Is­las Ca­na­rias

Ciclismo a Fondo - - OPINIÓN - Tex­to @jo­se­ba­be­lo­ki

Du­ran­te los úl­ti­mos me­ses he vi­si­ta­do va­rias ve­ces las Is­las. Con­cre­ta­men­te, dos Te­ne­ri­fe y una La Go­me­ra, que me im­pac­tó. To­das por cues­tio­nes de tra­ba­jo, aun­que con la bi­ci­cle­ta siem­pre de por me­dio. Via­jes su­per­pro­duc­ti­vos co­mo es ha­bi­tual, que por en­ci­ma de su fin con­cre­to me ayu­dan a ac­tua­li­zar mi ar­chi­vo de co­no­ci­mien­to res­pec­to a có­mo es­tá la zo­na en cuan­to a ci­clis­mo en to­da su esen­cia.

El ci­clis­mo en Ca­na­rias no es fá­cil. Y no lo es por va­rios mo­ti­vos. El pri­me­ro, ló­gi­ca­men­te, por ra­zo­nes geo­grá­fi­cas. Dar el sal­to re­sul­ta com­pli­ca­do y cos­to­so. Más de dos ho­ras de un vue­lo no ap­to pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría de los bol­si­llos. Otro as­pec­to, pa­ra mí sub­sa­na­ble a fu­tu­ro, es el desa­rro­llo del plan ci­clis­ta. Pa­ra no­so­tros, los mor­ta­les de la pe­nín­su­la, po­si­ble­men­te se tra­te de cues­tio­nes au­to­ma­ti­za­das a las que no con­ce­de­mos ma­yor im­por­tan­cia. He­mos cre­ci­do con unas co­mo­di­da­des ad­qui­ri­das por es­tar den­tro del sis­te­ma, al­go que allí se echa de me­nos. Du­ran­te mi úl­ti­ma vi­si­ta a Te­ne­ri­fe asis­tí a la ga­la de fin de tem­po­ra­da del de­por­te ba­se or­ga­ni­za­da por la Fun­da­ció­nCa­ja Ca­na­rias. Ima­gi­naos, yo mi­cro en mano di­ri­gién­do­me a un mon­tón de ni­ños des­bor­dan­tes de ilu­sión por dis­fru­tar de la bi­ci­cle­ta e in­clu­so, en el ca­so de los más ma­yo­res, so­ñan­do con dar el sal­to. En es­tas si­tua­cio­nes siem­pre de­bo te­ner pre­sen­te que pa­ra ellos las co­sas no son tan sen­ci­llas co­mo lo fue­ron pa­ra no­so­tros. Du­ra reali­dad, sí, pe­ro reali­dad cons­truc­ti­va.

¿POR QUÉ ALLÍ NO HAY CI­CLIS­TAS PRO­FE­SIO­NA­LES?

¿Quién di­ce que en Ca­na­rias no pue­de ha­ber­los? El ti­ner­fe­ño Dai­los Díaz co­rrió en el Or­bea y en el Fuer­te­ven­tu­raCa­na­rias en­tre 2005 y 2007. Re­cuer­do a otro ci­clis­ta, San­tia­go Ra­mí­rez, de Gran Ca­na­ria. Santi con­si­guió ga­nar el Cam­peo­na­to de Es­pa­ña jú­nior. Le co­no­cí cuan­do de­fen­día los co­lo­res del Li­zar­te, ya en la ca­te­go­ría sub23. Un buen co­rre­dor, y no lo di­go por que­dar bien. Santi era fino, lis­to, iba bien pa­ra arri­ba... un cha­val que se hi­zo a sí mis­mo con el pa­so de los días. No dio el sal­to, aun­que po­día ha­ber­lo he­cho. Com­par­tí bas­tan­tes vi­ven­cias con él y creo que sin du­da se lo me­re­cía. Pa­ra los jó­ve­nes de las Is­las Ca­na­rias hu­bie­se sig­ni­fi­ca­do un pun­to de in­fle­xión im­por­tan­te. Qué ne­ce­sa­rio es te­ner re­fe­ren­tes cer­ca­nos. Suben los ni­ños, suben los pro­yec­tos, suben las ca­rre­ras... sube to­do. ¿Y cuán­do va a ve­nir La Vuel­ta? Ló­gi­ca­men­te, no soy Ja­vi Gui­llén pa­ra res­pon­der, aun­que ten­go mi pun­to de vis­ta. Lle­var la Vuel­ta a Es­pa­ña has­ta Ca­na­rias su­po­ne, pri­me­ro, el des­cua­dre del for­ma­to tan­to pa­ra la or­ga­ni­za­ción co­mo pa­ra la ca­ra­va­na. Des­pués, un cos­te muy ele­va­do, y se­gu­ro que ha­brá un ter­ce­ro, un cuar­to, etc. Pe­se a to­do, es­toy se­gu­ro de que se en­con­tra­rá una so­lu­ción y La Vuel­ta fi­na­li­za­rá en Ca­na­rias sin pa­sar mu­chos años. Yo ya veo una eta­pa en el Tei­de e in­clu­so una jor­na­da en Gran Ca­na­ria don­de el Pi­co de las Nie­ves dic­te sen­ten­cia. Y di­go yo, ¿por qué no apro­ve­cha­mos que los me­jo­res ci­clis­tas del mun­do uti­li­zan en al­gún mo­men­to de la tem­po­ra­da el Tei­de pa­ra sus

con­cen­tra­cio­nes pa­ra ver sus en­tre­nos y así ge­ne­ra­mos afi­ción? Es­toy se­gu­ro que, no a dia­rio, pe­ro si se ges­tio­na bien cual­quie­ra de los ga­llos re­ci­bi­ría a un gru­po de ni­ños en al­guno de sus días de re­la­ti­va tran­qui­li­dad. Pon­go es­ta cir­cuns­tan­cia con­cre­ta co­mo cla­ro ejem­plo de cre­ci­mien­to. Ca­na­rias me ha to­ca­do y voy a tra­ba­jar por apor­tar al má­xi­mo. Ten­go un fa­mi­liar di­rec­to en Ta­co­ron­te (Te­ne­ri­fe). Car­los afron­ta su úl­ti­mo año de jú­nior. El año pa­sa­do, gra­cias a te­ner fa­mi­lia en Gui­púz­coa, pu­do cre­cer en nu­me­ro­sos as­pec­tos du­ran­te su es­tan­cia en ve­rano. De la mano de El­proex, equi­po de Vi­to­ria que le dio lo que ne­ce­si­ta­ba, me­jo­ró mu­chí­si­mo. Com­pe­tía con gen­te de su edad, téc­ni­ca, tác­ti­ca, etc. Lo de Car­los me ha abier­to los ojos y me gus­ta­ría apo­yar a to­dos aque­llos que me lo han so­li­ci­ta­do. Me da pe­na no po­der pro­me­ter na­da a na­die, pe­ro que se­pan que en lo que me sea po­si­ble les voy a ayu­dar. Via­jar aquí en ve­rano pue­de ser una op­ción, pe­ro so­bre to­do hay que ha­cer un tra­ba­jo pre­vio pa­ra que de ese mo­do el sal­to re­sul­te me­nos brus­co. Que na­die se to­me es­to co­mo una crí­ti­ca. Hay que va­lo­rar muy mu­cho a to­dos los que pe­leáis día tras día por los pro­yec­tos de de­por­te ba­se. El ci­clis­mo de fu­tu­ro se tra­ba­ja con eda­des tem­pra­nas. La fa­ce­ta más­ter y de­más la tra­ta­re­mos en otra oca­sión. Pa­ra mí esa es una car­pe­ta di­fe­ren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.