Fu­tu­ro

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS - Pat­xi Vi­la Téc­ni­co del Bora-Hansgrohe

Me pro­po­ne el di­rec­tor de la re­vis­ta un cu­rio­so jue­go pa­ra es­ta co­lum­na. A raíz de una ima­gen de mi eta­pa co­mo ci­clis­ta pro­fe­sio­nal, en con­cre­to la que veis con el equi­po Lam­pre, me pi­de que fan­ta­see con lo que pen­sa­ría aquel Pat­xi Vi­la co­rre­dor del ac­tual, que se ga­na la vi­da co­mo in­te­gran­te del cuer­po téc­ni­co del equi­po Bora-Hansgrohe. Co­mo me va la mar­cha, y con per­dón por el ejer­ci­cio de om­bli­guis­mo, va­mos a ello.

Aquel día ha­bía en­tre­na­do lar­go, vuel­ta a Ot­xon­do y Pa­lo­me­ras con Juanma, Chau­rre, Lozas, Jon Aro­ce­na y yo. Ot­xon­do, 22-23' de es­fuer­zo des­de el cru­ce de Ur­dax, to­ca­ba su­bir en pro­gre­sión ca­da uno a lo su­yo. El pen­sa­mien­to de '¿qué ha­ré cuan­do cuel­gue?' vol­vió a mi men­te du­ran­te esos mi­nu­tos de tra­ba­jo en so­li­ta­rio. Pen­sar en te­ner que ga­nar­me la vi­da -ex­pre­sión que no me gus­ta por su con­no­ta­ción ne­ga­ti­va; la vi­da no se ga­na, se tie­ne ya y hay que apro­ve­char­la- ha­cien­do al­go que no me gus­ta a cam­bio de un sa­la­rio me pe­tri­fi­ca­ba.

Al lle­gar a ca­sa lla­mé a Iña­ki de Mu­ji­ka, pe­rio­dis­ta por aquel en­ton­ces de Herri Irra­tia, ami­go y con­fi­den­te. Fui a su ca­sa y le conté lo que me pa­sa­ba. Te­nía 29 años, me aca­ba­ba de ca­sar y a prio­ri me que­da­ban unas cuan­tas tem­po­ra­das por de­lan­te de ca­rre­ra de­por­ti­va. A aquel Pat­xi le preo­cu­pa­ba el no po­der ex­pre­sar­se en la vi­da ha­cien­do al­go que le apa­sio­na­ra igual que lo ha­cía ser ci­clis­ta pro­fe­sio­nal. Has­ta esa fe­cha, mu­cho de lo que era lo ha­bía con­se­gui­do a tra­vés del de­por­te. Mi per­so­na­li­dad, mi ma­ne­ra de vi­vir, pen­sar y en­fren­tar­me a la vi­da, las ha­bía es­cul­pi­do con el mar­ti­llo de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y el cin­cel del ci­clis­mo.

Des­pués de to­mar un ca­fé sen­ta­dos en el so­fá de su ca­sa, Iña­ki me mi­ró con esos ojos azu­les que te des­nu­dan el al­ma y di­jo:

"Pat­xi, tú no vas a te­ner pro­ble­ma cuan­do de­jes de co­rrer pa­ra se­guir ha­cien­do lo que te gus­ta. No quie­ras to­mar de­ci­sio­nes aho­ra; lo ha­rás cuan­do lle­gue el mo­men­to. Pe­ro te di­go una co­sa: con­ti­nua­rás li­ga­do al mun­do del ci­clis­mo y, si sigues sien­do tú, ten­drás voz".

Aque­lla con­ver­sa­ción me tran­qui­li­zó y me pu­so en el ca­mino de pen­sar de ma­ne­ra más es­pe­cí­fi­ca qué que­ría ser si se­guía li­ga­do al mun­do del ci­clis­mo. Bus­qué re­fe­ren­tes y pen­sé en mis pri­me­ros men­to­res téc­ni­cos, los que me hi­cie­ron ser me­tó­di­co, cons­tan­te y per­se­ve­ran­te: Pako Ayes­ta­rán, Je­sús Ho­yos, Es­te­ban Go­ros­tia­ga, Ja­vier Ibá­ñez... Que­ría se­guir esos pa­sos, aña­dir más cien­cia al ci­clis­mo, apor­tar co­no­ci­mien­to, apren­der de otros de­por­tes y apli­car­lo al nues­tro. Eso era al­go que que­ría ha­cer por mí y por es­te de­por­te. Esa gen­te ha­bía he­cho de mí lo que era a ni­vel de­por­ti­vo y me in­cul­có la pa­sión por la in­ves­ti­ga­ción. Tu­ve la gran suer­te de que nues­tros ca­mi­nos se cru­za­ran, les ad­mi­ra­ba. Que­ría ser trans­mi­sor de to­do lo que me en­se­ña­ron, co­mo a no ser egoís­ta del co­no­ci­mien­to o com­par­tir pa­ra me­jo­rar. Hoy lo si­go apli­can­do.

Por otro la­do, veía a los Mar­ti­ne­lli, Echa­va­rri, Sa­ron­ni, Bon­tem­pi... y to­da su ex­pe­rien­cia, los trans­mi­so­res de la cul­tu­ra bo­ca a bo­ca de la his­to­ria del ci­clis­mo, esa cien­cia no es­cri­ta que es la cul­tu­ra oral, con tan­to o más va­lor que la ba­se cien­tí­fi­ca. Esa ma­ne­ra de ha­cer las co­sas que na­ce del en­sa­yo-error de más de cien años de de­por­te: la cul­tu­ra ci­clis­ta. Con ellos vi el la­do prác­ti­co, có­mo lle­var día a día un equi­po ci­clis­ta pro­fe­sio­nal, có­mo mo­ti­var, es­cu­char, en­ten­der, apre­tar cuan­do es ne­ce­sa­rio... Apren­dí que no­so­tros tra­ba­ja­mos con ex­cep­cio­nes, no con re­glas. Los ci­clis­tas pro­fe­sio­na­les son ca­si to­dos ellos la ex­cep­ción que con­fir­ma la re­gla. Son ex­cep­cio­nal­men­te bue­nos y pa­ra ellos no hay cien­cia, o me­jor, ca­si to­da la que hay no sir­ve.

Es­te fue un pro­ce­so de ma­du­ra­ción que du­ró unos años, pe­ro al fi­nal me di cuen­ta de que que­ría ser una mez­cla de esas dos fi­gu­ras: un téc­ni­co de ci­clis­mo con el ma­yor co­no­ci­mien­to po­si­ble. La ex­pe­rien­cia de co­rre­dor, don­de apren­dí mu­chí­si­mo, con el má­xi­mo ba­ga­je de co­no­ci­mien­to ad­qui­ri­do en las au­las, li­bros, más­ters y de­más for­ma­tos aca­dé­mi­cos.

Mi­ro la fo­to y pien­so, in­ten­to ol­vi­dar­me de que soy yo y me ana­li­zo co­mo es­pec­ta­dor: All aroun­der. Esa se­ría la pa­la­bra que de­fi­ni­ría al ci­clis­ta de la fo­to. Un co­rre­dor com­ple­to, de esos que que­rría aho­ra pa­ra mi equi­po, ca­paz de dispu­tar prue­bas de un día y es­tar con los vein­te úl­ti­mos en San Ni­co­lás en la Lie­ja, ha­cer top5 en vuel­tas de una se­ma­na o ti­rar en el Gi­ro cuan­do que­dan po­cos en ca­be­za, pre­sen­te en las fu­gas... Un gregario que acep­ta sus lí­mi­tes pe­ro que as­pi­ra a ser el me­jor 'ul­ti­mo uo­mo', el úl­ti­mo co­rre­dor al la­do del lí­der, su má­xi­ma as­pi­ra­ción rea­lis­ta.

Sin em­bar­go, co­mo en­tre­na­dor le di­ría que se tran­qui­li­za­ra, que aun­que sea el mé­to­do el que te ha lle­va­do has­ta ahí, no es el úni­co ca­mino. A ve­ces -en ci­clis­mo mu­chas- me­nos es más. Que crea más en él y que ese lí­mi­te que di­ce es "su má­xi­ma as­pi­ra­ción rea­lis­ta", se lo po­ne él mis­mo y que cuan­do uno lo ha­ce es muy di­fí­cil, o ca­si im­po­si­ble, que lo su­pere. Es una ba­rre­ra, el mu­ro más in­fran­quea­ble que pue­de ha­ber, más que la Gran Mu­ra­lla Chi­na o los grue­sos mu­ros del Pen­tá­gono.

Mi­ran­do sus da­tos fi­sio­ló­gi­cos le di­ría que hay que cam­biar mé­to­do de en­tre­na­mien­to, y pro­ba­ble­men­te ti­po de ali­men­ta­ción, tra­ba­jo de se­ries ro­tas, 30/30 y arran­ca­das, eso que tan­to le due­le. Ese pun­to dé­bil no es tal, sino sim­ple­men­te que no lo tra­ba­ja. Le ha­bla­ría mu­cho y es­ta­ría muy cer­ca su­yo, ha­cién­do­le sen­tir arro­pa­do y se­gui­do.

Ani­ma­ría a ese tal Vi­la Erran­do­nea a se­guir sien­do com­pa­ñe­ro y po­ner la otra me­ji­lla, por­que aun­que el mun­do es­tá en­fer­mo de egoís­mo y ma­la le­che, la vi­da me­re­ce la pe­na cuan­do uno se man­tie­ne fiel a sí mis­mo, aun­que a ve­ces con ello pier­da.

Di­fí­cil sa­ber si el Pat­xi de la fo­to es­ta­ría or­gu­llo­so del Pat­xi que es­cri­be es­tas lí­neas. Lo que sí sé es que el que es­tá de­trás del te­cla­do es lo que es por el Pat­xi de la ima­gen y, aun­que co­mo to­dos he co­me­ti­do erro­res, es­tos me han he­cho lo que soy. No pue­do re­ne­gar de ellos; de mi peor ver­sión na­ció, creo, el me­jor Pat­xi. So­ñad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.