Za­pa­ti­llas Bon­tra­ger Ba­llis­ta LTD

Ciclismo a Fondo - - AL DETALLE -

En el nú­me­ro an­te­rior ex­pri­mía­mos la su­per­ae­ro­di­ná­mi­ca Trek Ma­do­ne que acom­pa­ñá­ba­mos del cas­co Ba­llis­ta con el que la mar­ca de Wis­con­sin nos de­ja bien cla­ro que aho­rrar va­tios en la lu­cha fren­te al vien­to no es úni­ca­men­te cues­tión de la bi­ci o las rue­das que lle­ve­mos. De he­cho, el ci­clis­ta es la prin­ci­pal fuen­te de re­sis­ten­cia cuan­do atra­ve­sa­mos el ai­re. Con el mis­mo fin han crea­do es­tas za­pa­ti­llas, que re­ci­ben el mis­mo nom­bre que el cas­co co­mo prue­ba de sus pre­ten­sio­nes. La for­ma de lo­grar be­ne­fi­cios ae­ro­di­ná­mi­cos en unas za­pa­ti­llas, al igual que en otros ac­ce­so­rios, es tra­tar de eli­mi­nar o re­du­cir los ele­men­tos que pue­dan in­te­rrum­pir el flu­jo sua­ve del ai­re so­bre la su­per­fi­cie y pro­du­cir tur­bu­len­cias. En el cal­za­do es­to im­pli­ca re­fe­rir­se a los cie­rres, sin du­da, la par­te más pro­mi­nen­te. Pa­ra sol­ven­tar­lo, Trek ha de­ci­di­do tras­la­dar el Boa que fi­ja el cal­za­do a nues­tro pie a la par­te tra­se­ra, jus­to en el talón, de­jan­do así una su­per­fi­cie lo más lim­pia po­si­ble en el em­pei­ne y el fo­rro de es­ti­lo ce­rra­do, don­de só­lo unas pe­que­ñas mi­cro­per­fo­ra­cio­nes de ven­ti­la­ción en pun­te­ra y la­te­ra­les rom­pen la con­ti­nui­dad. Res­pec­to a las XXX, unas de nues­tras za­pa­ti­llas pre­fe­ri­das, hay que de­cir que se ha afi­la­do li­ge­ra­men­te su hor­ma en la par­te de­lan­te­ra, su­po­ne­mos que pa­ra me­jo­rar la pe­ne­tra­ción al re­du­cir área fron­tal. Sin lle­gar a los ex­tre­mos de otras mar­cas, si es al­go que de­be­rán te­ner en cuen­ta aque­llos con pies an­chos. La sue­la de car­bono es, se­gún la mar­ca, li­ge­ra­men­te me­nos rí­gi­da que las de sus to­pe de ga­ma, un ex­tre­mo que en mar­cha re­sul­ta in­apre­cia­ble a es­tos ni­ve­les. La úni­ca di­fe­ren­cia que en­con­tra­mos es que cuen­ta con unos ori­fi­cios de ven­ti­la­ción tam­bién más su­ti­les. A la ho­ra de cal­zar­las es cla­ra­men­te pa­ten­te el ge­ne­ro­so acol­cha­do de su in­te­rior, en especial de la len­güe­ta, que ayu­da a la sen­sa­ción de co­mo­di­dad que trans­mi­ten, sin pun­tos de pre­sión. En cuan­to al ajus­te, la pre­sen­cia de un úni­co Boa ha­ce que la par­te de­lan­te­ra que­de un po­co des­asis­ti­da, pe­se a que su ma­yor es­tre­chez ayu­de a ce­ñir­las al pie. No es al­go gra­ve, pe­ro sí un detalle pa­ra aque­llos a los que les gus­ta sen­tir la bi­ci co­mo ex­ten­sión de sus pier­nas. En la zo­na cer­ca­na al to­bi­llo la fi­ja­ción sí re­sul­ta efi­cien­te, sin ne­ce­si­dad de ac­tuar con mu­cha fuer­za so­bre el dial. A su vez, el te­ji­do an­ti­des­li­zan­te del fo­rro en la zo­na del talón man­tie­ne es­ta zo­na tan crí­ti­ca per­fec­ta­men­te fi­ja­da a la za­pa­ti­lla. Nos ha en­can­ta­do el co­lor ama­ri­llo de es­ta ver­sión LTD, que nos pro­por­cio­na vi­si­bi­li­dad ex­tra cuan­do ro­da­mos en ca­rre­te­ra, aun­que, quien quie­ra al­go me­nos lla­ma­ti­vo, pue­de op­tar por la ver­sión es­tán­dar que se co­mer­cia­li­za en ne­gro, ro­jo o blan­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.