De ci­clis­ta a di­rec­tor

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT -

Lea­niz col­gó la bi­ci­cle­ta a fi­na­les de la tem­po­ra­da 1998 y an­tes de ter­mi­nar ese úl­ti­mo año com­pi­tien­do mon­tó un res­tau­ran­te ita­liano en Du­ran­go. "Cuan­do de­jé la bi­ci pa­sé tres o cua­tro años cen­tra­do en el res­tau­ran­te. Ter­mi­né qui­tán­do­lo y me me­tí co­mo di­rec­tor de­por­ti­vo por me­dia­ción de Ma­no­lo Saiz. Así em­pe­cé con ON­CE, Li­berty, So­plao y Ba­qué". Al vo­lan­te dis­fru­tó, aun­que ad­mi­te que cho­có con una men­ta­li­dad en los cha­va­les muy di­fe­ren­te de la su­ya cuan­do tra­ta­ba de abrir­se pa­so en el pe­lo­tón ama­teur. "Com­pren­do que la dis­ci­pli­na de mi épo­ca ya no se es­ti­le. La ju­ven­tud es dis­tin­ta y cho­cá­ba­mos. En aque­llos pri­me­ros años los ha­bía con am­bi­ción y ga­nas reales de ser ci­clis­tas. Ha­blo de los Da­ni Na­va­rro, Luis­le, Con­ta­dor... Esa gen­te por na­ri­ces tra­ba­ja­ba por su ilu­sión". Co­mo es de ima­gi­nar, en tan­to tiem­po guian­do a jó­ve­nes hu­bo "de to­do. Al­gu­nos ve­nían des­de le­jos con un em­pe­ño im­pre­sio­nan­te y no fun­cio­na­ba. Aun­que son más las sa­tis­fac­cio­nes que los ra­tos de ma­la le­che. Con que uno de quin­ce ten­ga em­pe­ño ya es un lo­gro pa­ra un en­tre­na­dor. Y eso con­tan­do con que ellos dis­po­nían de una pla­ta­for­ma pa­ra pa­sar arri­ba. ¿Qué ofre­ces aho­ra? No­so­tros nos jun­tá­ba­mos 8, 10 o 12 pro­fe­sio­na­les to­dos los días sin es­fuer­zo. Aho­ra mu­chos se ven obli­ga­dos a cum­plir con su en­tre­na­mien­to en so­li­ta­rio. Es una pe­na".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.