BH es­tre­na la Quartz Ae­ro Disc

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS -

Pe­da­lear con co­mo­di­dad so­bre nues­tra bi­ci­cle­ta es si­nó­ni­mo de dis­fru­tar más du­ran­te nues­tras ru­tas, en las que po­dre­mos dis­fru­tar sin mo­les­tias de ca­da ki­ló­me­tro. Sin em­bar­go, al­gu­nos mo­de­los del seg­men­to ci­clo­tu­ris­ta re­sul­tan en oca­sio­nes me­nos atrac­ti­vos por su as­pec­to po­co de­por­ti­vo. BH ha so­lu­cio­na­do es­ta cues­tión con su nue­va Quartz Ae­ro Disc, una bi­ci­cle­ta con esen­cia gran fon­do en la que ha in­tro­du­ci­do tec­no­lo­gías de sus exi­to­sos mo­de­los de­por­ti­vos G7 y Ul­tra­light, las bi­cis de los equi­pos pro­fe­sio­na­les Bur­gos BH y Ar­kéa-Sam­sic, y una in­ge­nio­sa so­lu­ción pa­ra ocul­tar to­dos los ca­bles gra­cias a una ta­pa de car­bono si­tua­da en la pi­pa de di­rec­ción que ade­más me­jo­ra la ae­ro­di­ná­mi­ca. El nue­vo cua­dro Quartz Ae­ro Disc es­tá cons­trui­do com­ple­ta­men­te en fi­bra de car­bono y, co­mo es ha­bi­tual en BH, in­cor­po­ra la ca­ja de pe­da­lier BB386 EVO, con una an­chu­ra de 86,5 mm pa­ra au­men­tar la ri­gi­dez en la unión de los tu­bos diagonal y ver­ti­cal y apro­ve­char así al má­xi­mo ca­da pe­da­la­da. En su fa­bri­ca­ción el úl­ti­mo pro­ce­so es el de va­cia­do, una tec­no­lo­gía que la mar­ca vas­ca apli­ca en sus cua­dros to­pe de ga­ma pa­ra con­tro­lar y op­ti­mi­zar los es­pe­so­res idea­les de las di­fe­ren­tes par­tes del cua­dro, lo­gran­do así una su­per­po­si­ción mí­ni­ma. El re­sul­ta­do, un pe­so es­pec­ta­cu­lar de ape­nas 950 gra­mos en ta­lla M.

Equi­li­brio

El ob­je­ti­vo de BH con su nue­va gran fon­do es lo­grar el me­jor com­pro­mi­so en­tre co­mo­di­dad y com­por­ta­mien­to de­por­ti­vo. Así, la geo­me­tría de la nue­va Quartz Ae­ro Disc es li­ge­ra­men­te más re­la­ja­da que la de la Ul­tra­light o la G7, con una pi­pa de di­rec­ción más al­ta -unos 3 cm en la mis­ma ta­lla- pa­ra lo­grar una pos­tu­ra me­nos agre­si­va; pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que la Quartz Ae­ro Disc sea una bi­ci len­ta o po­co de­por­ti­va, ya que man­tie­ne unas vai­nas tra­se­ras de só­lo 406 mm pa­ra ase­gu­rar su reac­ti­vi­dad. El tu­bo de si­llín más cor­to per­mi­te cier­ta fle­xión a la ti­ja de 27,2 mm pa­ra ab­sor­ber las irre­gu­la­ri­da­des del te­rreno, mien­tras que su ca­pa­ci­dad pa­ra uti­li­zar neu­má­ti­cos de has­ta 32 mm de an­chu­ra nos abre un gran aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des a la ho­ra de mon­tar di­fe­ren­tes mo­de­los se­gún el ti­po de te­rreno por el que ro­de­mos ha­bi­tual­men­te. Li­ge­ra y rí­gi­da co­mo una bi­ci de­por­ti­va tra­di­cio­nal, con una es­té­ti­ca muy con­se­gui­da gra­cias a la cu­bier­ta ae­ro­di­ná­mi­ca de la hor­qui­lla y con una geo­me­tría más agra­da­ble que las bi­cis de com­pe­ti­ción; la nue­va Quartz Ae­ro Disc es una au­tén­ti­ca to­do­te­rreno pa­ra afron­tar ru­tas lar­gas. Pue­des ver to­dos los mo­de­los en www.bh­bi­kes.com

Di­se­ño lim­pio. BH ha in­tro­du­ci­do en su nue­va gran fon­do los an­cla­jes de freno de dis­co Flat Mount, que que­dan in­te­gra­dos en el di­se­ño del cua­dro y me­jo­ran la fre­na­da por­que con­si­guen que la pin­za se si­túe más cer­ca del eje de gi­ro de la rue­da. La Quartz Ae­ro Disc es com­pa­ti­ble con dis­cos de 140 mm o 160 mm de diá­me­tro. Los ejes pa­san­tes de 12 mm apor­tan ma­yor ri­gi­dez y se­gu­ri­dad, a la vez que re­du­cen los ro­ces de los dis­cos.

Ae­ro­di­ná­mi­ca. Los in­ge­nie­ros de BH han desa­rro­lla­do una ta­pa de car­bono pa­ra la pi­pa de di­rec­ción que ocul­ta los ca­bles en su in­te­rior, me­jo­ran­do así la es­té­ti­ca y la ae­ro­di­ná­mi­ca de la Quartz Ae­ro Disc. El to­pe de la par­te su­pe­rior de la hor­qui­lla evi­ta que los ca­bles se es­ti­ren de­ma­sia­do y ro­cen con el cua­dro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.