BIO­ME­CÁ­NI­CA

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - ci­clis­moa­fon­[email protected]

Óscar Moix Mon­clús es li­cen­cia­do en Cien­cias de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y del De­por­te; Más­ter en Al­to Ren­di­mien­to por el Co­mi­té Olím­pi­co Es­pa­ñol; en­tre­na­dor na­cio­nal de mus­cu­la­ción, fit­ness y cul­tu­ris­mo; y di­rec­tor na­cio­nal de ci­clis­mo. Unos dolores en la ro­di­lla es­ta­ban amar­gan­do sus sa­li­das a pe­da­lear. Vea­mos có­mo se li­bró de ellos.

Co­no­cía la exis­ten­cia del tra­ba­jo de Cus­tom4us de­bi­do a que Jon Iri­be­rri fue mi pro­fe­sor en una asig­na­tu­ra de ci­clis­mo en pis­ta cuan­do qui­se ob­te­ner la ti­tu­la­ción de di­rec­tor na­cio­nal de ci­clis­mo. Ya sea en Fa­ce­book o en sus apa­ri­cio­nes en la re­vis­ta Ci­clis­mo a Fondo, siem­pre he es­ta­do aten­to a sus in­tere­san­tes ex­pli­ca­cio­nes y avan­ces en ma­te­ria de po­si­cio­na­mien­to del ci­clis­ta so­bre la bi­ci­cle­ta. Des­de muy jo­ven su­frí pro­ble­mas en la ro­di­lla iz­quier­da, una con­dro­pa­tía ro­tu­lia­na que me pro­vo­ca­ba do­lor cuan­do pe­da­lea­ba. Es­tu­ve mu­cho tiem­po acu­dien­do a una em­pre­sa de plan­ti­llas pa­ra mi­ni­mi­zar las mo­les­tias en la ro­di­lla, pe­ro tras un cam­bio de ma­te­rial -en es­te ca­so las za­pa­ti­llas-, es­tas se in­ten­si­fi­ca­ron y de­ci­dí acu­dir a Cus­tom4us. Me pu­se en con­tac­to con ellos des­de la pá­gi­na web, don­de me in­di­ca­ron el cen­tro más cer­cano a mi lu­gar de re­si­den­cia. En mi ca­so es­ta­ba si­tua­do en Lleida, Iler­sa­lut, re­gen­ta­do por Ma­nel Te­rés. Tu­vi­mos un pri­mer con­tac­to vía co­rreo elec­tró­ni­co y me aten­dió muy rá­pi­do. Es­ta­ble­ci­mos una ci­ta y acu­dí al cen­tro con el ma­te­rial ne­ce­sa­rio que me ha­bía re­que­ri­do Ma­nel. Una vez allí, ana­li­zó el ma­te­rial, me hi­zo va­rias re­vi­sio­nes en una ca­mi­lla, to­mó me­di­das... y me hi­zo pe­da­lear con la bi­ci fren­te a un or­de­na­dor/pan­ta­lla. Des­pués me di­jo que "pe­da­lea­ba mal". Yo es­ta­ba con­ven­ci­do de que des­pués de tan­tos años com­pi­tien­do en bi­ci y ha­cien­do mil ru­tas, era im­po­si­ble. Ma­nel me dio va­rias pau­tas pa­ra tra­ba­jar mi téc­ni­ca de pe­da­leo: unas se­ries en ro­di­llo a una de­ter­mi­na­da ca­den­cia, con­cen­trar­me en el mo­men­to de apli­ca­ción de fuer­za y ade­más me co­rri­gió li­ge­ra­men­te el si­llín y las ca­las pa­ra fa­vo­re­cer el ti­po de pe­da­leo que me pe­día rea­li­zar. Me acon­se­jó que pro­ba­se du­ran­te unos cuan­tos ki­ló­me­tros, al­go que con lo po­co que sa­lía con la bi­ci úl­ti­ma­men­te, me cos­tó bas­tan­te con­se­guir. Mi per­cep­ción era que apli­ca­ba mu­chí­si­ma más fuer­za en ca­da pe­da­la­da, pe­ro el do­lor de ro­di­lla se­guía ahí.

PA­CIEN­CIA Y SO­LU­CIÓN

Vol­ví a Iler­sa­lut pa­ra la re­vi­sión tras un año y pe­da­leé de nue­vo con mi bi­ci de­lan­te la pan­ta­lla del or­de­na­dor. Ma­nel me co­men­tó que aun­que es­ta­ba pe­da­lean­do me­jor, to­da­vía me fal­ta­ba. To­ca­ba ser pa­cien­te. Con­ti­nué en­tre­nan­do y al ver que las mo­les­tias no re­mi­tían me pu­se de nue­vo en con­tac­to con Ma­nel. Me di­jo que po­día­mos pro­bar a su­bir el si­llín y abrir las ca­las -co­lo­car los ta­lo­nes un po­co ha­cia afue­ra-, pe­ro que no me ol­vi­da­se de la téc­ni­ca de pe­da­leo. En es­ta nue­va po­si­ción no­ta­ba que no era ca­paz de apli­car tan­ta fuer­za o que no era tan efi­caz co­mo con la pre­ce­den­te, pe­ro la ro­di­lla no me do­lía. Au­men­té la in­ten­si­dad y la du­ra­ción de los en­tre­na­mien­tos, pres­tan­do aho­ra es­pe­cial aten­ción a la téc­ni­ca de pe­da­leo, y la ro­di­lla con­ti­nuó bien. Fi­nal­men­te lla­mé a Ma­nel pa­ra agra­de­cer­le to­do el tra­ba­jo rea­li­za­do con­mi­go. Co­mo con­clu­sión po­dría apun­tar que, por mu­cho que cam­bies de ca­las, si­llín, bi­ci­cle­ta, za­pa­ti­llas..., lo más im­por­tan­te es lo que ha­ce el ci­clis­ta en­ci­ma la bi­ci, y en es­te te­ma la for­ma de pe­da­lear es fun­da­men­tal. Se lo re­co­men­da­ría a otros ci­clis­tas por­que po­der sa­lir a ro­dar, dis­fru­tan­do de lo que a uno le gus­ta y no sen­tir do­lor al aca­bar, es al­go que sin du­da no tie­ne pre­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.