contigo y es­tá tan pró­xi­ma, es al­go que nun­ca ol­vi­da­ré. No ha­brá mu­chos ca­sos co­mo el mío, tan cer­cano, hu­mano y, qui­zá, tan en deu­da tam­bién. Lle­gué a la ope­ra­ción con 30 de he­ma­to­cri­to, ca­si me tu­vie­ron que ha­cer una trans­fu­sión por­que no te­nía de­fen­sas. Años más tar­de sa­lí del Eus­kal­tel-Eus­ka­di por ra­zo­nes que no tu­vie­ron que ver con Miguel, pues mi re­la­ción con él era muy bue­na. Ma­da­ria­ga no lle­va­ba el te­ma de­por­ti­vo, él se en­car­ga­ba de otras co­sas, pe­ro ha­bía otra gen­te di­ri­gien­do el equi­po con la que no co­nec­té. La di­rec­ción téc­ni­ca, que es­ta­ba li­de­ra­da por Igor Gon­zá­lez de Gal­deano, te­nía una fi­lo­so­fía dis­tin­ta a la mía, por lo que de­ci­dí que era el mo­men­to de cam­biar. Y no es una crí­ti­ca por­que res­pe­to lo que hi­cie­ron. Han pa­sa­do ca­si diez años y si­go pen­san­do que me vino bien, ya que co­mo per­so­na y co­mo ci­clis­ta es­ta­ba anu­la­do y ago­ta­do. Ha­bía per­di­do has­ta mi `Bi­zi­poz'. Era una se­gun­da opor­tu­ni­dad, em­pe­zar de ce­ro y vol­ver a en­con­trar lo que bus­ca­ba.

ETER­NA­MEN­TE AGRA­DE­CI­DOS

Des­pués de de­jar el equi­po, Miguel y yo, sin es­tar en­fa­da­dos, per­di­mos la cer­ca­nía. En reali­dad nun­ca des­co­nec­ta­mos, pe­ro vol­vió a lla­mar­me pa­ra dar char­las pa­ra la Fun­da­ción. Y a raíz de eso, Miguel tam­bién nos ha acom­pa­ña­do en el equi­po. A Jo­su La­rra­za­bal, que aho­ra es el res­pon­sa­ble de­por­ti­vo del Tre­kSe­ga­fre­do, tam­bién le dio la al­ter­na­ti­va y aho­ra el víncu­lo de nues­tro equi­po con Miguel Ma­da­ria­ga es im­por­tan­te. Sue­le ve­nir a las ca­rre­ras, nos vi­si­ta o si­gue en el co­che. Ac­tual­men­te, mi re­la­ción con Miguel es muy bue­na. Siem­pre que me lla­ma pa­ra ha­cer al­go acu­do con mu­cho gus­to. Yo, y cuan­do di­go yo no ha­blo só­lo de Mar­kel Iri­zar sino tam­bién de mi fa­mi­lia, de mi mu­jer, de mis pa­dres -aun­que mi pa­dre ya no vi­va-, de mis tíos y de mis abue­los, que me han ayu­da­do y acom­pa­ña­do en tan­tas ca­rre­ras, le es­ta­re­mos eter­na­men­te agra­de­ci­dos. Y él lo sa­be.

2 Sen­ti­mien­to na­ran­ja. Pe­se a aban­do­nar el Eus­kal­tel ha­ce una dé­ca­da, Mar­kel Iri­zar con­ti­núa muy uni­do a Miguel Ma­da­ria­ga.

1 Tiem­pos de glo­ria. Ma­da­ria­ga po­sa jun­to al gran Ma­rino Le­ja­rre­ta en una ima­gen to­ma­da mu­chos años atrás.

3 Con Ber­nard Hi­nault. Eus­kal­tel-Eus­ka­di se la­bró un hue­co en el Tour de Fran­cia, al­go que pa­re­cía una qui­me­ra al prin­ci­pio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.