ME­RI­DA MISSION CX 5000

La ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de la ga­ma Me­ri­da des­ti­na­da al ci­clo­cross lle­ga más pre­pa­ra­da que nun­ca pa­ra ba­tir­se el cobre en el ba­rro. Aten­to, que ya es­tán lla­man­do a los co­rre­do­res pa­ra ocu­par sus pues­tos en la pa­rri­lla de sa­li­da.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Jo­sé V. Gis­bert Fo­tos Rafa Gó­mez

Lis­ta pa­ra afron­tar cual­quier ba­ta­lla so­bre el ba­rro.

Pre­sen­ta­da en el mes de ju­lio en Ruh­pol­ding (Ale­ma­nia), la nue­va ga­ma pa­ra ci­clo­cross de Me­ri­da rom­pe con la an­te­rior gra­cias a un di­se­ño que par­te de ce­ro y que ele­va el ca­rác­ter com­pe­ti­ti­vo de la Mission CX has­ta el ni­vel más al­to, el de las prue­bas UCI -el cua­dro lu­ce un ad­he­si­vo cer­ti­fi­can­do que cum­ple sus es­tric­tas nor­mas-. El mo­de­lo que pro­ba­mos en la pre­sen­ta­ción es el to­pe de ga­ma de 2019, el 8000-E, que por el mo­men­to no es­ta­rá dis­po­ni­ble en nues­tro país, pe­ro sí con­ta­re­mos con el 100, la op­ción de en­tra­da con cua­dro y hor­qui­lla de alu­mi­nio, gru­po SRAM Apex 1 y fre­nos Pro­max por 999 €; el se­gun­do es­ca­lón, el 600, tam­bién equi­pa un cua­dro de alu­mi­nio -pe­ro con hor­qui­lla de car­bono- y gru­po com­ple­to SRAM Apex 1 por 1.799 €; y, por úl­ti­mo, la más com­ple­ta, la Mission CX 5000 de es­te Con­tac­to. To­das in­clu­yen fre­nos de dis­co y trans­mi­sión mo­no­pla­to, ele­men­tos

siem­pre pre­sen­tes en los mo­de­los más ac­tua­les de es­ta dis­ci­pli­na. El cua­dro y la hor­qui­lla del mo­de­lo pro­ba­do son exac­ta­men­te los mis­mos que los uti­li­za­dos en el to­pe de ga­ma 8000-E, tan­to el ti­po de fi­bra de car­bono co­mo la geo­me­tría, que ana­li­za­mos con más de­ta­lle en el re­cua­dro co­rres­pon­dien­te. Los cie­rres son de ti­po pa­san­te de 12 mm en am­bos ejes, con el in­ge­nio­so de­ta­lle de in­cor­po­rar la pa­lan­ca de cie­rre es­con­di­da en el in­te­rior del eje y que pue­de ex­traer­se con fa­ci­li­dad; el pa­so de rue­da per­mi­te cu­bier­tas de has­ta 38 mm de an­chu­ra, 5 más del lí­mi­te le­gal en prue­bas de ci­clo­cross, que se­rá la em­plea­da por quie­nes uti­li­cen la Mission fue­ra de los cir­cui­tos; se in­clu­yen ros­cas en la hor­qui­lla -tres- y en el cua­dro -dos- pa­ra an­clar unos guar­da­ba­rros, una op­ción bas­tan­te co­mún en paí­ses más llu­vio­sos que el nues­tro, y las tí­pi­cas pa­ra mon­tar un par de por­ta­bi­do­nes;

to­dos los ca­bles y fun­das de los fre­nos y el cam­bio tra­se­ro dis­cu­rren por el in­te­rior del cua­dro o la hor­qui­lla, me­jo­ran­do la es­té­ti­ca del con­jun­to; y el an­cla­je del des­via­dor se pue­de des­mon­tar qui­tan­do dos tor­ni­llos allen. En cuan­to al gru­po, un SRAM Apex 1 com­ple­to, adop­ta la es­té­ti­ca y fun­cio­na­mien­to de los dos gru­pos mo­no­pla­to su­pe­rio­res del fa­bri­can­te es­ta­dou­ni­den­se. Los com­po­nen­tes, co­mo el ma­ni­llar, po­ten­cia, ti­ja y si­llín -to­dos de alu­mi­nio ex­cep­to la ti­ja, en la que tam­bién se em­plea car­bono; y el si­llín, con va­ri­llas de ace­ro-, es­tán fir­ma­dos por Me­ri­da y cum­plen su fun­ción sin gran­des alar­des. He­mos de­ja­do pa­ra el fi­nal las rue­das, unas Me­ri­da Ex­pert CC, de las que só­lo se sal­van las cu­bier­tas, unas sor­pren­den­te­men­te efi­ca­ces Max­xis All Te­rra­ne tu­be­less. Son muy pe­sa­das y no es­tán pre­pa­ra­das pa­ra uti­li­zar cu­bier­tas sin cá­ma­ras, pe­ro, no se pue­de ne­gar,

» ª El cua­dro y la hor­qui­lla for­man un con­jun­to de má­xi­ma ca­li­dad y una muy bue­na ba­se so­bre la que, al­gún día, po­der ga­nar ca­rre­ra­sº.

aguan­ta­rán el peor tra­to gra­cias a su cons­truc­ción con 32 ra­dios a 3 cru­ces. Los dis­cos, de 160 mm de diá­me­tro en am­bas rue­das, van an­cla­dos al bu­je con el sis­te­ma ISO de 6 tor­ni­llos, me­nos em­plea­do que el ca­da vez más po­pu­lar Cen­ter Lock de Shi­mano; mien­tras que las pin­zas uti­li­zan el es­tán­dar Flat Mount, el úl­ti­mo en lle­gar.

AL BA­RRO

Una vez a bor­do de la Mission CX 5000 la pri­me­ra im­pre­sión es la de en­con­trar­nos a los man­dos de una má­qui­na de ca­rre­ras. A pe­sar de lle­var to­dos los es­pa­cia­do­res ba­jo la po­ten­cia -es­ta en po­si­ción in­ver­ti­da, eso sí-, el ma­ni­llar que­da si­tua­do ª ahí aba­jo y le­jo­sº , y aun­que tam­bién es ver­dad que la ta­lla M pro­ba­da nos que­da­ba un po­co pe­que­ña, la L con su tu­bo su­pe­rior de 565 mm efec­ti­vos se nos an­to­ja­ban cla­ra­men­te ex­ce­si­vos. Su geo­me­tría, com­bi­na­da con la so­li­dez de la ca­ja de pe­da­lier y zo­na de la di­rec­ción, es la idó­nea pa­ra las exi­gen­cias del ci­clo­cross pu­ro y du­ro: cur­vas ce­rra­das con es­ca­sa ad­he­ren­cia, subidas im­po­si­bles, es­ca­le­ras, ta­blo­nes, tron­cos, ban­cos de are­na, ba­rri­za­les... don­de sal­drán a re­lu­cir sus cua­li­da­des, siem­pre que sus­ti­tu­ya­mos sus rue­das por unas más li­ge­ras y, el pun­to más im­por­tan­te, que cam­bien el sis­te­ma de cá­ma­ra y cu­bier­ta por el de los tu­bu­la­res -im­pres­cin­di­bles si no que­re­mos que nos do­blen to­dos los par­ti­ci­pan­tes de nues­tra man­ga-, pa­ra evi­tar ra­jar la cá­ma­ra con un llan­ta­zo y con los que po­de­mos de­jar la pre­sión muy ba­ja pa­ra ele­var la ad­he­ren­cia y ab­sor­ción de las irre­gu­la­ri­da­des del te­rreno. Los más a la úl­ti­ma pue­den pa­sar­se al tu­be­less -y así con­ser­var las rue­das-, que aun­que no per­mi­te ba­jar tan­to la pre­sión co­mo en los tu­bu­la­res, sí evi­ta­rá to­do ti­po de pin­cha­zos; y pa­ra pro­te­ger los aros de llan­ta­zos po­de­mos usar una mousse en el in­te­rior. El gru­po Apex 1 de SRAM es to­do un acier­to pa­ra re­cor­tar cos­tes sin sa­cri­fi­car pres­ta­cio­nes. La con­fi­gu­ra­ción mo­no­pla­to es la op­ción idó­nea, pe­ro nos hu­bie­se gus­ta­do que el ca­se­te co­men­za­se con una co­ro­na de 10 dien­tes en lu­gar de 11, aun­que es­te cam­bio hu­bie­se en­ca­re­ci­do el pre­cio fi­nal al ne­ce­si­tar el bu­je un nú­cleo ti­po XD y un ca­se­te de ga­ma un po­co más al­ta. Los fre­nos, co­mo es nor­ma in­clu­so en las ga­mas más mo­des­tas de SRAM, nos de­tu­vie­ron con con­tun­den­cia, bue­na do­si­fi­ca­ción y sin ro­ces o chi­rri­dos. Si echa­mos un vis­ta­zo a la fi­cha téc­ni­ca, pue­de sor­pren­der­nos su pe­so de más de 9 ki­los una vez ins­ta­le­mos los pe­da­les, una ci­fra bas­tan­te abul­ta­da. Las cul­pa­bles son las rue­das y, en me­nor me­di­da, los com­po­nen­tes mar­ca de la ca­sa y las bie­las. La so­lu­ción pa­sa por gas­tar­se unos cuan­tos eu­ros en -co­mo ya he­mos apun­ta­do- unas rue­das nue­vas li­ge­ras y pa­ra tu­bu­lar, y, si nos so­bran unas mo­ne­das, mon­tar­la nues­tro si­llín, ma­ni­llar y bie­las fa­vo­ri­tos, se­gu­ra­men­te más li­ge­ros que los de se­rie. Has­ta aquí las ma­las no­ti­cias, las bue­nas son que el cua­dro y hor­qui­lla for­man un con­jun­to de má­xi­ma ca­li­dad y una muy bue­na ba­se so­bre la que con las me­jo­ras que he­mos pro­pues­to se pue­de con­se­guir un ar­ma muy efi­caz pa­ra, al­gún día, in­clu­so po­der ga­nar ca­rre­ras.

¿GRAVEL O NO?

Aun­que la mar­ca ya tie­ne una re­pre­sen­tan­te en la dis­ci­pli­na de mo­da, la Si­lex, los usua­rios de bi­cis gravel más ra­di­ca­les -los que ja­más han usa­do unas al­for­jas y es­tán más pen­dien­tes de la ve­lo­ci­dad me­dia que del pai­sa­jeen­con­tra­rán en la Mission CX una com­pa­ñe­ra per­fec­ta siem­pre que no uti­li­cen cu­bier­tas con más de 38 mm de an­chu­ra. En el ca­tá­lo­go de Me­ri­da nos sor­pren­dió que la de­no­mi­na­sen una bi­ci ur­ba­na rá­pi­da -`fast com­mu­ting©- y co­mo una op­ción pa­ra en­tre­nar en as­fal­to du­ran­te el in­vierno -`win­ter bi­ke©-. En el pri­mer ca­so, po­de­mos dar fe, pe­ro siem­pre y cuan­do sus­ti­tu­ya­mos las cu­bier­tas por unas sin ta­cos de unos 28-30 mm de an­cho, o la ad­he­ren­cia en cur­va pue­de lle­gar a ser de­li­ca­da; y en el se­gun­do, se­rá via­ble gra­cias a la po­si­bi­li­dad de ins­ta­lar guar­da­ba­rros, pe­ro, nue­va­men­te, de­be­mos cam­biar las cu­bier­tas por unas de ca­rre­te­ra y, si no que­re­mos ir muy pa­sa­dos de vuel­tas, tam­bién el pla­to por uno de 50 dien­tes, aun­que ten­dre­mos que alar­gar la ca­de­na unos cuan­tos es­la­bo­nes, o sus­ti­tuir el ca­se­te por uno con una co­ro­na de diez dien­tes.

INAL­TE­RA­BLE. La ri­gi­dez -prin­ci­pal­men­te en el área del pe­da­lier- es ele­va­da, acor­de con el ca­rác­ter de la Mission CX. La trans­fe­ren­cia de nues­tra ener­gía a las bie­las no se per­de­rá en fle­xio­nes.APEX 1. El ter­cer es­ca­lón de la fa­mi­lia SRAM pa­ra ci­clo­cross no de­frau­da, con un gru­po que in­clu­ye un ca­se­te 11-42, que com­bi­na­do con un úni­co pla­to de 40 dien­tes, se­rá el ade­cua­do en to­do ti­po de cir­cui­tos.DE­TA­LLES. La pie­za que une los dos ti­ran­tes tra­se­ros no es un re­fuer­zo; se tra­ta un an­cla­je del guar­da­ba­rros pa­ra mon­tar­los en días llu­vio­sos o em­ba­rra­dos. Se pue­de des­mon­tar con fa­ci­li­dad. GEO­ME­TRÍA. Aun tra­tán­do­se de un mo­de­lo prin­ci­pal­men­te en­fo­ca­do al ci­clo­cross, ex­cep­to la dis­tan­cia en­tre ejes y las vai­nas tra­se­ras, am­bas me­di­das más lar­gas de lo ha­bi­tual pa­ra po­der aco­ger cu­bier­tas con ta­cos, ade­más de un án­gu­lo de di­rec­ción un po­co más abier­to, su geo­me­tría po­dría pa­sar por la de una bi­ci de ru­ta con co­tas de com­pe­ti­ción que nos exi­gi­rá apli­car­nos pa­ra es­tar a su al­tu­ra. Ne­go­cia las cur­vas con una pre­ci­sión en­vi­dia­ble pa­ra se­guir las tra­za­das y sin apre­ciar ines­ta­bi­li­dad en ba­ja­das rá­pi­das, pe­ro una pi­pa de di­rec­ción cor­ta, jun­to al lar­go tu­bo ho­ri­zon­tal, nos obli­ga­rá a lle­var la es­pal­da en una po­si­ción no ap­ta pa­ra los me­nos ex­pe­ri­men­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.