RI­CHARD CARAPAZ

Ha­ce fal­ta va­lor pa­ra dar un pa­so ha­cia el va­cío. De­jar un tra­ba­jo fi­jo y una fa­mi­lia en un la­do del Atlán­ti­co pa­ra pro­bar for­tu­na en el otro, tra­tan­do de abrir ca­mino pa­ra to­do un país. Pe­ro es que la suer­te só­lo son­ríe a los va­lien­tes.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Fran Reyes Fo­tos Rafa Gó­mez

Fran Reyes re­tra­ta al ta­len­to­so ecua­to­riano.

La his­to­ria del ci­clis­mo ecua­to­riano es es­cue­ta y, sal­vo ex­cep­cio­nes, es­tá cir­cuns­cri­ta al nor­te del país, que li­mi­ta con Co­lom­bia y re­ci­be las trans­mi­sio­nes de ra­dio y te­le­vi­sión de RCN, Caracol y otros me­dios del país ve­cino que glo­san las ges­tas de los es­ca­ra­ba­jos. No es ca­sua­li­dad que 23 de las 34 edi­cio­nes de la Vuelta a Ecua­dor las ha­yan ga­na­do ci­clis­tas del Car­chi, la pro­vin­cia más sep­ten­trio­nal y más afi­cio­na­da al de­por­te de la bi­ci­cle­ta. La pri­me­ra de to­das fue pa­ra Hi­pó­li­to Po­zo, pio­ne­ro jun­to a su her­mano Jaime en com­pe­tir allen­de de las fron­te­ras ecua­to­ria­nas, si bien nin­guno de los dos lle­gó a cru­zar el Atlán­ti­co. Sí lo hi­zo su yerno, Juan Carlos Ro­se­ro, el `Cón­dor', que in­clu­so com­pi­tió en el Vie­jo Con­ti­nen­te con el equi­po ita­loa­me­ri­cano Pep­si Co­laAl­ba Cu­ci­ne en 1987. Una vez re­ti­ra­do, aquel `Cón­dor' se con­sa­gró a la for­ma­ción de ci­clis­tas en su Car­chi na­tal. Ca­da año se re­co­rría to­dos los co­le­gios de la re­gión pa­ra cap­tar jó­ve­nes pa­ra su es­cue­la, cu­yos equi­pos ha­cía lla­mar Co­ra­je Car­chen­se. En una vi­si­ta al mu­ni­ci­pio de La Pla­ya cau­ti­vó a un mu­cha­cho de quin­ce años que se ins­cri­bió de in­me­dia­to, sin pe­dir per­mi­so si­quie­ra a sus pa­dres. ª Es que me gus­ta­ba mu­cho la bi­ci­cle­ta des­de pe­que­ño y ade­más en el fútbol era ma­lí­si­moº , cuen­ta Ri­chard Carapaz (1993, El Car­me­lo) pa­ra jus­ti­fi­car aquel im­pul­so in­fan­til. ª La pri­me­ra vez que fui a com­pe­tir lo­gré ga­nar la ca­rre­ra. La si­guien­te fui se­gun­do; en el Cam­peo­na­to na­cio­nal de aquel año fui cuar­to...º. Y así em­pe­zó to­do.

CO­LOM­BIA

La Pla­ya es un pue­blo pe­que­ño, de unas ochen­ta fa­mi­lias. ª Un lu­gar en el que llue­ve bas­tan­te y ha­ce mu­cho fríoº , ex­pli­ca nues­tro pro­ta­go­nis­ta. ª Es­ta­mos en un al­ti­plano de 60 ki­ló­me­tros de ra­dio y unos 3000 me­tros de al­ti­tud. La gen­te se de­di­ca por lo ge­ne­ral a la agri­cul­tu­ra de pa­pa y la ga­na­de­ría. Es una vi­da sen­ci­lla por­que, co­mo las co­mu­ni­ca­cio­nes no son bue­nas, es­ta­mos bas­tan­te ais­la­dos del res­to de Ecua­do­rº. Que­da más cer­ca Co­lom­bia. ª La fron­te­ra es­tá a unos diez ki­ló­me­tros en lí­nea rec­ta; quin­ce mi­nu­tos si vas en co­cheº , pun­tua­li­za. Cuan­do el ta­len­to de Carapaz em­pe­zó a re­bo­sar en la es­ce­na lo­cal, la sa­li­da ló­gi­ca fue la ve­ci­na y vi­bran­te Co­lom­bia. El con­jun­to Strong­man le fi­chó des­pués de ver­le ser el me­jor jo­ven de la Vuelta a Gua­te­ma­la y pro­cla­mar­se cam­peón pan­ame­ri­cano sub23. Fue con es­te equi­po que en 2015 lo­gró ad­ju­di­car­se la Vuelta al Por­ve­nir, la ron­da na­cio­nal co­lom­bia­na pa­ra ci­clis­tas me­no­res de 23 años. El pri­mer y has­ta aho­ra úni­co ex­tran­je­ro en con­se­guir­lo. ª Es la ac­tua­ción que ha mar­ca­do mi ca­rre­ra de­por­ti­vaº , ana­li­za con pers­pec­ti­va. ª Esa prue­ba la ga­nó an­tes que yo el

Su­per­man Ló­pez. Tam­bién ha­bían des­ta­ca­do en ella Ser­gio y Se­bas­tián He­nao, Fernando Ga­vi­ria, Jho­na­tan Res­tre­po... Que la ga­na­ra un ecua­to­riano lla­mó mu­chí­si­mo la aten­ció­nº. Una de las aten­cio­nes lla­ma­das fue la de Ós­car Se­vi­lla, aquel ci­clis­ta del equi­po Kel­me con eter­na ca­ra de ni­ño que en­con­tró el amor y una nue­va vi­da en Co­lom­bia tras la Ope­ra­ción Puer­to. Fue él quien le pa­só la re­fe­ren­cia de Ri­chard Carapaz a Eu­se­bio Un­zué, má­na­ger de Mo­vis­tar Team, que de­ci­dió le­van­tar el te­lé­fono pa­ra con­tac­tar con ese ci­clis­ta y ofre­cer­le una opor­tu­ni­dad en Eu­ro­pa. Deus ex ma­chi­na.

PAM­PLO­NA

ª Era un día de di­ciem­breº , re­cuer­da Carapaz. ª Yo atra­ve­sa­ba una fa­se de des­can­so. Mi hi­jo ma­yor aún es­ta­ba apren­dien­do a ca­mi­nar e íba­mos an­dan­do jun­tos des­de la ca­sa de mi sue­gra has­ta la mía, que dis­tan unos

700 me­tros. So­nó el mó­vil y vi que la lla­ma­da era de un nú­me­ro +34, de Es­pa­ña. Justo es­ta­ban de mo­da las bro­mas te­le­fó­ni­cas des­de un nú­me­ro fal­so y pen­sé: `Se­rá una jo­da'. Cuan­do co­gí el te­lé­fono, la voz al otro la­do se pre­sen­tó: `Ho­la, soy Eu­se­bio Un­zué'. Y yo me que­dé alu­ci­na­doº. La pro­pues­ta no era una alu­ci­na­ción, sino un sue­ño: pro­bar for­tu­na en Eu­ro­pa con el Equi­po Li­zar­te, for­ma­ción ama­teur ra­di­ca­da en Na­va­rra, y pa­sar al World Tour con Mo­vis­tar Team si la co­sa fun­cio­na­ba. La de­ci­sión, sin em­bar­go, no era fá­cil. ª Te­nía 23 años, mu­jer, un hi­jo. Co­rría en un equi­po Con­ti­nen­tal, po­día pa­sar lar­gas épo­cas en ca­sa y es­ta­ba bien re­mu­ne­ra­do. Una si­tua­ción es­pec­ta­cu­lar pa­ra vi­vir tran­qui­lo. Ve­nir­me a com­pe­tir en Es­pa­ña en ca­te­go­ría ama­teur, sin sa­la­rio, era de­jar­lo to­do por una apues­ta in­cier­taº. Un pa­so ha­cia el va­cío. ª Sin em­bar­go, mi fa­mi­lia me apo­yó ple­na­men­te. Me di­jo que lo in­ten­ta­ra: que no per­día na­da si fra­ca­sa­ba, que se­ría una nue­va ex­pe­rien­cia pa­ra la vi­da. Y yo, por mi par­te, me sen­tía im­pul­sa­do por la po­si­bi­li­dad de co­rrer el Gi­ro de Ita­lia y pro­bar has­ta dón­de po­día lle­gar en el má­xi­mo ni­ve­lº. Tres días des­pués de ate­rri­zar en Eu­ro­pa, en su pri­me­ra ca­rre­ra ves­ti­do de ro­sa Li­zar­te, Carapaz pro­ta­go­ni­zó un tri­ple­te en el Me­mo­rial Ai­tor Bu­ga­llo de Du­ran­go jun­to a Ós­car Rodríguez, ga­na­dor de la eta­pa de La Cam­pe­ro­na de la pa­sa­da Vuelta con Eus­ka­di-Mu­rias, y Jaime Cas­tri­llo, sex­to en el re­cien­te Mun­dial sub23 y com­pa­ñe­ro de Ri­chard en Mo­vis­tar Team. Fue la pri­me­ra de mu­chas ac­tua­cio­nes en las que de­mos­tró que, por ma­du­rez men­tal y fí­si­ca, es­ta­ba muy por en­ci­ma de la ca­te­go­ría ama­teur es­pa­ño­la. Su pa­se a Mo­vis­tar Team cris­ta­li­zó en agos­to de 2016; su de­but en una gran­de, la Vuelta a Es­pa­ña, tu­vo lu­gar en 2017; sus pri­me­ras vic­to­rias co­mo pro­fe­sio­nal, eta­pa y ge­ne­ral de la Vuelta a As­tu­rias, sucedieron en abril de 2018. Y unas se­ma­nas más tar­de, en el Gi­ro...

ITA­LIA

A Juan Carlos Ro­se­ro le fi­chó el Pep­si Co­la con el Gi­ro d'Ita­lia en men­te. ª Pe­ro tu­vo ma­la suer­teº , evo­ca Carapaz. ª Justo aquel año, Co­ca-Co­la em­pe­zó

a pa­tro­ci­nar la ca­rre­ra y ve­ta­ron a su equi­poº. El amor por la Cor­sa ro­sa, sin em­bar­go, no re­mi­tió: si­guió la­tien­do den­tro de él y lo trans­mi­tió a sus pu­pi­los. ª Él me ha­bla­ba mu­cho del Gi­ro y yo veía ví­deos de la ca­rre­ra en In­ter­net. Mi­ra­ba a Mar­co Pan­ta­ni y me ins­pi­ra­ba. Así me enamo­ré de la ca­rre­raº. Ro­se­ro mu­rió en 2013. Carapaz se sin­tió tan afec­ta­do por su de­ce­so que es­tu­vo a pun­to de col­gar la bi­ci­cle­ta a raíz de ello. Sin em­bar­go, no lo hi­zo: si­guió per­si­guien­do so­bre ella el sue­ño de su men­tor. Y lo cum­plió, con­vir­tién­do­se en el pri­mer ecua­to­riano que par­ti­ci­pa­ba en la gran ron­da ita­lia­na. En­ci­ma ga­nó una eta­pa en Mon­te­ver­gi­ne di Mer­co­gliano con un po­ten­te ata­que que pi­lló a con­tra­pié y por sor­pre­sa a to­dos los fa­vo­ri­tos. Sin em­bar­go, la eta­pa que más re­cuer­da de su pri­mer Gi­ro no es esa de la vic­to­ria. ª La Fi­nes­treº , di­ce alu­dien­do a la jor­na­da en la que Ch­ris Froo­me dio la vuelta a la ca­rre­ra. ª Ésa es la eta­pa que no ol­vi­da­ré ja­más por­que la dis­fru­té mu­chí­si­moº. Y se ex­pli­ca: ª Coin­ci­de que cer­ca de mi pue­blo, a unos 30 ki­ló­me­tros, em­pie­za la subida a un vol­cán que se corona a unos 4000 me­tros de al­ti­tud des­pués de va­rios ki­ló­me­tros so­bre tie­rra. Lo subí una y otra vez pen­san­do en la Fi­nes­tre: fi­ján­do­me en la pre­sión de las rue­das, en có­mo re­gu­lar los es­fuer­zos, en qué sen­sa­cio­nes me iba a en­con­trar. Cuan­do lle­gué a la Fi­nes­tre, re­sul­tó que la

su­per­fi­cie era la mis­ma: ca­li­za, vol­cá­ni­ca. Me sen­tí co­mo en ca­sa y en­ci­ma pu­de par­ti­ci­par en una eta­pa his­tó­ri­caº. De la Fi­nes­tre ba­jó con un cuar­to pues­to en la ge­ne­ral fi­nal del Gi­ro de Ita­lia, a me­nos de un mi­nu­to del ter­cer ca­jón del po­dio y el mai­llot blanco de me­jor jo­ven que se lle­vó a ca­sa Miguel Án­gel Ló­pez. Tres días des­pués del Gi­ro, Ri­chard Carapaz vo­ló de re­gre­so a Ecua­dor. ªA­pe­nas ba­jé del avión, dos guar­dias ju­ra­do vi­nie­ron a por mí. `Acom­pá­ñe­nos'. Yo me asus­té. No sa­bía si ha­bía al­gún pro­ble­ma, si me iban a re­gis­trar la ma­le­ta. Pe­ro no. Só­lo es que ha­bía mu­chí­si­ma gen­te es­pe­ran­do mi lle­ga­da y que­rían sa­car­me por otra puer­ta por mi se­gu­ri­da­dº. El fe­nó­meno Carapaz re­gis­tró en Ecua­dor un te­rre­mo­to só­lo com­pa­ra­ble a la me­da­lla de oro del mar­cha­dor Jef­fer­son Pérez en los Jue­gos de Atlan­ta'96. ª Pu­de com­pro­bar la eu­fo­ria de la gen­te: su fe­li­ci­dad, la co­ne­xión que ha­bían sen­ti­do con­mi­goº , re­me­mo­ra so­bre aque­llos mo­men­tos de la­va en los que po­lí­ti­cos de Car­chi ele­va­ron al Go­bierno de Ecua­dor una pe­ti­ción pa­ra que el 12 de ma­yo, día de la vic­to­ria en Mon­te­ver­gi­ne, fue­ra pro­cla­ma­do día na­cio­nal del ci­clis­mo. ª Lue­go, en La Pla­ya, sí pu­de dis­fru­tar de un ho­me­na­je más tran­qui­lo y mo­des­to, más a mi ma­ne­raº. Aquel pa­so ha­cia el va­cío ha­bía me­re­ci­do la pe­na. Y aho­ra es­ta­ba en ca­sa.

2 La con­ver­sa­ción. Fran Reyes y Ri­chard Carapaz se en­con­tra­ron du­ran­te una de las jor­na­das de des­can­so de La Vuelta.

5 Con los pies en el sue­lo. De ca­ra a 2019, Carapaz que­rría apun­tar de nue­vo al Gi­ro d’Ita­lia. El Tour que­da­ría pa­ra 2020.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.