ACE­RO Y RASTRALES

Tes­ti­go di­rec­to de la épo­ca do­ra­da de Rey­nolds y Ba­nes­to, el vas­co­fran­cés ayu­da aho­ra a la ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal del Eus­ka­di-Mu­rias.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Lo­ren­zo Ci­prés

La tra­yec­to­ria de Fran­cis La­far­gue, un mí­ti­co, de la mano de Lo­ren­zo Ci­prés.

35 años han pa­sa­do des­de la lle­ga­da de Fran­cis La­far­gue al ci­clis­mo pro­fe­sio­nal. Jo­sé Mi­guel Echa­va­rri con­tó con él en 1983 pa­ra su pri­me­ra aven­tu­ra en el Tour de Fran­cia al man­do del re­cor­da­do Rey­nolds, mo­men­to ca­li­fi­ca­do por mu­chos co­mo cla­ve en la his­to­ria de es­te de­por­te en Es­pa­ña. Des­de ese ve­rano se per­die­ron mu­chos com­ple­jos ad­qui­ri­dos y se vol­vió a mi­rar a lo más al­to de la prue­ba que mar­ca la pau­ta. ª Mi pa­pel no es­ta­ba muy cla­ro -co­men­ta du­ran­te su en­tre­vis­ta con Ci­clis­mo a Fon­do-. El equi­po iba a la aven­tu­ra y ne­ce­si­ta­ba al­guien que ha­bla­se per­fec­ta­men­te fran­cés y es­tu­vie­se en las lle­ga­das ayu­dan­do a los co­rre­do­res. Ini­cia­mos un ca­mino que nun­ca ima­gi­na­mos has­ta don­de lle­ga­ríaº. Si cu­rio­so fue su arran­que, más lo fue el mo­do en que se des­en­ca­de­nó. ª Jo­sé Mi­guel me lo ofre­ció en Ve­ra de Bi­da­soa tras una eta­pa de la Vuel­ta al País Vas­co. Es­ta­ba de es­pec­ta­dor y al ver­me me di­jo que pa­sa­ra por el ho­tel. Sa­lí de allí con una ofer­ta pa­ra ir al Tour me­ses des­pué­sº.

SI­LLI­NES DE CUE­RO

Fran­cis La­far­gue na­ció en 1955 en La Né­gres­se, ba­rrio re­si­den­cial de Bia­rritz agru­pa­do en torno a la es­ta­ción de fe­rro­ca­rril. En­tró muy pron­to en con­tac­to con el ci­clis­mo gra­cias a la pa­sión de su pa­dre, ª que nos lle­va­ba a mul­ti­tud de ca­rre­ras de la zo­na y del País Vas­co al otro la­do de la fron­te­ra. Re­cuer­do ver des­de muy pe­que­ño el Tour, la Vuel­ta, la It­zu­lia...º. Jo­seph Bort­hay­re, un me­cá­ni­co pro­fe­sio­nal de su ciu­dad, te­nía un ta­ller por don­de pa­sa­ba la ma­yo­ría de es­tre­llas del pe­lo­tón a arre­glar sus si­lli­nes de cue­ro Brooks, mar­ca en la que era es­pe­cia­lis­ta. Un jo­ven­cí­si­mo Fran­cis pa­sa­ba las ho­ras muer­tas es­cu­chan­do his­to­rias so­bre cam­peo­nes de la épo­ca y co­no­cien­do a mu­chos en per­so­na. ª Era fá­cil en­con­trar­me allí a la ho­ra de los de­be­res. Me hi­ce co­rre­dor pe­ro era muy ma­lo, al me­nos per­mi­tía que otros ga­na­sen gra­cias a mí -apun­ta con hu­mor-. Tras la mi­li lo de­jé y me de­di­qué al rugby, dis­ci­pli­na que tam­bién me dio mu­chos va­lo­re­sº.

PE­RI­CO E IN­DU­RAIN

La ofer­ta de Echa­va­rri pa­ra co­la­bo­rar con Rey­nolds en el Tour de 1983 lle­nó de fe­li­ci­dad a Fran­cis, por en­ton­ces tra­ba­ja­dor de la Se­gu­ri­dad So­cial ga­la. ª Em­pe­cé a co­la­bo­rar con ellos a cam­bio de un mai­llot y dos tu­bu­la­res. El mar­tes si­guien­te a ter­mi­nar es­ta­ba en mi ofi­ci­na. Así fue ca­da año has­ta que lle­gó Ba­nes­to y mi pues­to se pro­fe­sio­na­li­zóº. Du­ran­te ese tiem­po se mul­ti­pli­có en sus fun­cio­nes, ayu­dan­do al equi­po y a sus fi­gu­ras, pri­me­ro Arro­yo y Del­ga­do, y des­de la dé­ca­da de los 90, Mi­guel In­du­rain. ª Es­ta­ba con los co­rre­do­res en sa­li­da y me­ta y ayudaba co­mo tra­duc­tor cuan­do les re­que­rían. Al­gún año tam­bién hi­ce de se­gun­do di­rec­tor. Acom­pa­ñé con el co­che a Gorospe el día de su vic­to­ria de 1986 en Saint-Étien­neº. Los bue­nos re­sul­ta­dos per­mi­tie­ron la­brar­se des­de muy pron­to la con­si­de­ra­ción de to­dos, ª aun­que con Pe­ri­co vi­vi­mos mo­men­tos

muy com­pli­ca­dos por el fal­so po­si­ti­vo. Lue­go lle­gó Mi­guel, que se ga­nó un res­pe­to que to­da­vía per­du­ra gra­cias a sus cin­co Tours y su ma­ne­ra de se­rº.

OTO­ÑO LA­BO­RAL EN MU­RIAS

Tras la épo­ca do­ra­da de In­du­rain per­ma­ne­ció un de­ce­nio y me­dio li­ga­do a la es­truc­tu­ra co­mo re­la­cio­nes pú­bli­cas. ª Ba­nes­to fue un lu­jo co­mo pa­tro­ci­na­do­rº. Al ban­co le se­gui­rían Illes Ba­lears y Cais­se d'Epar­gne, ª pe­ro al en­trar Mo­vis­tar no hu­bo lu­gar pa­ra mí. Ahí me di cuen­ta de que en el ci­clis­mo, y en la vi­da la­bo­ral, a ve­ces to­ca ser só­lo un nú­me­ro. Por for­tu­na, BH y Carrefour me per­mi­tie­ron se­gui­rº. En oto­ño de 2016 le lle­gó la pro­pues­ta de su ac­tual equi­po, Eus­ka­di-Mu­rias, pa­ra in­cor­po­rar­se co­mo res­pon­sa­ble de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. ª Me gus­tó el pro­yec­to. Era muy di­fe­ren­te a lo que ha­bía vi­vi­do, mo­des­tos pe­ro cohe­sio­na­dos y con al­ma. Se ha con­se­gui­do un ca­len­da­rio muy cohe­ren­te y el gru­po ha fun­cio­na­doº. Con ellos es­pe­ra fi­ni­qui­tar su pe­ri­plo la­bo­ral cum­plien­do un úl­ti­mo de­seo. ª Me gus­ta­ría que nos in­vi­ta­sen al Tour, un re­to que cul­mi­na­ría mi pa­so por es­te de­por­te. Ha­ce no de­ma­sia­do com­pren­dí lo mu­cho que me ha apor­ta­do y lo fe­liz que me ha he­choº , con­clu­ye ri­sue­ño.

1 Tour 1988. Rey­nolds ce­le­bra en los Cam­pos Elí­seos el triun­fo de Pe­dro Del­ga­do. Fran­cis apa­re­ce el pri­me­ro por la de­re­cha jun­to a In­du­rain.2 Mul­ti­ta­rea. La ha­bi­li­dad de nues­tro pro­ta­go­nis­ta pa­ra las re­la­cio­nes pú­bli­cas y el tra­to con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tá fue­ra de to­da du­da.3 Guar­daes­pal­das de Mi­guel In­du­rain. Una ima­gen re­cien­te jun­to al cam­peo­ní­si­mo na­va­rro, de quien cui­dó en mul­ti­tud de prue­bas en sus años de glo­ria. 4 En­ci­clo­pe­dia del ci­clis­mo. Fran­cis La­far­gue, que aho­ra co­la­bo­ra con Eus­ka­diMu­rias, du­ran­te la char­la con Lo­ren­zo Ci­prés.5 Sa­li­das y lle­ga­das. El re­cor­da­do Pe­dro Gon­zá­lez con­ver­sa con Pe­dro Del­ga­do en su pre­sen­cia tras cru­zar una lí­nea de me­ta.

6 Ba­nes­to le pro­fe­sio­na­li­zó. Con sus chi­cos, Cha­va Ji­mé­nez, Santi Blan­co y Abraham Olano, dos mí­ti­cos co­mo Zoe­te­melk e Hi­nault y el pe­rio­dis­ta Jo­su Ga­rai.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.