De la pla­ya al cie­lo

Ciclismo a Fondo - - USUARIO -

Por pri­me­ra vez, la Es­ca­la­da al Pi­co de las Nie­ves par­tía des­de el ni­vel del mar, en la Pla­ya del Bu­rre­ro, por lo que el ki­lo­me­tra­je au­men­ta­ba has­ta los ca­si 30 km y el des­ni­vel se acer­ca­ba a los 2.000 me­tros. Así, con una es­tam­pa pre­cio­sa par­tien­do des­de el mis­mo Pa­seo Ma­rí­ti­mo, ca­si un cen­te­nar de ci­clo­tu­ris­tas afron­ta­ron el re­to de ca­si to­car el cie­lo en la que es con­si­de­ra­da una de las subidas más du­ras de Eu­ro­pa. El ca­rác­ter ci­clo­de­por­ti­vo de la prue­ba que­dó cla­ro al pa­sar por la man­ta de con­trol de los chips y rá­pi­da­men­te se for­mó un gru­po de me­nos de diez ci­clis­tas que se ju­ga­rían un triun­fo con mu­cho pres­ti­gio en­tre los ci­clo­tu­ris­tas in­su­la­res. Me des­pe­dí de ellos po­co des­pués de pa­sar In­ge­nio, cuan­do ape­nas lle­vá­ba­mos 8 km, y pen­sán­do­lo des­pués en frío fue la de­ci­sión más co­rrec­ta -tam­po­co hu­bie­se aguan­ta­do mu­cho más, pa­ra ser ho­nes­tos- por­que eso me aho­rró mu­chas fuer­zas que des­pués me vi­nie­ron muy bien. Un par de fo­tos ha­cia la pla­ya pa­ra ver la al­tu­ra que ha­bía­mos ga­na­do en tan po­co tiem­po y se­gui­mos has­ta La Pa­sa­di­lla, don­de por fin me en­con­tré con el tra­mo del que tan­to ha­bía leí­do, in­clu­so ha­bía es­cu­cha­do di­ver­ti­das his­to­rias de uno de los que más ha con­tri­bui­do a po­pu­la­ri­zar el so­bre­nom­bre de 'La Pe­sa­di­lla', nues­tro com­pa­ñe­ro Joseba Be­lo­ki. Co­mo es ha­bi­tual, has­ta que no lo com­prue­bas por ti mis­mo no to­mas cons­cien­cia de la du­re­za real de los puer­tos. Aho­ra pue­do dar fe de que sí, el tra­mo de la subida al Pi­co de las Nie­ves des­de La Pa­sa­di­lla has­ta Ca­za­do­res -ca­si 6 km con una pen­dien­te me­dia del 11% con pi­cos que su­pe­ran el 20%- es muy du­ro, du­rí­si­mo, y só­lo gra­cias a la co­ro­na de 32 dien­tes que equi­pa­ba la Can­non­da­le Sy­nap­se que nos ce­dió la em­pre­sa de al­qui­ler Free Mo­tion pu­de afron­tar­lo con tran­qui­li­dad y sin su­frir de­ma­sia­do, in­clu­so man­te­nien­do una ame­na con­ver­sa­ción con Víc­tor, un triatle­ta ma­dri­le­ño que com­par­tió la se­ma­na pe­da­lean­do con su chi­ca. La sa­li­da del pue­blo de­ja cla­ro a lo que nos va­mos a en­fren­tar: rec­tas en las que pa­re­ce que la bi­ci no avan­za y don­de nos ve­mos obli­ga­dos a zig­za­guear y un en­ca­de­na­do de cur­vas de he­rra­du­ra don­de el tiem­po pa­re­ce de­te­ner­se. Sin em­bar­go, un pe­que­ño des­can­si­llo nos per­mi­te to­mar ai­re y re­no­var ener­gías pa­ra las úl­ti­mas ram­pas an­tes del pue­blo de Ca­za­do­res, don­de po­dre­mos de­cir que ya he­mos su­pe­ra­do lo peor, aun­que que­de más de la mi­tad de as­cen­sión. Esa con­cen­tra­ción de la du­re­za en una par­te de ape­nas 5 km me ha­cía du­dar de su di­fi­cul­tad com­pa­ra­do con otros co­lo­sos… has­ta que com­pro­bé que la par­te fi­nal tam­bién se pe­ga bas­tan­te, so­bre to­do cuan­do an­tes de la im­pre­sio­nan­te Cal­de­ra de los Mar­te­les tie­nes un tra­mo muy fa­vo­ra­ble, in­clu­so con una ba­ja­da, y en la sa­li­da vuel­ves a en­con­trar­te con ram­pas que su­pe­ran de nue­vo los dos dí­gi­tos. Ya sí, los úl­ti­mos 6 km son más cons­tan­tes, con pen­dien­tes en torno al 6-7%, y las mag­ní­fi­cas vis­tas del nor­te de la is­la y de la ciu­dad de Las Pal­mas ha­cen muy lle­va­de­ro el tra­mo. Gi­ro a la iz­quier­da y por fin ve­mos la si­lue­ta del ra­dar de la ci­ma del Pi­co de las Nie­ves, don­de nos es­pe­ra el mirador, un cal­di­to y la sa­tis­fac­ción de ha­ber su­pe­ra­do un des­ni­vel tre­men­do que nos ha su­pues­to más de dos ho­ras de es­fuer­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.