Luz Lezy­ne La­ser Dri­ve

Ciclismo a Fondo - - AL DETALLE -

En los úl­ti­mos tres años he­mos vi­vi­do una pe­que­ña re­vo­lu­ción y las lu­ces tra­se­ras, que al co­mien­zo eran vis­tas co­mo un ac­ce­so­rio de usua­rios prin­ci­pian­tes, se han con­ver­ti­do en un ele­men­to in­dis­pen­sa­ble ca­da vez que mon­ta­mos en bi­ci. La ofer­ta es muy am­plia, pe­ro es­ta Lezy­ne La­ser Dri­ve pro­po­ne una fun­ción que has­ta aho­ra no ha­bía­mos vis­to en nin­gún otro mo­de­lo, ya que in­cor­po­ra dos pe­que­ños lá­ser en la par­te in­fe­rior que pro­yec­tan lí­neas en el sue­lo, crean­do así una es­pe­cie de ca­rril vir­tual. Ade­más, dis­po­ne de na­da me­nos que nue­ve mo­dos de fun­cio­na­mien­to de sus cua­tro le­des prin­ci­pa­les: tres fi­jos, con una po­ten­cia de 40, 20 y 6 lú­me­nes; cua­tro pa­tro­nes di­fe­ren­tes de lu­ces in­ter­mi­ten­tes; y, los más im­por­tan­tes pa­ra no­so­tros en la ca­rre­te­ra, dos mo­dos di­fe­ren­tes de luz diur­na in­ter­mi­ten­te, que anun­cian 250 y 125 lú­me­nes. La he­mos uti­li­za­do prin­ci­pal­men­te en el mo­do más po­ten­te de luz diur­na, com­pro­ban­do que es­tá al ni­vel de los mo­de­los de re­fe­ren­cia en el mer­ca­do en cuan­to a la dis­tan­cia a la que nos ha­ce vi­si­ble, gra­cias al bri­llan­te par­pa­deo de los tres le­des de ma­yor ta­ma­ño y al án­gu­lo de 180º; in­clu­so es su­fi­cien­te en el mo­do me­nos po­ten­te, con el que he­mos com­ple­ta­do sa­li­das de más de 5 ho­ras y aún in­di­ca­ba más del 30% de ba­te­ría dis­po­ni­ble. Los pe­que­ños lá­ser in­fe­rio­res nos han si­do muy úti­les en nues­tras sa­li­das noc­tur­nas en cir­cui­tos ur­ba­nos ce­rra­dos al trá­fi­co por­que, por ejem­plo, sir­ven co­mo guías cuan­do va­mos en gru­po pa­ra otros com­pa­ñe­ros, pe­ro no tie­nen po­ten­cia su­fi­cien­te cuan­do pe­da­lea­mos de día y se­ría me­jor si las guías del sue­lo que­da­sen a ma­yor dis­tan­cia de la bi­ci -se si­túan apro­xi­ma­da­men­te a unos 50 cm de ella-. Nos ha gus­ta­do mu­cho su sen­ci­llo sis­te­ma de su­je­ción, ba­sa­do en una go­ma con una es­pe­cie de cel­das ajus­ta­bles y en la pro­pia car­ca­sa de go­ma de la luz, que se adap­ta a la for­ma de la ti­ja. La he­mos pro­ba­do en mo­de­los re­don­dos de di­fe­ren­tes me­di­das y en bi­cis ae­ro con per­fi­les rec­tan­gu­la­res y en to­das se ha man­te­ni­do cen­tra­da en la po­si­ción ele­gi­da. Tam­bién nos ha gus­ta­do la po­si­ción del car­ga­dor mi­croUSB, que que­da com­ple­ta­men­te ta­pa­do por una pie­za de go­ma al co­lo­car la luz en la ti­ja, lo que ase­gu­ra que es un pun­to por el que no en­tra­rá el agua, aun­que el bo­tón de en­cen­di­do y apa­ga­do es un po­co com­pli­ca­do de ma­ni­pu­lar en mar­cha, so­bre to­do con los guan­tes lar­gos. En va­rias sa­li­das he­mos pe­da­lea­do con llu­via fi­na -in­clu­so en una oca­sión la luz que­dó prác­ti­ca­men­te cu­bier­ta de ba­rro y sal­pi­ca­du­ras de la ca­rre­te­ra- y en nin­gún mo­men­to ha da­do in­di­cios de mal fun­cio­na­mien­to, una mues­tra de fia­bi­li­dad que, jun­to a la gran po­ten­cia de sus mo­dos diur­nos y a la fun­ción ex­clu­si­va de las guías en el sue­lo, la con­vier­ten en una apues­ta se­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.