In me­mo­riam

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS -

El día en que el Tour de 1914 ar ran­có de Pa­rís con di­rec­ción a Le Ha­vre, el ar­chi­du­que Fran­cis­co Fer­nan­do de Aus­tria era ase­si­na­do en las ca­lles de Sa­ra­je­vo, a ca­si dos mil k iló­me­tros de dis­tan­cia. La cas­ca­da de r eac­cio­nes y alian­zas cru­za­das que suc edie­ron a ese magnicidio cris­ta­li­za­rían se­ma­nas des­pués con el es­ta­lli­do de la P ri­me­ra Gue­rra Mun­dial. En ape­nas un mes se su­ce­dían lla­ma­das a la mo vi­li­za­ción de las na­cio­nes be­li­ge­ran­tes y el mun­do oc­ci­den­tal se en­ca­mi­na­ba a una tr age­dia de pro­por­cio­nes nun­ca vis­tas has­ta en­ton­ces. Mi­llo­nes de per­so­nas fuer on re­clu­ta­das pa­ra un con­flic­to del que re­cien­te­men­te he­mos re­cor­da­do el c en­te­na­rio de su con­clu­sión tras la fir­ma del Ar­mis­ti­cio del 11 de no­viem­bre, ce­le­bra­do muy cer­ca de un lu­gar fa­mi­liar pa­ra el mun­di­llo ci­clis­ta, Com­pièg­ne, la lo­ca­li­dad de sa­li­da de la Pa­rís-Rou­baix. Ese día se ce­rra­ba un ci­clo de cua tro años de do­lor y más de die­ci­ocho mi­llo­nes de muer­tos. A las so­fla­mas y ale­ga­tos bé­li­cos de los pri­me­ros mo­men­tos les su­ce­de­ría un sen­ti­mien­to ge­ne­ra­li­za­do de pe­si­mis­mo y desa­zón fren­te a lo que acon­te­ció. La muer­te ha­bía pa­sa­do a ser un pea­je for­zo­so del que pa­re­cían es­tar in­mu­ni­za­dos quie­nes lle­va­ban el man­do. El ci­clis­mo y el Tour de Fran­cia pa­ga­rían un ca­ro tri­bu­to en una c on­tien­da que vi­si­tó mu­chos de los esc ena­rios que hoy en día son fr ecuen­ta­dos por las com­pe­ti­cio­nes ce­le­bra­das en el en­torno de la fron­te­ra fran­co-bel­ga -en la ima­gen un ce­men­te­rio de sol­da­dos pr óxi­mo al po­pu­lar Kem­mel­ber g de la G an­teWe­vel­gem-. Al­gún con­cien­zu­do es­tu­dio ha­bla de la des­apa­ri­ción de ca­si mil co­rre­do­res de la épo­ca con­tan­do a am­bos ban­dos, ci­fra di­fí­cil de asi­mi­lar ba­jo el prisma del pen­sa­mien­to de un oc­ci­den­tal del si­glo XXI, y don­de se en­con­tra­rían co­rre­do­res pro­fe­sio­na­les, afi­cio­na­dos y nu­me­ro­sos es­pe­cia­lis­tas de la pis­ta. En lo re­fe­ren­te ala prue­ba ga­la, fa­lle­cie­ron se­sen­ta par­ti­ci­pan­tes de sus do­ce pri­me­ra se­di­cio­nes, y en­tre ellos tres ven­ce­do­res fi­na­les: Fra­nçois Faber, caí­do en la ba­ta­lla del Ar to is; Oc­ta­ve La­pi­ze, de­rri­ba­do con su avión; y Lu­cien Pe­tit-Bre­ton, quien su­frió un des­gra­cia­do ac­ci­den­te de trá­fi­co du­ran­te un per­mi­so. Ade­más de ese in­for­tu­na­do tri­den­te, tam­bién se per­dió aun ga­na­dor del Gi­ro, Car­lo Oria­ni. Es­te ita­liano del re­gi­mien­to de los Ber­sa­glie­ri mo­ría por cul­pa de una pul­mo­nía con­traí­da du­ran­te la ba­ta­lla del Ca­po­ret­to. Con la paz ya re­cu­pe­ra da, el re­gre­so se re­ve­ló muy du­ro. Ala cru­de­za y la pre­ca­rie­dad del es­ta­do de ca­rre­te­ras y po­bla­cio­nes se uni­rían las pe­nu­rias eco­nó­mi­cas del mo­men­to. Obli­ga­ron in­clu­so has­ta a cons­ti­tuir un con­sor­cio en­tre los fa­bri­can­tes de bi­ci­cle­tas pa­ra per­mi­tir equi­par a más de la mi­tad de los par­ti­ci­pan­tes en el Tour de 1919. En esa edi­ción, pri­me­ra tras la gue­rra, se ins­tau­ró de­fi­ni­ti­va­men­te el mai­llot jau­ne pa­ra dis­tin­guir al lí­der de la ge­ne­ral, pren­da de la­quees te año se con­me­mo­ra­rá su cen­te­na­rio y que to­mó el co­lor prin­ci­pal de L'Au­to, dia­rio pa­tro­ci­na­dor y or­ga­ni­za­dor. Por en­ton­ces tam­bién se le qui­so asi­mi­lar co­mo sím­bo­lo del re­na­ci­mien­to de la prue­ba. Qué me­jor mo­men­to que ese, cuan­do el Tour vol­vía tras cua­tro años de pa­rón bé­li­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.