UCI WORLD CYCLING CEN­TRE

¿Sa­bíais que la UCI tie­ne una aca­de­mia pa­ra desa­rro­llar jó­ve­nes ta­len­tos de to­do el mun­do? En ella cre­cie­ron Froo­me, Ku­dus o Se­púl­ve­da. De su voz es­cu­cha­mos có­mo fue su ex­pe­rien­cia en es­ta es­cue­la de ci­clis­mo y vi­ven­cias.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Fran Re­yes

Un lla­ma­ti­vo re­por­ta­je de Fran Re­yes con Ale­jan­dro Gon­zá­lez-Ta­blas co­mo guía.

ªAl prin­ci­pio só­lo ha­cía mountain bi­keº. El ci­clis­ta eri­treo Mer­ha­wi Ku­dus evo­ca, sem­blan­te se­reno y ojos en­tre­ce­rra­dos, sus ini­cios co­mo ci­clis­ta. ª Sien­do ju­ve­nil par­ti­ci­pé en los cam­peo­na­tos na­cio­na­les de ca­rre­te­ra e hi­ce quin­to. Al fi­nal de la prue­ba se acer­có JP Van Zyl pa­ra ofre­cer­me la po­si­bi­li­dad de pa­sar por el World Cycling Cen­treº. El ci­clis­ta de Di­men­sion Da­ta, que co­rre­rá con As­ta­na a par­tir de 2019, se ti­ró ocho me­ses allí, en Sui­za.

ª No es­ta­ba de­ma­sia­do emo­cio­na­do por la po­si­bi­li­dad de ir a Eu­ro­pa. To­do era dis­tin­to: el cli­ma, la co­mi­da, la for­ma de ser de la gen­te. Fue du­ro. No obs­tan­te, los jó­ve­nes que es­tá­ba­mos allí hi­ci­mos piña pa­ra aca­bar for­man­do una fa­mi­lia. Apar­te, nues­tros en­tre­na­do­res eran be­llí­si­mas per­so­nas y ex­ce­len­tes téc­ni­cos. To­do su­mó pa­ra que fue­ra fan­tás­ti­coº. ªA mí pa­sar por el World Cycling Cen­tre me cam­bió la vi­daº , re­cuer­da Eduar­do Se­púl­ve­da, ci­clis­ta ar­gen­tino de Mo­vis­tar Team. ªAn­tes de acu­dir no da­ba im­por­tan­cia a la ali­men­ta­ción ni a la pla­ni­fi­ca­ción de en­tre­na­mien­tos: no sa­bía có­mo pre­pa­rar­me pa­ra un ob­je­ti­vo. Allí apren­dí qué es un pi­co de for­ma, a co­no­cer los ci­clos de mi cuer­po, có­mo se uti­li­za un po­ten­ció­me­troº. Le en­se­ña­ron el ci­clis­mo eu­ro­peo. ª Un día nos lle­va­ron a una sa­li­da del Tour de Ro­man­día. Me emo­cio­né mu­chí­si­mo y me hi­ce fo­tos con las bi­ci­cle­tas de to­dos los equi­po­sº. Le en­se­ña­ron la vi­da más allá de la ca­res­tía. ª En Ar­gen­ti­na me te­nía que pa­gar to­dos los ma­te­ria­les y pin­char era un au­tén­ti­co dra­ma. Aquí me die­ron za­pa­ti­llas, ro­pa, bi­ci­cle­ta, re­pues­tos...º. ª Tu­ve mu­cha suer­te de que me lla­ma­ran pa­ra ir al World Cycling Cen­treº , re­fle­xio­na Ra­mu­nas Na­var­daus­kas, tro­tón de Bah­rain-Me­ri­da que ha fi­cha­do por Del­ko Mar­sei­lle. ª Es el si­tio ideal pa­ra des­cu­brir­se co­mo per­so­na y co­mo ci­clis­ta. Yo de­jé de ser va­go pa­ra sa­lir

a en­tre­nar. Apren­dí a ser edu­ca­do, a man­te­ner la bi­ci­cle­ta lim­pia; a que da igual có­mo va­ya tu vi­da, que si eres ama­ble y son­ríes to­do irá me­jor y se­rá más fá­cil. Me di cuen­ta de que no to­do el mun­do sa­be to­do; que la cul­tu­ra mar­ca mu­cho el con­tac­to que las per­so­nas tie­nen con la reali­da­dº. Ma­du­ró. ª Con­ser­vo bue­ní­si­mos re­cuer­dos del WCC. Fue una épo­ca muy im­por­tan­te en to­dos los sen­ti­do­sº.

AIGLE

Fue en 2002 que la Unión Ci­clis­ta In­ter­na­cio­nal (UCI) es­ta­ble­ció el World Cycling Cen­tre, una aca­de­mia pa­ra la tec­ni­fi­ca­ción y el desa­rro­llo de jó­ve­nes ta­len­tos de cual­quier dis­ci­pli­na del ci­clis­mo -ca­rre­te­ra, pis­ta, MTB, BMX...pro­ce­den­tes de paí­ses aje­nos a la ór­bi­ta tra­di­cio­nal del de­por­te de la bi­ci­cle­ta. ª Nues­tro prin­ci­pio es que un chi­co na­ci­do en Etio­pía dis­fru­te de las mis­mas con­di­cio­nes pa­ra ser ci­clis­ta que uno de Fran­cia, Es­pa­ña o Ita­liaº , re­su­me el téc­ni­co Ale­jan­dro Gon­zá­lez-Ta­blas (1987, Sa­la­man­ca), ex ci­clis­ta ama­teur y víc­ti­ma de una ti­tu­li­tis que le ha­ce ser li­cen­cia­do en Ma­gis­te­rio e INEF, que en 2012 res­pon­dió a un anun­cio de la fe­de­ra­ción in­ter­na­cio­nal bus­can­do un en­tre­na­dor asis­ten­te pa­ra el Cen­tro. ª Me que­dé de pie­dra cuan­do me lla­ma­ro­nº , re­co­no­ce en­tre ri­sas. En la ac­tua­li­dad di­ri­ge el pro­gra­ma de ci­clis­mo fe­me­nino. ª No les en­se­ñe­mos a an­dar sin rue­di­nes -de­fi­ne-. Nues­tra ac­ti­vi­dad es equi­pa­ra­ble a la de cual­quier equi­po de desa­rro­llo. Só­lo hay una di­fe­ren­cia: la re­si­den­ciaº. La re­si­den­cia, con es­pa­cio pa­ra aco­ger unas 45 per­so­nas, es­tá en Aigle, mu­ni­ci­pio don­de tam­bién se en­cuen­tra la se­de de la UCI. ª Un lu­gar bas­tan­te tran­qui­lo, con mu­cho en­can­toº , ex­pli­ca Je­sús Her­nán­dez (1989, Ro­ja­les-Ali­can­te), otro es­pa­ñol que apor­tó su gra­ni­to de are­na en ca­li­dad de fi­sio­te­ra­peu­ta du­ran­te unos me­ses de 2016 y que aho­ra ejer­ce de ma­sa­jis­ta en el Di­men­sion Da­ta. ª El pue­blo es fa­mo­so por ser la en­tra­da del va­lle del Ró­dano, que es un pa­raí­so pa­ra mon­tar en bi­ci -cuen­ta-. Es cier­to que el cli­ma es frío: lle­gué a ver ne­var en ju­nio. Sin em­bar­go, ape­nas sa­le el

Fo­tos Pho­to Gomez Sport/UCI WCC

2 Ayu­da ar­coí­ris.Los téc­ni­cos del Cen­tro apo­yan ca­da año a sus ci­clis­tas de paí­ses exó­ti­cos pa­ra que pue­dan par­ti­ci­par en los Mun­dia­les.

1 An­ti­guo alumno. El ar­gen­tino Eduar­do Se­púl­ve­da, hoy en día en el Mo­vis­tar Team, re­co­no­ce su deu­da im­pa­ga­ble con el UCI World Cycling Cen­tre.

3 Sec­ción fe­me­ni­na. El UCI WCC re­gis­tra­rá el año que vie­ne un equi­po Con­ti­nen­tal pa­ra dar más opor­tu­ni­da­des de com­pe­tir a su pro­gra­ma de chi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.