LA GRAN PRUE­BA

Con el ca­mino de la re­duc­ción de pe­so ve­da­do pa­ra las bi­cis de com­pe­ti­ción, las mar­cas apues­tan ca­da vez más por las bi­cis ae­ro­di­ná­mi­cas que, pa­ra es­tar a la úl­ti­ma, no pue­den pres­cin­dir de los fre­nos de dis­co.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Ser­gio Pa­lo­mar Fo­tos Rafa Gó­mez

Fo­cus Izal­co Max Disc 9.9, ae­ro­di­ná­mi­ca de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción.

Cam­bio to­tal de con­cep­to en el bu­que in­sig­nia de Fo­cus, una bi­ci que a lo lar­go de to­das sus ver­sio­nes se ha­bía ca­rac­te­ri­za­do por sus lí­neas clá­si­cas y un en­fo­que cla­ra­men­te es­ca­la­dor. Aho­ra se de­can­ta ha­cia el seg­men­to ae­ro­di­ná­mi­co, pro­cu­ran­do con­ser­var en la me­di­da de lo po­si­ble sus do­tes es­ca­la­do­ras. Es por ello que la con­ten­ción del pe­so se con­vier­te en un as­pec­to vi­tal, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que ha de li­diar con el aña­di­do de in­cluir fre­nos de dis­co, la úni­ca op­ción dis­po­ni­ble. El per­fi­la­do de los tu­bos es trun­ca­do, so­lu­ción más que pro­ba­da pa­ra com­bi­nar ga­nan­cia ae­ro­di­ná­mi­ca sin que ello su­pon­ga una mer­ma en ri­gi­dez la­te­ral, pe­ro su vo­lu­men se man­tie­ne en el mí­ni­mo in­dis­pen­sa­ble pa­ra evi­tar que la bás­cu­la se con­vier­ta en un pro­ble­ma. Tam­po­co se re­nun­cia a la ho­ra de mi­ni­mi­zar la re­sis­ten­cia fren­te al vien­to a los ca­da vez más ha­bi­tua­les ti­ran­tes ba­jos y al guia­do de ca­bles y la­ti­gui­llos por el in­te­rior des­de el ma­ni­llar, ba­jo la po­ten­cia -fue­ra del al­can­ce del vien­to gra­cias a una ta­pa- y a tra­vés de la pi­pa de la di­rec­ción. A la ho­ra de pe­da­lear con ella las sen­sa­cio­nes son un po­co con­tra­dic­to­rias, prin­ci­pal­men­te por­que la an­te­rior Izal­co Max re­sul­ta­ba una bi­ci de ca­rre­ras ex­cep­cio­nal y no po­de­mos evi­tar la com­pa­ra­ción con su an­te­ce­so­ra. Es­ta nue­va ver­sión se ha de­mo­cra­ti­za­do y es más ap­ta pa­ra to­dos los pú­bli­cos, lo que en la prác­ti­ca su­po­ne de­jar por el ca­mino al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas de deportivid­ad pu­ra co­mo las sen­sa­cio­nes di­rec­tas o una con­duc­ción su­per­ágil. Nues­tra in­vi­ta­da ha ga­na­do en con­fort en am­bas rue­das y pre­sen­ta una con­duc­ción más apa­ci­gua­da, que si bien al fi­nal del día, cuan­do mi­ras los da­tos del ci­clo­compu­tador, re­sul­ta efec­ti­va, a la ho­ra de lle­var al lí­mi­te la bi­ci en una ba­ja­da o lan­zar un sprint nos obli­ga a po­ner al­go más de nues­tra cuen­ta. En cuan­to al pa­rá­me­tro del pe­so, talón de Aquiles de los mo­de­los ae­ro­di­ná­mi­cos de dis­co, po­de­mos de­cir que se en­cuen­tra en la me­dia de las bi­cis de si­mi­lar mon­ta­je que he­mos po­di­do dis­fru­tar. Acer­car la ci­fra a los 7 kg es sin du­da la ta­rea pen­dien­te de las mar­cas de ca­ra a las pró­xi­mas tem­po­ra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.