La voz del ci­clis­mo

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS - por @Lo­ren­zoCi­pres

Du­ran­te las tres úl­ti­mas dé­ca­das, Paul Sher­wen fue una de las v oces del ci­clis­mo pa­ra el te­les­pec­ta­dor an­glo­par­lan­te. For­man­do un tán­dem in­di­so­cia­ble jun­to a su com­pa­trio­ta Phil Lig­gett -Phil y Paul­na­rró en len­gua in­gle­sa el asc en­so y los triun­fos ab­so­lu­tos de los su­yos en los úl­ti­mos Tours; pri­me­ro Wig­gins, des­pués Froo­me, y más re­cien­te­men­te, Ge­raint Tho­mas. Por ello pr in­ci­pal­men­te, pe­ro tam­bién por su ca­li­dad hu­ma­na, cuan­do el pa­sa­do mes de di­ciembr e se su­po de su fa­lle­ci­mien­to en Ugan­da víc ti­ma de un in­far­to, las mues­tras de con­do­len­cia ha­cia su fi­gu­ra y fa­mi­lia fue­ron ge­ne­ra­les en­tre la ma­yo­ría de los es­ta­men­tos y ac to­res que com­po­nen es­te de­por­te. Mu­chos años an­tes de ser po­pu­lar por es­to, Sher­wen vi­vió un sin­gu­lar per iplo que me­re­ce la pe­na co­no­cer­se. Emi­gra­do de ni­ño al Áfri­ca Cen­tral jun­to a su fa­mi­lia -su pa­dre re­gen­tó allí fá­bri­cas de abo­nos e in­sec­ti­ci­das-, vi­vió en Ugan­da y Ken ya has­ta re­gre­sar a Eu­ro­pa pa­ra gra­duar­se en in­ge­nie­ría y co­men­zar a com­pe­tir con éxi­to en el ci­clis­mo. Sus éxi­tos ser­vi­rían pa­ra lla­mar la aten­ción del ACBB afi­cio­na­do fran­cés, por en ton­ces uno de los equi­pos más e xi­to­sos del país y ha­bi­tual tram­po­lín a la má­xi­ma ca te­go­ría. Él lo log ra­ría en ape­nas unos me­ses , y an­tes de cum­plir­se un año de su mar cha a Fran­cia ya es­ta­ba en el pr ime­ro de sus sie­te Tours rea­li­za­dos en bi­ci­cle­ta. Co­mo ci­clis­ta pro­fe­sio­nal des­ta­ca­ría en el llano y apor tan­do tra­ba­jo en fa­vor de sus lí­de­res. 'Clim­ber' - es­ca­la­dor- fue el hu­mo­rís­ti­co so­bre­nom­bre con el que se le bau­ti­za­ría en alu­sión a sus pr oble­mas con la es­ca­la­da. Su de­no­da­da lu­cha por en trar den­tro del con­trol se­ría una cons­tan­te en su pa­so por la mon ta­ña de la g ran ron­da fran­ce­sa, lle­gan­do in­clu­so a ser re­pes­ca­do en una oca­sión en que aca­bó más de vein­te mi­nu­tos por en­ci­ma del tiem­po má­xi­mo. Su caí­da en los pr ime­ros ki­ló­me­tros y el pe­no­so ca­mino de seis ho­ras vi­vi­do en so­li­tar io has­ta la me­ta ablan­da­ron al jur ado y le per­mi­tie­ron fi­na­li­zar la que t er­mi­na­ría sien­do su úl­ti­ma par­ti­ci­pa­ción en la ron­da ga­la. A los sie­te años vi­vi­dos en F ran­cia en­tre las for­ma­cio­nes Fiat y La R edou­te les se­gui­ría un br eve epí­lo­go pr ofe­sio­nal en su país don­de le dio tiem­po a pro­cla­mar­se cam­peón na­cio­nal, su triun­fo más im­por­tan­te jun­to a una edi­ción del Gran Pre­mio de De­nain. De ahí se mo­ve­ría a los des­pa­chos -fue r ela­cio­nes pú­bli­cas del Mo­to­ro­la es­ta­dou­ni­den­se que vi­vió el de­but pro­fe­sio­nal de Lan­ce Arms­trong­pa­ra re­gre­sar des­pués a Ugan­da, don­de se es­ta­ble­ció par a ges­tio­nar una mi­na de oro a la par que se c on­so­li­da­ba en com­pa­ñía de Lig­gett co­mo co­men­ta­ris­ta de ci­clis­mo en paí­ses an­glo­sa­jo­nes . De uno de­cían que era ac­ción y pa­sión; de nues­tro pro­ta­go­nis­ta, me­su­ra y opi­nión re­fle­xio­na­da, el con­tra­pun­to ideal. En to­tal su­ma­ron la fr io­le­ra de tr ein­ta y tres años c omen­tan­do ca­rre­ras, con mo­men­to tra­gi­có­mi­co in­clui­do: el in­cen­dio pro­vo­ca­do de su co­che en Fuen­te­rra­bía du­ran­te la sa­li­da gui­puz­coa­na del Tour’92. Al re­cor­dar­lo con los años , el dúo no par ecía sen­tir especial amar­gu­ra. "Sir­vió pa­ra aca­bar con la co­lec­ción de CDs de P aul y evi­tar es­cu­char los du­ran­te tres se­ma­nas", bro­mea­ba su in­se­pa­ra­ble com­pa­ñe­ro du­ran­te una en­tre­vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.