ÓS­CAR RO­DRÍ­GUEZ

Hay poe­sía en la vi­da de­por­ti­va de es­te es­ca­la­dor na­va­rro que en La Cam­pe­ro­na ru­bri­có uno de los mo­men­tos más bri­llan­tes de la tem­po­ra­da ci­clis­ta 2018.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Fran Re­yes Fo­tos Rafa Gó­mez

En­tre­vis­ta con el na­va­rro del Eus­ka­diMu­rias, que cau­só sen­sa­ción en La Vuel­ta.

Re­co­noz­co que al prin­ci­pio me pa­só des­aper­ci­bi­doº , di­ce Juan­jo Oroz, di­rec­tor del Equi­po Li­zar­te. ª Era un ci­clis­ta más de la plan­ti­lla. Un cha­val son­rien­te, que no me­tía rue­da, inocen­te, na­da ga­llo...º. Has­ta que, en un en­tre­na­mien­to de pre­tem­po­ra­da, el ex ci­clis­ta de Eus­kal­tel-Eus­ka­di y ac­tual di­rec­tor de la es­cue­la de ta­len­tos de Ma­no­lo Az­co­na de­ci­dió com­par­tir pedaladas con sus co­rre­do­res. ª Ese día pu­de ver des­de cer­ca có­mo subía, con esa chis­pa y esa ale­gría es­pe­cial que só­lo le ha­bía vis­to an­tes a Igor An­tón. Me con­ven­ció de que, aun­que le fal­ta­ra mu­cho ba­ga­je, ate­so­ra­ba un gran po­ten­cia­lº. Fue en el Li­zar­te y ba­jo la di­rec­ción de Juan­jo Oroz que Ós­car Ro­drí­guez (1996, Bur­la­da) se con­vir­tió en ci­clis­ta des­pués de to­da una vi­da pe­da­lean­do por di­ver­sión en los con­jun­tos de for­ma­ción del club de Vi­lla­va, la lo­ca­li­dad na­tal de Mi­guel In­du­rain. En el se­gun­do año de sub23 em­pe­zó a to­mar­se en se­rio la bi­ci­cle­ta; en el ter­ce­ro tor­nó los in­ter­mi­ten­tes des­te­llos de años an­te­rio­res en un bri­llo sos­te­ni­do. Ga­nó cin­co prue­bas de un día del ca­len­da­rio vas­co­na­va­rro y la úl­ti­ma edi­ción has­ta la fe­cha de la pres­ti­gio­sa Vuel­ta a Pa­len­cia, que por for­tu­na re­gre­sa­rá al ca­len­da­rio la pró­xi­ma cam­pa­ña.

Tan­to des­lum­bró que Eus­ka­di-Mu­rias se apre­su­ró a lla­mar­le a fi­las co­mo

sta­giai­re. Le em­bar­ca­ron en la Vol­ta a Por­tu­gal, una au­tén­ti­ca prue­ba de su­per­vi­ven­cia pa­ra cual­quier jo­ven ci­clis­ta, y sa­lió a flo­te. El pri­mer año de pro­fe­sio­nal, 2017, lo mar­ca­ron dos caí­das. Una en la Vol­ta a la Co­mu­ni­tat Va­len­cia­na, cuan­do se des­pis­tó yen­do en el gru­po de fa­vo­ri­tos e hi­zo un afi­la­dor que le rom­pió la mano. Otra en la Vuel­ta a Cas­ti­lla y León: iba oc­ta­vo de la ge­ne­ral cuan­do, ca­mino de La Cam­pe­ro­na, se es­tre­lló y gol­peó en el as­fal­to con el ros­tro. No lo su­po en­ton­ces, pe­ro se ha­bía fi­su­ra­do el ta­bi­que na­sal: una afec­ción que le blo­queó la ven­ti­la­ción de los oí­dos, pro­vo­can­do unos pro­ble­mas de equi­li­brio que le obli­ga­ron a pa­sar por el qui­ró­fano en in­vierno pa­ra re­com­po­ner­se la na­riz y vol­ver a dis­fru­tar de la bi­ci­cle­ta.

SED

Cuan­do de­ci­mos ª pro­gre­sió­nº , ima­gi­na­mos en nues­tra men­te una grá­fi­ca as­cen­den­te, rec­ta, lím­pi­da. La reali­dad es que na­da cre­ce sin pe­que­ños ac­ci­den­tes y di­fi­cul­ta­des. Si mi­rá­ra­mos esa lí­nea rec­ta de cer­ca, ve­ría­mos os­ci­la­cio­nes: un po­co ha­cia arri­ba, un po­co ha­cia aba­jo... Só­lo vién­do­la des­de le­jos per­ci­bi­mos que, efec­ti­va­men­te, la ten­den­cia es as­cen­den­te. Só­lo mi­ran­do ha­cia atrás nos da­mos cuen­ta de lo que he­mos cre­ci­do, asu­mien­do que las caí­das y las de­cep­cio­nes for­man par­te del pro­ce­so. ª Es ne­ce­sa­rio pe­gar­se gol­pes an­tes de ga­na­rº , con­fir­ma nues­tro pro­ta­go­nis­ta. La tar­de de su de­but en el Gran Pre­mio Mi­guel In­du­rain se lle­vó uno fuer­te. Sal­dó con una fu­ga y un ren­di­mien­to que le de­jó ª sa­tis­fe­choº la que de­fi­ne co­mo ª la ca­rre­ra más im­por­tan­te de mi año por­que es la que lle­vo to­da la vi­da yen­do a ver con mis ami­go­sº.

A su tér­mino, el equi­po le co­mu­ni­có que fi­nal­men­te no le ali­nea­ría en la Vuel­ta al País Vas­co, que co­men­za­ba dos días más tar­de y era uno de los ob­je­ti­vos mar­ca­dos a prin­ci­pio de tem­po­ra­da. ª Me di­je­ron que no ha­bía da­do el ni­ve­lº. Al si­guien­te do­min­go, Kla­si­ka Pri­ma­ve­ra de Amo­re­bie­ta, Ro­drí­guez es­tu­vo en la dispu­ta has­ta el fi­nal. No hu­bo que es­pe­rar ni dos se­ma­nas pa­ra su pri­me­ra ex­hi­bi­ción te­le­vi­sa­da en el Tour de los Al­pes. Se me­tió en la fu­ga de la úl­ti­ma eta­pa y re­co­gió pun­tos que le pu­sie­ron a ti­ro la vic­to­ria en la cla­si­fi­ca­ción de la Mon­ta­ña, en la cual era lí­der Do­me­ni­co Poz­zo­vi­vo (Bah­rain-Me­ri­da). El pe­lo­tón le ca­zó al pie de la úl­ti­ma subida pun­tua­ble a Olym­pia, la as­cen­sión lar­ga del cir­cui­to de los Mun­dia­les de Inns­bruck. El es­ca­la­dor na­va­rro apre­tó los dien­tes y aguan­tó el rit­mo de un gru­po de fa­vo­ri­tos ca­da vez más se­lec­cio­na­do y en ple­na ebu­lli­ción de ata­ques. Fal­tan­do un ki­ló­me­tro pa­ra la ci­ma, se pu­so a la ve­ra del lí­der de la ge­ne­ral, Thi­baut Pi­not (Grou­pa­ma-FDJ), y le di­jo en in­glés que que­ría co­ro­nar pri­me­ro el puer­to. El ga­lo le per­mi­tió pa­sar y mar­car el rit­mo. Cuan­do arran­có en bus­ca de los pun­tos, le res­pe­tó y no si­guió su rue­da. Tam­po­co lo hi­cie­ron Froo­me o Su­per­mán Ló­pez, igual­men­te pre­sen­tes en ese gru­po de una vein­te­na de ele­gi­dos. Y así fue que Os­ca­rín con­si­guió la vic­to­ria en la Mon­ta­ña de una de las ron­das por eta­pas más es­car­pa­das y com­pe­ti­das del ca­len­da­rio mun­dial. ª En ese mo­men­to sen­tía unas pier­nas in­creí­bles, me sor­pren­dí a mí mis­mo -re­co­no­ce-. Lue­go me des­col­gué por­que ti­ré el úl­ti­mo bi­dón que lle­va­ba de­ma­sia­do pron­to y me mo­ría de se­dº.

ÉX­TA­SIS

Has­ta es­te ve­rano, el prin­ci­pal pun­to dé­bil de Ós­car Ro­drí­guez era la irre­gu­la­ri­dad. ª Pien­so que por su ju­ven­tu­dº , ex­po­ne Xa­bier Mu­riel, di­rec­tor de­por­ti­vo y pre­pa­ra­dor fí­si­co de Eus­ka­di-Mu­rias. ª Sin em­bar­go, en la Vol­ta a Por­tu­gal nos sor­pren­dió de­mos­tran­do una gran con­sis­ten­ciaº. El na­va­rro sal­dó su ter­ce­ra par­ti­ci­pa­ción en la ron­da lusa con un se­gun­do pues­to en la cla­si­fi­ca­ción de los jó­ve­nes, sos­te­nien­do un muy buen ni­vel a lo lar­go de sus on­ce eta­pas. Tan­to im­pre­sio­nó que los di­ri­gen­tes del con­jun­to vas­co de­ci­die­ron con­vo­car­le de úl­ti­ma ho­ra pa­ra la Vuel­ta a Es­pa­ña. Ahí ocu­rrió La Cam­pe­ro­na. ª Fue in­creí­bleº , re­la­ta Mu­riel con emo­ción. ª Yo lle­va­ba el se­gun­do co­che del equi­po, así que fui to­do el día en la es­ca­pa­da con Gari Bra­vo, Edu Pra­des y Ós­car. Con­tá­ba­mos con que te­nía­mos op­cio­nes pa­ra ha­cer un pues­to de ho­nor, pe­ro ga­nar lo veía­mos im­po­si­ble por­que en el gru­po es­ta­ban Teuns, Maj­ka, Za­ka­rin, Ku­dus... An­tes de la subida fi­nal les re­pe­ti­mos una y mil ve­ces que fue­ran a su rit­mo, que no se ce­ba­ran si­guien­do ata­ques. Una vez en­tra­mos en ella, nos que­da­mos en­ce­rra­dos en la fi­la de co­ches y só­lo pu­di­mos ver la re­so­lu­ción en la te­leº. Mien­tras tan­to, Ro­drí­guez cum­plía su mi­sión a pedaladas. ª Me mar­qué un rit­mo de 400 va­tios por­que mar­cha­ba rá­pi­do y có­mo­doº , re­cuer­da. ª De re­pen­te, hu­bo un plano de he­li­cóp­te­ro de Maj­ka y Teuns, que iban en ca­be­za, y a su es­pal­da apa­re­ció una man­cha ver­de -re­to­ma Mu­riel-. Cuan­do vi que les ade­lan­ta­ba, fue un éx­ta­si­sº.

ª Se juntó to­doº , se­ña­la Ro­drí­guez, po­nién­do­lo en pers­pec­ti­va. ª Ele­gí bien el desa­rro­llo, la tem­pe­ra­tu­ra era per­fec­ta pa­ra mí, el puer­to me ve­nía muy bien...º. Fue muy im­por­tan­te, tam­bién, la es­tra­te­gia. ª Nos ayu­dó ser los más mo­des­tos de la fu­ga, por­que esa con­di­ción nos per­mi­tió aho­rrar fuer­za­sº , re­me­mo­ra Mu­riel. ª Mo­vis­tar Team abrió gas por de­trás pa­ra acer­car a la es­ca­pa­da. Eso obli­gó a los fa­vo­ri­tos de la fu­ga a des­gas­tar­se en los re­le­vos y pro­pi­ció que lle­ga­ran to­dos jun­tos a La Cam­pe­ro­naº. Más allá de las ra­zo­nes, la ima­gen fue po­de­ro­sa y emo­cio­nan­te: un co­rre­dor jo­ven­cí­si­mo, con con­tra­to de neo­pro­fe­sio­nal, im­po­nién­do­se en un fi­nal en al­to agó­ni­co an­te es­tre­llas de pos­tín. ª Pro­ba­ble­men­te sea el ci­clis­ta peor pa­ga­do que ha ga­na­do una eta­pa de la Vuel­ta en mu­chos año­sº , di­ce Ós­car en­tre ri­sas. Ese fin de se­ma­na co­rrie­ron ríos de tin­ta so­bre quien fue, jun­to a En­ric Mas, la re­ve­la­ción de la gran ron­da es­pa­ño­la.

DIOS

Los lec­to­res de Mar­ca eli­gie­ron el triun­fo de Ós­car Ro­drí­guez en La Cam­pe­ro­na

co­mo me­jor mo­men­to de la tem­po­ra­da ci­clis­ta 2018. Él, mien­tras levantaba los bra­zos pa­ra abra­zar la glo­ria, pen­sa­ba en otra co­sa. ª En aque­lla caí­da en la Vuel­ta a Cas­ti­lla y León -re­co­no­ce-. En có­mo con­se­guía mi pri­me­ra vic­to­ria co­mo pro­fe­sio­nal en el mis­mo si­tio en el que me ha­bía pegado uno de los ma­yo­res gol­pes de mi vi­da. Tan­ta ca­sua­li­dad no pue­de ser ca­sua­li­dad. Tie­ne que ha­ber al­go más. Yo creo en Dios, así que pue­de ser Dios... o el des­tino, o poe­sía, yo qué sé. Pe­ro se­gu­ro que no es ca­sua­li­da­dº. Un he­cho es que, aun vi­nien­do de la fu­ga, el na­va­rro fue el sép­ti­mo ci­clis­ta que más rá­pi­do subió La Cam­pe­ro­na aquel día. ª E hi­zo pa­re­ci­do en el Mon­te Oiz -pun­tua­li­za Mu­riel-. Pi­lló una caí­da al pie de la as­cen­sión y por eso lle­gó un po­co re­tra­sa­do a me­ta, pe­ro fue uno de los diez me­jo­re­sº. Pres­ta­cio­nes que su­po­nen una ª mo­ti­va­ción ex­traº pa­ra Ós­car. ª Ésa es la cla­ve de su ren­di­mien­to: la con­fian­zaº , ter­cia Oroz. ª En al­gún mo­men­to fue su hán­di­cap, pe­ro aho­ra es su fuer­te. Ape­nas co­no­ce cuál es su si­tio, pier­de el mie­do y da un pa­so ade­lan­teº. ¿Y cuál es su fu­tu­ro? ªAun­que ten­ga esa ca­pa­ci­dad pa­ra mar­car la di­fe­ren­cia en la subida, no le veo co­mo un es­ca­la­dor pu­ro -opi­na Oroz-. Sa­be desen­vol­ver­se en el pe­lo­tón, al­go cla­ve en el World Tour. Es un ci­clis­ta per­fec­cio­nis­ta y eso le per­mi­ti­rá cre­cer en mu­chos as­pec­tos, in­clu­yen­do la con­tra­rre­loj. Cuan­do ma­du­re un po­co y apren­da a dar la im­por­tan­cia jus­ta a los de­ta­lles, se­rá ca­paz de dispu­tar ge­ne­ra­les en gran­des vuel­ta­sº. Pa­ra ello, to­ca­rá dar un pa­so más en 2019. ª Cree­mos que pue­de dispu­tar una lle­ga­da en al­to en al­gu­na de las ron­das es­pa­ño­las de ini­cio de tem­po­ra­da pa­ra des­pués pen­sar en País Vas­co, Al­pes y Vuel­ta -apun­ta Mu­riel-. Pe­ro ire­mos ca­rre­ra a ca­rre­ra, sin vol­ver­nos lo­cos ni car­gar­le de una pre­sión in­ne­ce­sa­riaº. Ós­car, por su par­te, se mar­ca ex­pec­ta­ti­vas me­no­res. ªA lar­go pla­zo quie­ro ser un hom­bre de gran­des vuel­tas, pe­ro no sé has­ta dón­de lle­ga­ré en ese as­pec­to. Por lo pron­to, en 2019 creo que dis­fru­ta­ré mu­cho de la com­pe­ti­ción y de los en­tre­na­mien­to­sº. Dis­fru­tar y ha­cer­nos dis­fru­tar, con esa ale­gría que le ca­rac­te­ri­za.

Aten­ción me­diá­ti­ca. La po­pu­la­ri­dad ha pro­vo­ca­do que el es­ca­la­dor na­va­rro lle­ve to­do el in­vierno con­ce­dien­do en­tre­vis­tas.Re­so­lu­ción ma­gis­tral.Tran­qui­li­dad y ta­len­to, in­gre­dien­tes de la re­ce­ta que le per­mi­tió ba­tir en la Vuel­ta a nom­bres con­sa­gra­dos.Au­tó­gra­fos. Aun­que di­ce que "no sue­len" pa­rar­le por la ca­lle, Ro­drí­guez es muy que­ri­do por los afi­cio­na­dos al ci­clis­mo. La subida de su vi­da. La Cam­pe­ro­na es­ta­rá ya pa­ra siem­pre li­ga­da al nom­bre y el re­cuer­do de Ós­car Ro­drí­guez.Ti­rar el mu­ro. El co­rre­dor del Eus­ka­di-Mu­rias ha da­do su pri­mer gran sal­to en el es­ca­la­fón con ape­nas 23 años.En­cuen­tro con Ci­clis­moa Fon­do. Fran Re­yes char­la con el can­te­rano del Equi­po Li­zar­te du­ran­te la en­tre­vis­ta que man­tu­vie­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.