BIAN­CHI OLTRE XR4

El mo­de­lo ae­ro­di­ná­mi­co de ru­ta de la mí­ti­ca mar­ca ita­lia­na nos ha de­mos­tra­do que no es só­lo una de las bi­cis más bo­ni­tas del mer­ca­do. Es mu­cho más.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Joa­quín Cal­de­rón Fo­tos Rafa Gó­mez

Cuan­do be­lle­za y tec­no­lo­gía se dan la mano el re­sul­ta­do es es­ti­mu­lan­te.

La ae­ro­di­ná­mi­ca ya no es una ten­den­cia, sino que es el gran cam­po de ba­ta­lla en el que las mar­cas se es­tán ju­gan­do el do­mi­nio del mer­ca­do. In­clu­so, co­mo ve­mos en la Izal­co Max de las pá­gi­nas an­te­rio­res, al­gu­nos fa­bri­can­tes es­tán apos­tan­do por reorien­tar sus mo­de­los to­pe de ga­ma pa­ra no per­der com­ba en un seg­men­to que ca­da vez es más po­pu­lar. Es­ta Oltre XR4, es­tre­na­da en ju­lio de 2016 por los ci­clis­tas del en­ton­ce Lot­toNL-Jum­bo en el Tour de Fran­cia, es la su­ce­so­ra del pri­mer acer­ca­mien­to de Bian­chi a las bi­cis ae­ro­di­ná­mi­cas de ru­ta, la XR2. Res­pec­to a es­ta, la pro­ta­go­nis­ta de nues­tra prue­ba au­men­tó li­ge­ra­men­te de pe­so -el cua­dro de la an­te­rior se si­tua­ba en torno a los 900 gra­mos y la nue­va de­cla­ra 980 g en ta­lla 55-, pe­ro pre­su­me de aho­rrar 20 W a una ve­lo­ci­dad de 50 km/h. Ese aho­rro, muy sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra un pro­fe­sio­nal, o qui­zás tam­bién pa­ra los que com­pi­ten en ca­rre­ras de ve­te­ra­nos o bus­can me­jo­rar sus re­gis­tros en las mar­chas, no de­be preo­cu­par de­ma­sia­do a un ci­clo­tu­ris­ta, pa­ra quien, sin em­bar­go, sí de­be re­sul­tar fun­da­men­tal la in­tro­duc­ción de la tec­no­lo­gía Coun­ter­vail en el trián­gu­lo tra­se­ro y en la hor­qui­lla, una tec­no­lo­gía de la que ya dis­fru­ta­ban otras bi­cis de la mar­ca, co­mo la gran fon­do In­fi­ni­to, la es­ca­la­do­ra Spe­cia­lis­si­ma o la Met­ha­nol de mon­ta­ña. Es­te sis­te­ma, de­ri­va­do de una tec­no­lo­gía ae­ro­es­pa­cial y em­plea­do tam­bién en ma­te­ria­les de otros de­por­tes, co­mo las ra­que­tas que han uti­li­za­do Ro­ger Fe­de­rer o Se­re­na Wi­lliams, se ba­sa en la in­te­gra­ción de un ma­te­rial elas­tó­me­ro en las ca­pas de fi­bra de car­bono du­ran­te el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción, lo que ha­ce que se sin­te­ti­cen en un úni­co com­po­nen­te. Con él, Bian­chi ase­gu­ra mi­ni­mi­zar las vi­bra­cio­nes que lle­gan al ci­clis­ta -anun­cia has­ta un 80% me­nos- y, so­bre to­do, so­lu­cio­na el pro­ble­ma de las tec­no­lo­gías que usan pie­zas de plás­ti­co sin in­te­grar­las en el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción, que los ita­lia­nos con­si­de­ran de­ma­sia­do blan­das.

SEN­SA­CIO­NES CON­TRA­DIC­TO­RIAS

La Oltre XR4 es, so­bre to­do, una bi­ci de­por­ti­va pa­ra pe­da­lear lo más rá­pi­do po­si­ble. Lo de­mues­tra en su geo­me­tría, lar­ga en el tu­bo dia­go­nal y con una pi­pa muy cor­ta, con la que po­de­mos con­se­guir una pos­tu­ra tan ae­ro­di­ná­mi­ca co­mo nos per­mi­ta nues­tra fle­xi­bi­li­dad, y en la tre­men­da ri­gi­dez en el pe­da­lier y la di­rec­ción, que trans­mi­ten sen­sa­cio­nes muy di­rec­tas. Sin em­bar­go, esas sen­sa­cio­nes de ace­le­ra­ción o de cam­bios de di­rec­ción ins­tan­tá­neos no con­lle­van, co­mo su­ce­de tra­di­cio­nal­men­te, pa­gar el pea­je de pe­da­lear so­bre una bi­ci­cle­ta in­có­mo­da o só­lo ap­ta pa­ra ci­clis­tas muy ex­pe­ri­men­ta­dos. Ese es el gran va­lor que Bian­chi ha con­se­gui­do con la in­tro­duc­ción del Coun­ter­vail, que nos ha

de­mos­tra­do, du­ran­te los ca­si 2.000 km de nues­tro test, al­go has­ta aho­ra di­fí­cil de creer: que una bi­ci ae­ro­di­ná­mi­ca, con per­fi­les pla­nos, ti­ja con una sec­ción mí­ni­ma, etc., sea lo su­fi­cien­te­men­te có­mo­da co­mo pa­ra afron­tar rutas muy lar­gas. La me­jor prue­ba es que fue nues­tra com­pa­ñe­ra en una ru­ta de más de 240 km ro­dean­do la ciu­dad de Madrid. Ló­gi­ca­men­te, no es un mo­de­lo gran fon­do, pe­ro el re­sul­ta­do no es que a los pro­fe­sio­na­les les per­mi­ta man­te­ner una pos­tu­ra ae­ro­di­ná­mi­ca por­que la fa­ti­ga mus­cu­lar se re­tra­sa­rá -lo que la mar­ca de­fien­de que da co­mo re­sul­ta­do que irán más rá­pi­do du­ran­te más tiem­po-, sino que ha­ce ac­ce­si­ble una bi­ci­cle­ta de com­pe­ti­ción pu­ra a un gran nú­me­ro de ci­clis­tas. La Oltre XR4 es­tá dis­po­ni­ble con mon­ta­jes prác­ti­ca­men­te a la car­ta, a par­tir de op­cio­nes con los me­jo­res gru­pos de Cam­pag­no­lo -la úni­ca op­ción pa­ra los más fanáticos de la mar­ca, ¿ver­dad?- y Shi­mano, en los que se pue­den ele­gir di­fe­ren­tes mo­de­los de rue­das. Nues­tra uni­dad de prue­ba es in­me­jo­ra­ble; in­clu­so el ma­ni­llar Me­tron 5D, del que en oca­sio­nes he­mos cri­ti­ca­do sus co­tas -si­túa las ma­ne­tas le­jos de la par­te su­pe­rior del ma­ni­llar- y su fal­ta de ri­gi­dez cuan­do te apo­yas con fuer­za so­bre él en pa­ra­do, nos ha con­ven­ci­do den­tro del con­jun­to de la bi­ci. El de­sa­rro­llo 50/34 del mag­ní­fi­co Du­ra-Ace me­cá­ni­co no con­cuer­da con el ca­rác­ter de la bi­ci, pe­ro a no­so­tros nos per­mi­tió afron­tar con ga­ran­tías dos co­lo­sos ali­can­ti­nos cer­ca­nos y de du­re­za si­mi­lar al Xo­rret de Ca­tí, el Bal­cón de Ali­can­te y las an­te­nas de Gui­xop. En sus com­pli­ca­dos des­cen­sos nos con­ven­ci­mos de las bue­nas sen­sa­cio­nes que nos ha­bía trans­mi­ti­do en las ba­ja­das, don­de la Oltre XR4 ofre­ce una con­duc­ción muy in­tui­ti­va, a la vez que no re­sul­ta len­ta ni pe­re­zo­sa. Las rue­das Zipp 404 Fi­re­crest de tu­bu­lar ali­ge­ran mu­cho el con­jun­to y ro­dar con ellas en una ca­rre­te­ra per­fec­ta­men­te as­fal­ta­da, en com­bi­na­ción con los tu­bu­la­res Vit­to­ria Cor­sa, de­be ser lo más pa­re­ci­do a des­pla­zar­se sin to­car el sue­lo con una bi­ci­cle­ta, pe­ro la ló­gi­ca nos obli­gó a cam­biar­las por sus her­ma­nas de cu­bier­ta pa­ra va­rias rutas de la prue­ba. Los tu­bu­la­res si­guen te­nien­do sen­ti­do pa­ra los pro­fe­sio­na­les, las ca­rre­ras e in­clu­so las sa­li­das de pe­ña con co­che de apo­yo, pe­ro pa­ra el uso ha­bi­tual de la ma­yo­ría de no­so­tros re­sul­tan di­fí­ci­les de jus­ti­fi­car -más allá de esas sen­sa­cio­nes al ro­dar, que si­guen com­pen­san­do a al­gu­nos irre­duc­ti­bles-. La po­si­bi­li­dad de cam­biar de po­si­ción la ca­be­za de la ti­ja, ofre­cien­do un re­tra­so de +-35 mm, la ha­ce muy atrac­ti­va pa­ra aque­llos que bus­quen una bi­ci de ca­rre­te­ra con la que par­ti­ci­par en oca­sio­nes en prue­bas de triatlón. El úni­co pro­ble­ma, co­mo veis en la ficha téc­ni­ca, es que sus ex­ce­len­tes pres­ta­cio­nes tie­nen un pre­cio bas­tan­te ele­va­do. Y sí, es muy, muy bo­ni­ta.

CON­JUN­TO. To­do en la Oltre es­tá pen­sa­do pa­ra me­jo­rar al má­xi­mo la cir­cu­la­ción del ai­re y re­du­cir las tur­bu­len­cias pa­ra aho­rrar va­tios. Una mues­tra es la for­ma que adap­ta el tu­bo ver­ti­cal, re­du­cien­do con­si­de­ra­ble­men­te su sec­ción y apla­nán­do­se en la zo­na tra­se­ra pa­ra adap­tar­se a la rue­da tra­se­ra.

LA JO­YA DE LA CO­RO­NA. La Oltre XR4 in­te­gra en el trián­gu­lo tra­se­ro y en la hor­qui­lla la tec­no­lo­gía Coun­ter­vail, desa­rro­lla­da jun­to a la em­pre­sa Ma­te­rials Scien­ces Cor­po­ra­tion, que pro­me­te ab­sor­ber has­ta el 80% de las vi­bra­cio­nes que lle­gan al ci­clis­ta des­de la ca­rre­te­ra.

AFI­LA­DA. Las sec­cio­nes pla­nas de los tu­bos son las pro­ta­go­nis­tas de un di­se­ño pa­ra el que la mar­ca ita­lia­na se ins­pi­ró en su mo­de­lo de con­tra­rre­loj Aqui­la, so­bre to­do en la pi­pa de di­rec­ción y en el tu­bo dia­go­nal, que man­tie­ne una es­pe­cie de for­ma de rom­bo has­ta el pe­da­lier.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.